Joven de Lakewood y egresado de USC entre víctimas de incendio en Oakland

Terminadas las labores de búsqueda, el número de fallecidos ha quedado en 36 y las autoridades ya han compartido la identidad de 26
Joven de Lakewood y egresado de USC entre víctimas de incendio en Oakland
De momento se han identificado a 35 de las 36 víctimas mortales del terrible suceso.
Foto: Elijah Nouvelage / Getty Images

El miércoles se anunció oficialmente que habían concluido las labores de búsqueda y recuperación de víctimas en las ruinas del almacén conocido como Ghost Ship y que se incendió el pasado viernes. La cifra de muertes ha quedado en 36, y las autoridades ya han identificado a 35 y hecho pública la identidad de 26.

La oficina del forense de Oakland confirmó en un primer momento los nombres de siete víctimas el domingo y diez el lunes, entre las que estaba un joven de Santa Mónica, David Cline. A sus 24 años era un egresado de la Universidad de California en Berkley descrito como “brillante” por sus antiguos profesores y compañeros, según reportó el East Bay Times.

“A todos, gracias. Gracias por vuestra amabilidad, ayuda y amor. A David, te queremos. Siempre estarás con nosotros”, escribió su hermano Neil Cline en su página de Facebook el domingo.

Después se dio a conocer la identidad de otros nueve fallecidos, confirmando que la joven de 21 años Vanessa Plotkin, que estaba entre los desaparecidos, había perecido en el incendio. Plotkin procedía de Lakewood y se había trasladado al área de la Bahía para estudiar sociología en la Universidad de California en Berkeley.

Su familia había pedido ayuda a través de las redes sociales para localizarla después de que no volvieran a tener noticias de ella desde las 11 p.m. del viernes, cuando la joven les mandó un mensaje informándoles de que planeaba asistir a una fiesta en Oakland. “Esto es como una pesadilla. No puedo creerlo“, dijo su padre Gary Plotkin al San Francisco Chronicle el sábado, cuando aún no se había confirmado que Vanessa estaba entre las víctimas.

Vanessa Plotkin, de Lakewood, es una de las víctimas mortales del incendio (Foto: @MarcUSDownProd/ Twitter)
Vanessa Plotkin, de Lakewood, es una de las víctimas mortales del incendio. (Foto: @MarcUSDownProd/ Twitter)

También se confirmó la muerte de Jonathan Bernbaum, un graduado de la Universidad del Sur de California (USC) que estaba previamente en la lista de desaparecidos. Bernbaum era un artista visual de 34 años que se había graduado de la Escuela de Artes Cinemáticas de USC en 2008 y estaba trabajando como técnico de luces y proyecciones de vídeo para los conciertos electrónicos que tuvieron lugar la noche de la tragedia.

Jonathan Bernbaum, de 34 años, había estudiado en la USC y fue otro de los fallecidos en el Ghost Ship (Foto: Facebook)
Jonathan Bernbaum, de 34 años, había estudiado en la USC y fue otro de los fallecidos en el Ghost Ship. (Foto: Facebook)

El resto de las últimas víctimas identificadas son Billy Dixon, Johnny Igaz, Ara Jo, Amanda Allen, Hanna Ruax, Nicole Siegrist y Alex Vega.

La ciudad de Oakland declaró un estado de emergencia local para solicitar ayuda económica estatal y federal con la que cubrir los elevados costes del incendio.

Recientemente los equipos de emergencia anunciaron que habían identificado la posible causa del incendio y que no existía la sospecha de que el fuego hubiera sido provocado. Tras identificar como posible foco de las llamas una sección de la primera planta del almacén justo debajo de la pista de baile del segundo piso donde se estaba celebrando el concierto, los bomberos están analizando varios electrodomésticos.

De acuerdo a Jill Snyder, agente especial a cargo de la oficina de San Francisco del Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y Explosivos, la causa potencial del fuego podría ser un refrigerador, aunque es demasiado pronto para afirmarlo a ciencia cierta. “No tenemos ningún indicio de que esto fuera causado intencionadamente”, señaló.

El martes, familias y amigos de las víctimas y miembros simpatizantes de la comunidad se reunieron frente al lugar de la tragedia para recordar a sus seres queridos y darse apoyo mutuamente.

Ese mismo día, el propietario del almacén Derick Ion Almena dijo sentir mucho lo ocurrido ante los medios, aunque intentó esquivar la culpa ya que, según él, firmó un contrato de alquiler para el edificio que “supuestamente estaba de acuerdo a los estándares de la ciudad”.

Pero el lugar no tenía permiso para ser utilizado con fines residenciales, como era el caso. Una docena rotante de artistas compartía el espacio, que además se utilizaba para albergar conciertos y eventos aunque sin contar con la autorización necesaria.

Quienes lo habían visto por dentro lo describieron como una trampa mortal de madera apilada, muebles y cables eléctricos, con solo dos salidas y una disposición laberíntica.

El edificio había recibido numerosas quejas por riñas, uso de drogas, condiciones peligrosas, robos y negligencia de menores (los tres hijos de Ion, que perdió su custodia durante meses). Solo tres semanas antes del incendio, los vecinos habían presentado quejas por la acumulación de basura en la calle y la ciudad había abierto una investigación por una construcción ilegal en el almacén.

El día 17 de noviembre, un inspector de urbanismo se presentó en el edificio, pero no consiguió entrar. Solicitó entonces una orden de registro, pero no se ha compartido cuál era el estado de su petición.

La alcaldesa de Oakland Libby Schaaf indicó que el inspector siguió el procedimiento estipulado, ya que bajo el código de la ciudad los funcionarios de urbanismo solo puede acceder a un edificio comercial con una orden de la corte si sus dueños les niegan la entrada.

Además se ha dado a conocer un vídeo en el que se evidencia que las autoridades ya habían reparado en el peligro que suponía el almacén, lo que ha llevado a la comunidad a cuestionarse por qué no se clausuró antes de que ocurriera lo peor.

La oficina del fiscal del distrito ha anunciado que se ha abierto una investigación sobre el incendio y que cabe la posibilidad de que se presenten cargos criminales contra las personas relacionadas con el almacén, incluidos cargos por homicidio.

Además, la alcaldesa Schaaf anunció el martes que se destinarán $1.7 millones de fondos filantrópicos ha ayudar a la comunidad de artistas de la ciudad y financiar vivienda asequible, con el fin de evitar que la desesperación vuelva a llevarles a habitar en espacios poco seguros.