Un Trump acorralado contraataca ferozmente a Hillary Clinton

El republicano indicó que bajo su gobierno la demócrata “estaría en la cárcel” y esta lo catalogó de incapaz para la presidencia.

Donald Trump y Hillary Clinton se enfrentaron este domingo en un intenso debate repleto de ataques personales en el cual Clinton declaró a Trump “incapaz para la presidencia” y el magnate respondió que, bajo su gobierno, Clinton “estaría en la cárcel”.

El debate estilo “town hall” con preguntas de votantes indecisos, se realizó en medio de una discusión nacional respecto a un video en el que Donald Trump usa palabras lascivas hacia mujeres y sugiere que por ser famoso puede “besar” y “agarrar” sus partes íntimas.

Poco antes de comenzar el debate, Trump realizó una transmisión en vivo por medio de Facebook, que tomó a todo el mundo por sorpresa, en la que presentó a cuatro mujeres, tres de las cuales acusaron de abuso sexual al ex presidente Bill Clinton en el pasado.

Una cuarta mujer, Kathy Shelton, tenía 12 años cuando fue violada hace décadas por un hombre que Hillary Clinton defendió cuando era una joven abogada. Las cuatro acompañaron a Trump y se sentaron en primera fila dentro del recinto del debate.

Kathleen Willey, Juanita Broaddrick y Kathy Shelton estuvieron con Trump en el debate.  Scott Olson/Getty Images
Kathleen Willey, Juanita Broaddrick y Kathy Shelton estuvieron con Trump en el debate. Scott Olson/Getty Images

Durante los primeros 20 minutos del debate de hora y media, volaron los ataques entre ambos, particularmente después que uno de los moderadores interrogó a Trump respecto a la grabación, dada a conocer el viernes.

En la misma se escucha al magnate hablando, en 2005, de “agarrar en sus partes íntimas” a las mujeres que le gustaban.

Trump se justificó diciendo que es “retórica de los vestidores, no estoy orgulloso de ello, pero cuando tenemos a ISIS cortando cabezas…hay cosas más importantes de las que hablar…tengo gran respeto por las mujeres”, apuntó, mezclando la lucha contra el grupo jihadista en medio de su respuesta.

Clinton, por su parte, cuestionó la capacidad de Trump para llevar la presidencia de Estados Unidos y aprovechó el momento para hacer un ataque completo al tipo de retórica usada por el republicano durante la campaña.

“No solo este audio, lo hemos visto insultar a mujeres por la forma en que lucen, denigrarlas de muchas maneras, ha atacado a los inmigrantes, a los afroamericanos, a los prisioneros de guerra, a las personas discapacitadas”, dijo Clinton.

Cuando una persona del público insistió en preguntar si ese comportamiento de Trump había continuado hasta hoy, Trump lanzó ataques contra el ex presidente y esposo de la candidata, Bill Clinton.

“El ha hecho cosas mucho peores”, indicó. “Tiene una historia de abuso a las mujeres y la propia Hillary atacó a las que lo acusaron, riéndose de la joven de 12 años que fue violada y que ella defendió en tribunales…”.

Los ataques entre ambos continuaron sin tregua. Trump buscó cambiar la atención hacia Clinton, acusándola de haber “ganado la primaria demócrata en forma deshonesta” contra Bernie Sanders, y usando en varias ocasiones las palabras del ex candidato demócrata quien alguna vez dijo que Clinton “no era una persona de buen juicio”.

“Tu estarías en la cárcel”

Trump también elevó el tema del servidor personal que Clinton utilizó para su cuenta de email cuando era secretaria de estado y los 33,000 emails que esta borró, alegando que en su mayoría eran personales.

Clinton fue exonerada de una investigación federal sobre este asunto, aunque el FBI calificó de “descuidado” el manejo que hizo de los emails.

La demócrata reiteró, como lo ha hecho en el pasado, que tomaba responsabilidad por su decisión en el manejo de los emails, pero acusó a Trump de tergiversar y mentir, e invitó a la audiencia a seguir su página web para “corroborar los hechos”.

“El está haciendo muchas acusaciones falsas”, dijo Clinton. “Es algo positivo que alguien con el temperamento de Trump no está a cargo de la ley en el país”.

