“Resistir a Trump” es el consejo del senador Harry Reid antes de jubilarse

El demócrata es uno de los políticos que más ha trabajado por la comunidad hispana
“Resistir a Trump” es el consejo del senador Harry Reid antes de jubilarse
El senador demócrata de Nevada, Harry Reid, se jubilará en enero próximo, dejando tras sí un legado de medidas progresistas y apoyo a la comunidad inmigrante.

WASHINGTON.- Sobrevivió a un atentado, ganó en el cuadrilátero en su juventud, y logró hazañas en el Senado cuando muchos predecían su ocaso político.

Ahora, Harry Reid se despide del Senado con la pena de no lograr una reforma migratoria, y con un firme consejo a los demócratas: resistir a Donald Trump cuando sea necesario.

En entrevista con este diario, Reid, que cumplió 77 años el pasado 2 de diciembre, reflexiona sobre sus tres décadas por el escaño de Nevada en el Senado, que dejará a principios de enero, a regañadientes, por culpa de un accidente que hace dos años lo dejó ciego de un ojo.

“Estoy muy contento con lo que pude hacer para poner énfasis en los asuntos importantes para la comunidad latina”, pese a que no se logró la reforma migratoria, explicó Reid, con la voz casi en susurro, que oculta su pasado como joven púgil.

Reid lamentó que, comparado a su desembarco en el Congreso hace 34 años, se ha perdido la cultura bipartidista, pero expresó esperanza de que la entrante Administración proteja a los “Dreamers” amparados al DACA de 2012.

Más a gusto en el pleno del Senado debatiendo medidas que en recepciones sociales, incluso ahora evita la agridulce despedida que quieren organizar sus empleados en el Capitolio.

Décadas de lucha

Agasajado recientemente en la Casa Blanca, a Reid le duele dejar el Senado, donde encabezó duras luchas, hombro a hombro, con colegas como el fallecido “león” de la Cámara Alta, Ted Kennedy, y donde recibió a “Dreamers”  y artistas como Shakira.

El senador Reid trabajó hombro a hombro con el senador Ted Kennedy, fallecido de un tumor cerebral en agosto de  2009, cuatro meses antes de que el Senado aprobase "Obamacare". Kennedy luchó toda su vida política por una reforma de salud.
El senador Reid trabajó hombro a hombro con el senador Ted Kennedy, fallecido de un tumor cerebral en agosto de 2009, cuatro meses antes de que el Senado aprobase “Obamacare”. Kennedy luchó toda su vida política por una reforma de salud.
Imágenes del senador Reid a través de los años. Por su oficina pasaron activistas, y artistas como Shakira.

hispanic-women-group861s

reid-and-astrid

Ya sea como líder de la mayoría o minoría, dependiendo de si los demócratas controlaban el Senado, Reid se reveló como un sagaz estratega e implacable contrincante, y patrocinó o sumó su nombre a numerosas causas progresistas.

La lista de medidas incluye el fallido “Dream Act” de 2006, el estímulo económico de 2009, la reforma de salud “Obamacare” de 2010, y la reforma migratoria bipartidista que el Senado aprobó en 2013 pero que quedó sepultada en la Cámara Baja.

El “hombre de Searchlight”

Si alguien tenía dudas sobre el “hombre de Searchlight”, su lugar natal en el desierto de Nevada, éste mostró una vez más su astucia en 2010, cuando logró que su contrincante por el escaño, la republicana Sharron Angle, ganase las primarias pero cayera de bruces en la contienda general.

Reid es, para muchos, la quintaesencia de toda una vida de luchas, incluso en su vida personal: nació en el seno de una familia de bajos recursos y creció en una casa sin baño.

En la década de 1970, tras perder un par de elecciones locales, Reid presidió la Comisión de Juegos de Azar de Nevada, cuando los casinos estaban bajo control de la mafia. Su trabajo lo expuso a un fallido atentado con una bomba casera colocada en el tanque de su viejo Buick, y hasta el día de hoy Reid cree que fue porque envió a prisión a un mafioso.

Aprendió a boxear para cubrir parte de sus gastos y, en paralelo, asistía a los servicios mormones que frecuentaba una tía.

Reid participó en una veintena de peleas profesionales.
Reid participó en una veintena de peleas profesionales.
Reid aprendió a boxear en su juventud para cubrir sus gastos, y participó en una veintena de peleas. Esas habilidades las trasladó al mundo político.
Reid aprendió a boxear en su juventud para cubrir sus gastos, y participó en una veintena de peleas. Esas habilidades las trasladó al mundo político.

Reid llegó a los golpes con su futuro suegro, pero ambos hicieron las paces poco después de su boda en 1959 con Landra Gould, una judía que se convirtió a la fe mormona y con quien tuvo cinco hijos.

Un consejo a los demócratas

Su formación como boxeador le enseñó a ser paciente, tomar medida del enemigo –no teme insultarlos a la cara- y, sobre todo, saber cuándo dar el golpe certero.

Son habilidades que lo ayudaron en la Facultad de Leyes de la Universidad George Washington, y lo acompañaron cuando llegó a la Cámara Baja (1982-1986) y 30 más en el Senado.

Reid desembarcó en la Cámara de Representantes en 1982 y, cuatro años más tarde, ganó el escaño en el Senado, donde hizo una carrera de 30 años
Reid desembarcó en la Cámara de Representantes en 1982 y, cuatro años más tarde, ganó el escaño en el Senado, donde hizo una carrera de 30 años

En 2017,  desde la minoría, los demócratas tendrán ante sí una larga lista de prioridades, pero han dejado en claro que lucharán contra cualquier “exceso” del 45 presidente, Donald Trump.

Reid no oculta su desprecio por Trump, a quien ha descrito como “un fracaso” y un “racista”, y espera que los demócratas “resistan” mediante el reglamento parlamentario, conocido como “filibusterismo”, que permite a la minoría bloquear el debate o votación de leyes y nombramientos, si no hay un mínimo de 60 votos.

“A los demócratas les pido que sigan la lucha…ayuden al pueblo estadounidense, no a Donald Trump. Ahora tenemos a 48 en el Senado, y a menos que cambien las reglas, será difícil que los republicanos tengan 60 votos para todo; al igual que en el cuadrilátero, en la política no siempre vas a ganar, y vas a recibir golpes”, matizó.

Quienes lo conocen o trabajaron con él aseguran que Reid ha dejado huella en el Senado gracias a su tesón y sus “agallas”, aún en medio de un ambiente enrarecido que dificulta, si es que no impide, la labor bipartidista.

Reid “será recordado como el líder de la (entonces) mayoría que más ha favorecido a los latinos, no sólo mediante legislaciones sino también por el talento latino que promovió, y por las batallas que libró sin tregua”, dijo Federico de Jesús, exportavoz de Reid (2006-2008) y director de la empresa consultora FDJ Solutions.

“Sin duda, es el político más genuino que he conocido. Eso no siempre me hizo la vida fácil como su vocero – porque siempre decía lo que pensaba – pero así se ganó el respeto y la lealtad de quienes trabajamos junto a él. Reid hará mucha falta en estos tiempos turbulentos que enfrentamos”, agregó.

Por el momento, Reid sólo sabe que mantendrá su casa en Washington, pero aún no ha definido qué quiere hacer de su vida en su siguiente etapa.