Cuerpo de joven latina desaparecida hace 16 años podría estar en fosa clandestina

Una llamada anónima ha llevado a la policía a excavar en una zona desértica en Kern, en el valle central de California
Cuerpo de joven latina desaparecida hace 16 años podría estar en fosa clandestina
Diana Raquel Rojas tenía 27 años cuando desapareció sin dejar rastro en el año 2000.
Foto: Long Beach Police Department

La Policía de Long Beach ya había archivado el caso de persona desaparecida de Diana Raquel Rojas, pero una llamada anónima les ha dado una nueva pista sobre el posible destino de la joven.

Rojas tenía 27 años cuando desapareció, el 20 de octubre del año 2000. Esa noche la joven durmió sola en su apartamento del 5500 de Ackerfield Avenue, en Long Beach, pues había dejado a su hija de dos años al cuidado de familiares —algo que fue considerado impropio de ella.

Al día siguiente tenía una cita ante la corte por el trámite de divorcio y de custodia de la menor que había iniciado, pero nunca se presentó. Tampoco apareció por His Nesting Place, la iglesia y refugio de mujeres maltratadas donde trabajaba.

Su familia no pudo localizarla ni a ella ni a su vehículo, una camioneta Nissan negra de 1992 con matrícula BY3242 de Texas.

El vehícula de Diana Raquel Rojas, un Nissan del año 2000, nunca fue encontrado (Foto: Long Beach Police Department)
El vehícula de Diana Raquel Rojas, un Nissan del año 2000, nunca fue encontrado (Foto: Long Beach Police Department)

La policía revisó su apartamento y encontró pistas que apuntaban a un posible delito, y hacían temer que hubiera sido llevada por la fuerza. Pero no tenían ningún sospechoso, ya que interrogaron a su exmarido y nada pareció apuntar a que fuera el culpable de la desaparición, a pesar de que compañeros de trabajo de Rijas afirmaron que ella le tenía miedo y que era violento.

Durante años el caso quedó sin resolver, y aunque la policía recibió varias llamadas que apuntaban a que la joven había muerto y daban diferentes localizaciones de su cuerpo, no pudieron encontrarlo.

Todo cambió este año, cuando la policía recibió una pista anónima que apuntaba a la localidad de Ridgecrest, en el valle de Kern en el valle central de California, a unas 170 millas al noreste de donde vivía. No se ha especificado cuándo exactamente se realizó la llamada.

NecroSearch, una empresa de Colorado que localiza tumbas clandestinas, examinó el área señalada y encontró inconsistencias topográficas que podrían apuntar a la presencia de una fosa excavada bajo la superficie.

Después, unos perros especialmente adiestrados por el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles para rastrear cadáveres de más de 10 años de antigüedad demostraron interés por una de las zonas que la investigación de NecroSearch había señalado como sospechosas, en un área desértica.

Allí es donde la Policía de Long Beach, en colaboración con el Departamento de Policía de Ridgecrest y el forense del condado de Kern, estarán llevando a cabo excavaciones durante este jueves, tras haber anunciado el miércoles en una rueda de prensa que habían reabierto oficialmente el caso de Diana, pero esta vez como una investigación por homicidio.

La policía espera encontrar el cuerpo de la joven y con él pistas que ayuden a descubrir cómo acabó allí. La familia de la víctima ha pedido que cualquiera que tenga información sobre lo ocurrido hable, para que puedan encontrar respuestas y paz después de tantos años sin saber qué le ocurrió a Diana.

La joven fue descrita como de ascendencia hispana y filipina, 5’2” de altura, unas 115 libras de peso y con ojos y cabello castaños. La última vez que se la vio, llevaba puestos una camiseta rosa de tirantes, pantalones de chándal de color azul con el logo de Winnie-the-Pooh, y una chaqueta azul con una insignia médica en un lateral.

Cualquiera con información sobre el caso puede contactar con los detectives de homicidios de la policía de Long Beach Mark Bigel y Todd Johnson llamando al 562-570-7244.