“Tu estarías en la cárcel”, respondió Trump.

El debate continuó con discusiones en temas como salud, la situación de la comunidad musulmana en Estados Unidos, la situación de violencia en Siria y la responsabilidad de este país respecto a millones de refugiados.

En varias ocasiones, los moderadores hubieron de intervenir para controlar la discusión, en particular ante las repetidas interrupciones de Trump mientras Hillary Clinton hablaba.

Hillary Clinton durante el debate. Getty Images
Hillary Clinton durante el debate. Getty Images

“Déjela contestar, ella no interrumpió mientras usted hablaba”, dijo en varias ocasiones a Trump el periodista de CNN Anderson Cooper.

Trump se quejó constantemente de que los moderadores favorecían a Hillary y le daban más tiempo para contestar. En un momento dado dijo que el debate era “tres contra uno”, indicando que los dos moderadores estaban del lado de Hillary.

Sin embargo, Trump mantuvo a Clinton a la defensiva a lo largo del debate, acusándola en repetidas ocasiones de “no haber hecho nada en 30 años que lleva en política”.

“Ella es puro hablar y no hacer nada”, dijo Trump.

Clinton contestó que “estoy muy orgullosa de los 30 años de servicio público y de los logros que he tenido”.

Preguntas de una mujer musulmana, y la lucha contra ISIS

Una joven mujer musulmana preguntó a ambos candidatos qué harían respecto a la “islamofobia” (fobia contra musulmanes) que está en aumento y cómo ayudarían a personas como ella a lidiar con las consecuencias.

Trump, quien durante su campaña propuso en un momento dado prohibir la entrada a este país de personas de religión musulmana, dijo que “tiene razón sobre la islamofobia” pero luego ignoró a la mujer y contiuó diciendo que los “musulmanes tienen que reportar cuando ven algo sospechoso, no lo hicieron en San Bernardino”.

Trump durante el debate en St. Louis. Getty Images
Trump durante el debate en St. Louis. Getty Images

Clinton aprovechó para recordar que Trump atacó a los padres de un soldado estadounidense de origen pakistaní y religión musulmana, el Capitán Humayun Kahn, quien murió en Irak peleando con las fuerzas de este país.

“El se sacrificó y el no hizo más que atacarlos. Hemos tenido a musulmanes en este país desde la época de George Washington y es muy peligrosa esta retórica, cuando lo que necesitamos es que los musulmanes americanos están con nosotros en esta lucha (contra el terrorismo)”, dijo Clinton.

Trump contestó que si el hubiera sido presidente en ese momento “Kahn estuviera vivo” y lo califió de “heroe”, aunque luego que los Kahn hablaron en la convención nacional demócrata los criticó en varias declaraciones públicas y por medio de Twitter.

“No hubiera mandado a nuestros soldados a  Irak, como ella que votó a favor”, dijo el magnate, ignorando de nuevo que existen videos en los cuales se muestra a Trump haciendo declaraciones públicas de apoyo a la guerra de Irak.

“Si, es verdad que no pagué esos impuestos”

Cuando se le preguntó a Trump sobre qué haría para hacer que los ricos como él pagaron un nivel justo de impuestos, respondió que “eliminaría la cláusla del interés devengado”, una maniobra de impuestos que en ningún momento llegó a explicar claramente y agregó que “reduciría” los impuestos para corporaciones “que se están yendo del país”.

Trump volvió los cañones hacia Hillary en este tema, en el cual el magnate ha estado a la defensiva luego que se reveló hace unos días que había usado una serie de leyes de impuesto favorables a los ricos para evadir el pago de impuestos federales luego de sufrir casi 1000 millones en pérdidas de negocios. 

Trump aceptó que era verdad que se había acogido a muchas de esas leyes, pero buscó culpar a Hillary como una persona del estatus quo que ha ayudado a “personas ricas que son sus donantes”. 

Clinton replicó que Trump “vive en una realidad alternativa, porque lo que realmente quiere es dar más recortes de impuestos a personas como él, dos veces más que los que dio Bush…cuando yo era senadora ayudé a cerrar ese hueco en las leyes que el había aprovechado para no pagar impuestos”.