¿Te conviene un masaje para ese dolor de espalda?

Cómo se compara un masaje con otros tratamientos como la fisioterapia y la acupuntura
¿Te conviene un masaje para ese dolor de espalda?
Foto: Shutterstock

Un masaje reconfortante podría sentirse relajante, pero ¿podría tener también beneficios reales para la salud? Según se documentó en los primeros dibujos en las tumbas egipcias y en las escrituras chinas que datan del año 2700 antes de Cristo, el masaje conlleva una variedad de técnicas para frotar el cuerpo y aliviar la tensión muscular y el dolor. Por ejemplo, el masaje sueco emplea movimientos largos y movimientos de amasar, y el masaje profundo de tejidos usa presión intensa y focalizada en las áreas con dolor o tensión.

Actualmente, los estadounidenses recurren cada vez más al masaje. De acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de Salud, la proporción de gente en Estados Unidos que recibieron terapia con masaje aumentó en un 38% entre el 2002 y el 2012. Los usuarios normalmente buscan un terapeuta capacitado en masajes (no un doctor en medicina) y pueden gastar cualquier cantidad entre $40 a $250 o más por hora, dependiendo del lugar en donde vivan, el tipo de masaje y el entorno. (Espera pagar más en un spa lujoso).

¿Funciona?

“Una investigación limitada sugiere que la terapia con masaje podría aliviar el dolor de la espalda baja, una afección que sufren 8 de cada 10 adultos en algún punto de su vida”, dice el jefe de asesores médicos de Consumer Reports el doctor Marvin M. Lipman, M.D. Por ejemplo, una revisión de 25 ensayos clínicos pequeños y medianos en el año 2015 realizado por investigadores con la organización independiente Cochrane Library, descubrió que entre las personas con dolor de espalda baja que duraba más de 4 semanas, el masaje ofrecía un mejor alivio que si no recibían ningún tratamiento o si recibían un tratamiento “placebo”, como por ejemplo, tocarles ligeramente la piel.

En promedio, la terapia con masaje también pareció aliviar mejor las molestias más que los tratamientos como la acupuntura, la tracción y los ejercicios de relajación. Lo que es aún más importante, al compararlo con no recibir ningún tratamiento o recibir un tratamiento placebo, es que el masaje mejoraba las funciones, tales como la capacidad para caminar, dormir y otros componentes importantes de la vida diaria.

Los estudios que se revisaron eran pequeños (124 personas, en promedio), indica la doctora Andrea Furlan, M.D., Ph.D., la autora principal del informe y científica en el Instituto para Trabajo y Salud en Toronto. “En realidad pienso que el masaje es efectivo”, dijo, “pero necesitamos ensayos clínicos más grandes y mejor diseñados antes de estar seguros”.

Así que, ¿cómo podría un masaje aliviar el malestar? Los científicos no han identificado un mecanismo, pero creen que podría estimular los nervios que enmudecen las señales de dolor. Otra teoría sugiere que el masaje podría activar la liberación de hormonas que reducen el dolor, conocidas como endorfinas.

La investigación sugiere que el masaje podría tener beneficios más allá del alivio del dolor. Por ejemplo, un análisis de 17 ensayos clínicos en el 2010 descubrió que podría ayudar a aliviar la depresión.

“Probar un masaje para el dolor de espalda probablemente no hará daño y, podría ayudar”, dice Lipman. Pero si lo intentas, informa a tu profesional médico con anticipación sobre las afecciones médicas que tienes y las medicinas que tomas. El masaje no es apropiado para todos. Las personas que toman anticoagulantes, tales como la warfarina (Coumadin o genéricos), por ejemplo, deben evitar los masajes de tejidos profundos ya que la presión intensa podría causar moretones.

Lo que debes saber si vas con un terapeuta de masajes

• La mayoría de los estados en el país regulan a los terapistas de masajes; los requisitos pueden variar. Es mejor trabajar con profesionales médicos que estén certificados por una organización nacional, como la Junta Nacional de Certificación para Masaje Terapéutico y Terapias Corporales.

• Algunas pólizas de seguro médico cubren un número limitado de masajes si los receta un médico, pero la terapia de masajes no está cubierta por Medicare.