Trabajadores de McDonald´s denuncian acoso sexual

El 47% mujeres latinas en el sector de la comida rápida sienten que tienen que aceptar este comportamiento para no perder el trabajo

Regreso a Clases

Tocamientos, comentarios lascivos y peticiones de “favores sexuales” por parte de los mánagers han llevado a 15 empleadas de de McDonald´s de distintos estados del país a interponer denuncias ante la Comisión de Igualdad de Oportunidad en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) para que la compañía aplique el código de conducta de la empresa que prohíbe el acoso sexual.

Las denuncias, contra franquicias y la empresa matriz, revelan que los trabajadoras han protestado estos comportamientos en el trabajo pero no solo no se ha hecho nada por atajarlos sino que en ocasiones, incluso, han sido represaliadas. Según el grupo que ha presentado estas denuncias, y que está apoyado por Fight for $15, en uno de los casos, una trabajadora en Folsom California se quejó de que su supervisor “agarró sus senos en varias ocasiones y frotó intencionalmente sus genitales contra sus glúteos”.

El mismo supervisor envió a esta trabajadora, Kristi Maisenbach,  mensajes de texto ofreciéndole dinero a cambio de sexo oral. Cuando ella se quejó a su superior empezaron las hostilidades. Sus horas empezaron a ser reducidas y tuvo que acabar abandonando un trabajo que ya no le proporcionaba  suficientes ingresos.

Está previsto que en más de 30 ciudades del país haya manifestaciones el jueves. Los trabajadores han dicho que portarán pancartas en las que se lea, “McDonald´s, Yo no soy parte del menú”. Fight for $15 es la misma organización que ha apoyado la subida del salario mínimo en este sector en todo el país con manifestaciones que empezaron hace casi tres años en Nueva York y se ampliaron posteriormente a todo el país.

La denuncia se hace en el mismo día en el que se ha hecho público que 40% de las mujeres que trabajan en la industria de la comida rápida han experimentado comportamientos sexuales no deseados en el trabajo y  28% de ellas han tenido que soportar múltiples tipos de acoso.

Es un porcentaje que se deduce de la encuesta de Hart Research Associates, elaborada para tres organizaciones del país que abogan por la no violencia contra las mujeres (Futures Without Violence, Ms. Foundation for Women y la National Partnership for Women & Families) y es mayor que en el resto de los sectores económicos. El 42% de las mujeres afectadas sienten que tienen que aceptar este comportamiento porque no pueden permitirse perder sus trabajos.

A través de su portavoz, Terri Hickey, McDonald´s hizo público que tanto esta empresa como los restaurates operados por dueños independientes comparten “el compromiso del tratamiento respetuoso de todo el mundo”. “Ni los restaurantes de McDonald´s ni ningún otro trabajo son lugares para el acoso y la discriminación de cualquier tipo. Nos tomamos estas preocupaciones con seriedad y estamos estudiando las alegaciones”

Latinas atrapadas

En este sentido, las latinas son las que más sufren porque el 47% de ellas se sienten atrapadas y forzadas a aceptar el acoso en el sector de la comida rápida. Tanto las mujeres de esta comunidad como las afroamericanas suelen hacer frente a más consecuencias en sus trabajos y sus carreras. Problemas de salud por el aumento del estrés, temor a ir a trabajar, tristeza o incluso depresión , falta de sueño y apetito son algunas de las consecuencias con las que viven estas mujeres, según la encuesta de Hart Research.

Cuando las quejas se tramitan por los canales apropiados hay muchas empleadas que sienten consecuencias negativas. La mayoría trata de evitar a al acosador y algunas hasta reducen voluntariamente sus horas de trabajo para no tener que sufrir este comportamiento. El 26% de las latinas dicen que al reportar el acoso han tenido que hacer frente al menos a una consecuencia negativa.