Fotos: las víctimas de Oakland que hasta el momento han sido identificadas

Solo han sido identificados 11 de las 36 víctimas mortales encontradas
Fotos: las víctimas de Oakland que hasta el momento han sido identificadas
Las autoridades solo han hecho públicos los nombres de siete de las 11 víctimas identificadas.
Foto: Elijah Nouvelage / Getty Images

El último reporte de las autoridades indicaba que el número de víctimas mortales del incendio que se desató el viernes en Oakland ya ascendía a 36.

Entre ellas, se han identificado a once y se ha podido notificarlo a su familia más cercana.

El Departamento Forense de la Oficina del Sheriff del condado de Alameda compartió el domingo por la tarde la identidad de siete de las víctimas. El resto de los nombres no serán hechos públicos hasta que las familias hayan tenido la oportunidad de informar a otros parientes. La identidad de un joven de 17 años no fue dada a conocer ya que era menor de edad.

Las víctimas son:

1. Cash Askew, de 22 años y vecina de Oakland. Askew era parte de un grupo de música local llamado “Them Are Us Too”.

Cash Askew, 22, Oakland (Foto: Kristin Cofer / Courtesy Dais Records)
Cash Askew, 22, Oakland (Foto: Kristin Cofer / Courtesy Dais Records)

2. Nick Gomez-Hall, de 25 años y residente de Coronado. El joven trabajaba en una editorial basada en Berkeley llamada Counterpoint Press.

Nick Gómez-Hall, 25, Coronado (Foto: Twitter)
Nick Gómez-Hall, 25, Coronado (Foto: Twitter)

3. Brandon Chase Wittenauer, de 32 años. Vivía en Hayward y era un músico que actuaba bajo el pseudónimo de Nex Luguolo, y era vocalista del dúo Symbiotix.Fungi.

Brandon Chase Wittenauer, 32, Hayward (Foto: Twitter)
Brandon Chase Wittenauer, 32, Hayward (Foto: Twitter)

4. Sara Hoda, de 30 años y vecina de Walnut Creek. Trabajaba como profesora de apoyo en la Urban Montessori Charter School de Oakland.

Sarah Hoda, 30, Walnut Creek (Foto: Twitter)
Sara Hoda, 30, Walnut Creek (Foto: Twitter)

5. Travis Hough, de 35 años y residente en Oakland. Hough era un terapeuta de artes creativas para una escuela en el área de la Bahía, además de un músico en la banda Ghosts of Lightning.

Travis Hough, 35, Oakland (Foto: Twitter)
Travis Hough, 35, Oakland (Foto: Twitter)

6. Donna Kellogg, de 32 años, vivía en Oakland y estaba estudiando nutrición después de graduarse en fotografía por la San Francisco State University.

Donna Kellogg, 32, Oakland (Foto: Cortesía de Susan Slocum)
Donna Kellogg, 32, Oakland (Foto: Cortesía de Susan Slocum)

7. David Clines, de 24 años quien vivía actualmente en Oakland pero era originario de Santa Mónica. El joven era un egresado de la Universidad de California en Berkeley.

David Cline, 24, Oakland (Foto: Twitter)
David Cline, 24, Oakland (Foto: Twitter)

8. Un menor de 17 años cuya identidad no fue revelada por las autoridades, pero un comunicado del director de la secundario donde estudiaba, Ruth Agawa High School, lo ha identificado como Draven McGill.

Entre las personas que permanecen desaparecidas está además una joven de Lakewood, estudiante de la Universidad de California en Berkeley Vanessa Plotkin, de 21 años. Su familia no ha vuelto a saber de ella desde que les envió un mensaje la noche del viernes diciéndoles que planeaba ir a una fiesta en Oakland.

El incendio

El fuego se desató en el edificio conocido como “Ghost Ship”, un almacén reconvertido sin autorización en un espacio comunitario para artistas en el que residían varias personas y se organizaban frecuentemente conciertos y otros eventos.

Por el momento los bomberos han logrado despejar en torno al 70% del edificio, pero tuvieron que hacer una pausa el domingo por la noche después de que una pared fuera identificada como inestable. Ingenieros y albañiles están trabajando para asegurar la zona y permitir cuanto antes que los equipos de emergencia reanuden su labor.

Los bomberos creen haber identificado el foco del incendio, gracias a la presencia de barras de acero retorcidas —solo un fuego muy caliente podría haber causado que quedaran en ese estado. El posible inicio de las llamas ha sido aislado y se encuentra en el primer piso, justo debajo de la pista de baile donde las víctimas se congregaban para asistir a un concierto de música electrónica.

Por el momento, sin embargo, las autoridades “no están más cerca de encontrar una causa”, según indicó la jefa del cuerpo de bomberos de Oakland Melinda Drayton.

