Niñas que son madres, un reto para México: Unicef

En el país el 15.4% de las mujeres que hoy tienen entre 20 y 27 años de edad fueron madres antes de los 18 años
Niñas que son madres, un reto para México: Unicef
Cinthia Díaz tuvo su primer embarazo a los 16 años.

MÉXICO – Cinthia Díaz parió a su primer hijo a los 16 años. No es que le haya hecho falta información técnica sobre anticonceptivos: en la escuela le hablaron del dispositivo intrauterino, de las pastillas, los parches, de la píldora del día después, del condón.

De lo que no le hablaron -recuerda 10 años después y con dos niños a cuestas- es de las emociones, esas que surgen de las pasiones sexuales y el primer amor cuando aún se cree que será para siempre.

“Nadie me explicó que si alguien quiere tener relaciones sexuales con una quiere decir que van a ser responsables de un niño  ni que el sexo siempre quiere decir amor”.

Cinthia cree que fue por la confusión del enamoramiento por lo que  se embarazó a temprana edad y pasó  a ser parte de las estadísticas de madre adolescente que este Día de la Niña mantiene preocupada a la UNICEF, la Organización de las Naciones Unidas.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia, en México el 15.4% de las mujeres que hoy tienen entre 20 y 27 años de edad fueron madres antes de los 18 años, mucho antes de tener las condiciones físicas y emocionales para serlo.

“A los 14 años conocí a mi novio y desde el primer día yo me aferré a casarme con él a pesar de que mis padres no querían: no les hice caso y luego vino el niño, una infidelidad y el divorcio. A los 17 años ya no podía ir a la escuela y empecé a trabajar”, dice Liliana, hoy de 22.

En 2015 había en México 19.4 millones de niñas y adolescentes, cifra que equivale al 16.2% de la población total, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). De ellas, alrededor de 747,000 participan en alguna actividad económica y seis de cada 10 (63.5%) cumplen la triple jornada, de estudiar, trabajar y quehaceres domésticos.

UNICEF destacó que es momento de pasar de las políticas públicas a la acción, un trabajo que no es sólo del gobierno. “Para garantizar a las niñas y a las adolescentes el acceso a oportunidades de desarrollo igualitarias, es necesario romper con normas sociales y hábitos que perpetúan la desigualdad de género”, afirmó Christian Skoog, Representante de UNICEF en México. “Como sociedad, debemos tomar medidas para empoderarlas y brindarles las herramientas”.

Liliana se dio cuenta con el tiempo de que tenía preferencias sexuales hacia su mismo género y se buscó una novia, sin embargo durante la entrevista ésta no le permitió tomarse fotos para asumir así un papel tradicional de control. “Es que soy muy celosa”, argumentó.

  • Creo que lo que hace falta son charlas entre nosotros mismas- dijo Liliana antes de irse.

?>