Los hispanos que murieron en el incendio en Oakland

Uno de ellos murió abrazado del amor de su vida
Los hispanos que murieron en el incendio en Oakland
Jennifer Mendiola, una de las víctimas.

La tragedia de la bodega “Ghost Ship”, en la que fallecieron 36 personas a causa de un incendio, golpeó a la comunidad hispana del Área de la Bahía.

El fuego ocurrió en el vecindario de Fruitvale, donde viven la mayoría de los hispanos de Oakland. La bodega, como muchas otras, era usada por artistas como alternativa de residencia ante las crisis de vivienda que se vive en la región como consecuencia de los altos costos de los arrendamientos.

El local fue alquilado el día de fuego para una fiesta de música electrónica clandestina. Las primeras investigaciones indican que el edificio no cumplía con las normas para ser utilizado como residencia. La fiesta tampoco estaba autorizada.

Entre los asistentes estaba Jennifer Mendiola, hispana de 35 años y de Sacramento. Según East Bay Times, la mujer se había mudado a Oakland esa semana y se disponía a terminar su tesis de grado para el Doctorado de Psicología de la Universidad de California de Merced. Mendiola hizo sus estudios de pregrado en San Francisco State University y tenía una maestría en psicología de Sacramento State University.

Mendiola era conocida por su activismo a favor de los inmigrantes, especialmente en temas de salud. La Universidad de California en Merced dedicó un minuto de silencio en su memoria.

La otra víctima hispana identificada es Alex Vega, de 22 años. Joven murió abrazado de su pareja Michela Gregory según fuentes policiales que ubicaron sus restos mortales.

Familiares celebraron una vigilia el miércoles en San Bruno, al sur de San Francisco. El joven todavía vivía en casa de sus padres.

Vega trabajaba en el UCSF Medical Center’s Mission Bay y en una funeraría. Amaba la música y organizaba eventos de rap.