Una trampa mortal

La oficina del fiscal del distrito del condado de Alameda ha abierto una investigación criminal para descubrir la causa del incendio, según indicó el domingo la alcaldesa de Oakland Libby Schaaf.

La única vía de salida del almacén era a través de la primera planta, que contaba con solo dos puertas. El fuego atrapó a muchas personas que no pudieron abrirse paso a través de lo que los bomberos han descrito como un auténtico laberinto formado por diferentes espacios de trabajo de artistas locales. Además, el suelo de la segunda planta se vino abajo, sobre quienes se encontraban en el primer piso.

El edificio había sido alquilado al propietario por una pareja identificada como Derick Ion Almena y Micah Allison, que a su vez alojaban a una comunidad de artistas conocida como el colectivo Satya Yuga a pesar de que las instalaciones solo tenían permiso para ser utilizadas como almacén, y no estaban adaptadas para alojar residentes ni tenían autorización para realizar conciertos.

Los bomberos señalaron que no había ninguna clase de sistema de aspersores o de alarma antiincedios dentro del Ghost Ship.

Según reportó el East Bay Times, el edificio estaba siendo investigado por la ciudad de Oakland. Las autoridades habían recibido quejas por la acumulación de basura en la calle el día 13, y el 17 acudieron a la propiedad, aunque no pudiera conseguir acceso.

Inspectores de urbanismo de Oakland reprotaron que las víctimas pudieron quedarse atrapadas cuando no pudieron escapar a través de la escalera que conectaba las dos plantas, que estaba construida artesanalmente con palés de madera.

El espacio era un claustrofóbico laberinto que albergaba incluso tráilers donde vivían los artistas (Foto: Ghost Ship)
El espacio era un claustrofóbico laberinto que albergaba incluso tráilers donde vivían los artistas (Foto: Ghost Ship)

Todo el interior del edificio, según reportaron antiguos residentes y se puede apreciar en las fotografías que compartieron en la web, estaba protagonizado por la madera.

El lugar aparece abarrotado con toda clase de objetos, incluyendo equipamiento musical y electrónico con todo el embrollo de cables que supone. Algunos de los artistas que conocieron el espacio reportaron a los medios que las duchas se calentaban con propano, que los residentes utilizaban instrumental de riesgo para trabajar como sopletes de butano, y que la electricidad procedía de generadores de gasolina que en ocasiones se habían incendiado o era robada a los vecinos.

¿El responsable?

Derick Almena, gerente general del edificio y quien es conocido también como Derick Ion, despertó la ira de las redes sociales cuando publicó un post en Facebook en el que lamentaba sus propias pérdidas materiales y se alegraba de que su mujer Micah y sus tres hijos (con quienes residía habitualmente en el almacén) estuvieran a salvo en un hotel. Luego declaró a NBC que en el momento de hacer la publicación, ya eliminada, no sabía que había habido víctimas mortales.

Dereck Ion Facebook post Oakland incendio

También manifestó su pesar por la pérdida de los fallecidos, pero varias voces le acusan de saber perfectamente que las instalaciones eran peligrosas.

Según contó al Los Angeles Times, una antigua amiga de la pareja, Danielle Boudreaux, alertó a los padres de Allison y a los servicios sociales para que se llevaran a los menores debido a sospechas de negligencia y de riesgo a la seguridad de los pequeños. Ion y Allison recuperaron la custodia de los niños en julio de este año.

También se ha descubierto que Ion estaba en libertad condicional hasta 2019 por cargos de haber recibido propiedad robada.

Las autoridades han indicado que cabe la posibilidad de que se presenten cargos criminales en su contra, por haber organizado el concierto que resultó en tragedia sin el permiso necesario.

Según reportó AP, el edificio alojaba a una docena intermitente de artistas a los que se les decía que definieran el espacio como un lugar de trabajo abierto las 24 horas, y que se apresuraban a esconder ropa, camas y otros objetos personales si aparecía alguna autoridad.

La hija del propietario, Eva Ng, contó al San Francisco Chronicle que ellos no sabían que nadie residiera en la casa.

Boudreaux contó al periódico que muchas personas alertaron a Ion de que el lugar era una trampa mortal, pero que él “se reía” y que “esta tragedia se podría haber evitado si no fuera por su arrogancia”.

El fuego es el más mortífero de la historia de Oakland, y el séptimo incendio de un edificio con más víctimas mortales en los últimos 50 años de los Estados Unidos.

Se ha habilitado un teléfono al que pueden llamar aquellos que estén buscando a un ser querido o requieran información, en el 510-382-3000. También hay una lista compartida a través de Facebook con descripciones de los desaparecidos para ayudar a su identificación, y se ha lanzado una campaña para recaudar dinero para las familias de las víctimas que ya lleva recaudados más de 250,000 dólares.