El tercer policía herido en Palm Springs recibe el alta

Por desgracia, no puede decirse lo mismo de los agentes Jose "Gil" Gilbert Vega y Lesley Zerebny, que perdieron la vida tras ser baleados
El tercer policía herido en Palm Springs recibe el alta
Los agentes Jose "Gil" Vega y Lesley Zerebny fueron asesinados en Palm Springs cuando acudieron a resolver una disputa doméstica (Foto: Palm Springs Police Deparment)

El tiroteo que tuvo lugar el sábado en Palm Springs se saldó con dos agentes asesinados y otro herido, que ya ha podido abandonar el hospital.

El domingo, el jefe de la Policía de Palm Springs Bryan Reyes explicó en una conferencia de prensa que el agente estaba despierto y alerta, y pudo proporcionar su testimonio a los investigadores del suceso.

Hoy ha recibido ya el alta médica, y una declaración policial aclaró que el hombre, cuya identidad no se ha dado conocer, se encuentra bien.

Por desgracia, no puede decirse lo mismo de los agentes  Jose “Gil” Gilbert Vega y Lesley Zerebny, que perdieron la vida tras ser baleados por un sospechoso identificado como John Felix, de 26 años.

Los hechos ocurrieron cuando la policía recibió un aviso por un altercado doméstico en Palm Springs. Una mujer alertó a la policía en torno a las 12:18 p.m. de que su hijo adulto estaba causando disturbios en el domicilio familiar, en el 2700 de Cypress Road.

Vega y Zerebny fueron dos de los primeros agentes en presentarse en el lugar e intentaron negociar con Felix, que se encontraba muy alterado, para que saliera fuera de la casa.

Felix se negó a abrir la puerta y amenazó con disparar. Apenas unos minutos después de que los policías intentaran hablar con él, abrió fuego a través de la puerta principal de la vivienda, que se encontraba cerrada, y alcanzó a los dos agentes y un tercer compañero.

Fueron trasladados al hospital pero Vega y Zerebny fallecieron a consecuencia de sus heridas poco después. Como hemos mencionado, el tercer agente herido pudo recuperarse.

John Felix, de 26 años, es un criminal con antecedentes que disparó a los agentes a través de una puerta cerrada (Foto: Suministrada)
John Felix, de 26 años, es un pandillero con antecedentes que disparó a los agentes a través de una puerta cerrada (Foto: Suministrada)

La policía decretó una alerta roja por la que varios vecinos tuvieron que ser evacuados y se recomendó a todos que permanecieran en sus casas y cerraran puertas y ventanas, pues aunque la policía creía que el tirador permanecía en casa de sus padres cabía la posibilidad de que se hubiera dado a la fuga.

Felix fue arrestado después de haberse encerrado en su casa durante más de 12 horas, tras negarse a rendirse e intercambiar disparos con los agentes. Varios equipos SWAT rodearon la vivienda durante horas y hasta tres helicópteros sobrevolaron la zona como parte del operativo.

Cuando por fin se entregó a la policía, llevaba puesta armadura blanda y tenía encima munición. Resultó herido durante la confrontación con la policía, pero no de gravedad.

El domingo tuvo lugar una vigilia para recordar a los dos policías fallecidos. Familiares, amigos, miembros de la comunidad y compañeros del departamento de policía se reunieron enfrente de la comisaría principal de la policía de Palm Springs y depositaron velas y flores para honrar su memoria.

Jose Gilbert Vega, “Gil”, tenía 63 años, llevaba 35 en el cuerpo e iba a jubilarse en diciembre. Tenía mujer, 8 hijos y varios nietos que recordaron su dedicación por su trabajo y su familia. Vega no debía trabajar el sábado, pero asumió un turno extra.

Lesley Zerebny, de solo 27 años, llevaba 18 meses en el departamento y acaba de volver al trabajo tras una baja por maternidad. Deja una bebita de cuatro meses y a su marido, un agente del Sheriff del condado de Riverside.

//platform.twitter.com/widgets.js

Los dos agentes son los primeros que el departamento de Palm Springs pierde desde 1962, de acuerdo con The Desert Sun. Sin embargo, no son los primeros que mueren esta semana en California, pues el miércoles perdió también la vida en Lancaster el agente Steve Owen tras ser baleado por un ladrón.

Según reportó el Los Angeles Times, Felix es un pandillero y tiene antecedentes criminales, ya que en 2009 fue condenado a dos años de cárcel por cometer asalto con un arma letal y en un principio había sido acusado de intento de asesinato tras disparar contra una persona. En 2013, fue acusado también de resistirse al arresto en la misma casa donde cometió el tiroteo del sábado.

Permanece retenido sin derecho a fianza y el martes será acusado de cargos de asesinato de dos agentes de la ley en circunstancias agravantes, además de otros delitos. La fiscalía ha manifestado su intención de solicitar que se le aplique la pena de muerte.