Trato a trabajadores de Hotel Trump de Las Vegas al centro de la campaña presidencial

La movilización de los trabajadores latinos y de la base demócrata en Clark County (Las Vegas) se hace urgente para Clinton y los demócratas, ahora que una nueva encuesta muestra que está cabeza a cabeza con Trump en Nevada, donde el magnate es popular en las zonas rurales.
Trato a trabajadores de Hotel Trump de Las Vegas al centro de la campaña presidencial
Los más de 500 trabajadores del Hotel Trump International en Las Vegas, lograron organizar su sindicato el pasado año pero el magnate se rehusa a negociar un contrato. La campaña de Clinton está usando la voz de una trabajadora latina en un nuevo comercial contra el republicano. (Photo by Ethan Miller/Getty Images)

La campaña de Hillary Clinton apuesta a movilizar a los trabajadores latinos en Las Vegas y a su base de apoyo, usando el historial del Trump Hotel y Casino de bloquear la sindicalización de sus empleados, y alegando que les da un trato inferior y más bajo salario que los de otros hoteles del famoso “Strip”.

Para ello, un nuevo comercial de radio de Clinton usa la voz de “Carmen”, una empleada de Trump International Hotel en Las Vegas. 

“Nos trata como si fuéramos trabajadores de segunda clase, no nos tiene el respeto…”, dice la voz de Carmen, “Somos las personas que trabajan todos los días a limpiar su torre, a preparar los cuartos para que él siga teniendo éxito en sus negocios”.

El comercial argumenta que los trabajadores del hotel de Trump, una alta torre dorada cerca al lado del Fashion Show Mall, “ganan 3 dólares menos que los trabajadores de otros hoteles”. 

El comercial puede escucharse aquí:

Más de 500 trabajadores del hotel Trump en Las Vegas votaron por un sindicato el pasado año y el proceso fue reafirmado por la Junta Nacional de Relaciones Laborales , pero la empresa Trump se ha negado a negociar un nuevo contrato para los empleados.

Como consecuencia, el Sindicato de Trabajadores Culinarios, que apoyó a Hillary Clinton en la elección general -aunque no tomó partido en la primaria entre ella y Bernie Sanders- ha venido luchando por aumentar la presión pública sobre la empresa, llegando incluso a lanzar un llamado a boicotear todos los hoteles de Donald Trump. 

La pelea está cerrada en Nevada

Barack Obama ganó fácilmente en Nevada tanto en 2008 como en 2012, pero la primera encuesta seria dada a conocer allí este fin de semana, muestra que Donald Trump y Hillary Clinton están cabeza a cabeza en este estado del oeste del país.

Algo similar ocurre con la competencia para el puesto vacante del senado federal entre el republicano Joe Heck y la demócrata Catherine Cortés Masto.

En la contienda presidencial, Clinton tiene ventaja en Clark County, sede de la ciudad de Las Vegas, y Trump en otras zonas más rurales del estado.

La movilización del voto el día de las elecciones, en particular el voto latino que tiende a ser mayoritariamente demócrata se vuelve más crucial que nunca para los demócratas, particularmente en Las Vegas.

Nevada es uno de un puñado de estados competitivos y sus seis votos electorales son cruciales para quien quiera ganar la elección.

Una encuesta de Bendixen y Amandi para Las Vegas Review Journal reveló lo que los expertos llaman “un empate técnico”, con 45% para Clinton, 44% para Trump y 5% para el libertario Gary Johnson, más 5% de indecisos y 1% para otros candidatos.

La campaña de Clinton lleva meses organizando a pie de calle y ha enfocado parte sus recursos en movilizar a sus votantes, incluyendo a trabajadores latinos de los casino