México debe rechazar tajante deportaciones y muro, dice excanciller

Jorge Castañeda considera que el gobierno mexicano ha tenido una respuesta muy tibia ante Donald Trump
México debe rechazar tajante deportaciones y muro, dice excanciller

Jorge Castañeda no escatima en las palabras cuando habla de Donald Trump y México. Es notable la indignación que le causa la guerra económica y migratoria que el republicano ha desatado contra la nación del sur.

Es claro, sin embargo, que a Castañeda le enfurece más la tibieza del gobierno de Enrique Peña Nieto hacía este gran problema. Sabe del asunto, como que fue secretario de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Vicente Fox.

Hubo dos tiempos para complementar este artículo sobre sus puntos de vista. El primero durante un Facebook Live con los lectores de este diario, y el segundo en la presentación del libro “Sólo así. Por una agenda ciudadana independiente”, en el Consulado General de México en Nueva York. En ambos momentos surgió la misma pregunta, aunque fraseada de diferente manera.

¿Cuál debe ser la postura de México ante un hombre que despachará desde la Casa Blanca a partir del 20 de enero de 2017, que quiere deportar millones de mexicanos, levantar un muro y renegociar el Tratado de Libre Comercio?

“Se le debe decir a Trump no en estos tres puntos: uno, no se va a renegociar el Tratado de Libre Comercio; dos, no se van a aceptar las deportaciones masivas, se las van a dificultar lo más que se pueda; y tres, no se va a aceptar la construcción del muro. Punto”, expresó.

Sobre el segundo tema fue más duro: “Hay que echar mano de todas mañas, recursos, trampas, todo lo posible para evitar las deportaciones”.

El autor de libros como “La vida en rojo, una biografía del Che Guevara”, “Ex Mex: From Migrants to Immigrants” y “Amarres perros. Una autobiografía” expresó que México le puede pedir al gobierno de los Estados Unidos que le demuestre que las personas que busca deportar son mexicanas.

“Hay que decirle al gobierno de Trump que aceptamos a todos los deportados mexicanos a condición de que Estados Unidos nos demuestre que son mexicanos”, lanzó sin más.

Suena como tal, pero no es una broma. Castañeda indicó que el gobierno estadounidense no podrá demostrarlo, lo que podría impedir o retrasar severamente la deportación de la gente. Otra vía, reconoció, es apoyar a los inmigrantes con asesoría legal de calidad.

Loading the player...

“Se va a crear una congestión enorme, un caos monumental, y luego hay otro modo, lo que se aprobó en California, para que vean que no es tan descabellado lo que yo propongo, destinar recursos para darle abogados, apoyo, consejos, a los posibles deportados”, agregó.

Y fue enfático, aunque se repitiera, cuando dijo que a los migrantes les sugería que, si son detenidos, soliciten un proceso legal, lo cual haría más difícil a las autoridades migratorias deportarlos.

Alguien que prefirió no decir su nombre le preguntó: “¿y qué debe hacer México si Trump quiere mandarle a delincuentes como ha dicho?”. Su pregunta parecía una trampa, pero había motivos detrás de ese hombre que contó que vive en una comunidad pequeña en los EEUU a la que llegaron mexicanos a delinquir. Él tiene familia en México y no quiere que los manden para allá, porque teme por ella. Quizá este hombre desconoce que en el sexenio de Peña Nieto, el crimen ha aumentado a niveles insospechados, como lo reflejan diversos estudios, incluido el de Verisk Maplecroft, que coloca al país en el tercer puesto de criminalidad en el mundo, y el segundo en América Latina, sólo superado por Guatemala.

Su familia no vive en un paraíso. Castañeda entiende lo que aquel hombre le dice, pero su respuesta no cambia: “que esos, incluso siendo delincuentes, no los acepte México”.

A los consulados, el también académico de universidades como la de Nueva York y Berkeley, les pidió brindar más apoyo a los migrantes, pero ayuda real, pues consideró que el plan presentado por la canciller Claudia Ruiz Massieu era cuestionable, ya que se hablaba de más cónsules móviles y otros servicios, cuando habría menor presupuesto para ello.

Previo a esta postura de Castañeda, este diario tuvo una entrevista con el Diego Gómez-Pickering, cónsul general de México en Nueva York, a quien se le cuestionó la reducción de los recursos.

“Habrá un presupuesto etiquetado para todo ello”, afirmó.

¿Los recursos están asegurados?, se le insistió.

“Sí, ya la secretaría tiene contemplado ese aporte especial”, afirmó.

Sobre el muro, Castañeda dijo que será muy difícil su construcción, pero consideró que el discurso del gobierno mexicano no debe ser quién lo paga.

“Eso es una estupidez, hablar de quién lo paga. Hay que decir que no y ya”, aunado a que se pueden recurrir a instancias internacionales para evitar un proyecto de esa magnitud.

No faltó el momento chusco, cuando habló de que los ambientalistas podrían hacer un buen papel al impedir el proyecto: “los alacranes no podrán cruzar la frontera… ¡se van a extinguir!”. La audiencia en el salón Octavio Paz del consulado soltó la carcajada.

Sobre el Tratado de Libre Comercio indicó que la administración mexicana debe negarse, pues representaría un retraso de varios años en su economía. “Dos o tres años, es mucho tiempo”.

Hacia 2018

Su libro, editado por Debate está disponible en Amazon, es parte de su proyecto para lanzar una candidatura ciudadana para competir en las elecciones de 2018 en México por la Presidencia.

“Está muy difícil”, expresó, sobre todo cuando dijo que uno de los principales objetivos a vencer es Andrés Manuel López Obrador, de Morena, “quien ha estado en campaña toda su vida”, expresó seguido por una sonora carcajada de la audiencia.

“No votaría por nadie de los que están ahorita compitiendo”, aseguró. En la lista hay al menos 13, 12 hombres y una mujer, Margarita Zavala, esposa del expresidente Felipe Calderón.

“Su único mérito es ser esposa del expresidente… no votaría por ella”, dijo. “No tiene nada que ver con que sea mujer, no ha hecho nada”, insistió.

¿Y qué de diferente ofrecería si él ya fue parte del gobierno?

Sorteó la crítica argumentando que hubo un grupo que no lo dejó hacer cambios reales, ni a él ni al propio Fox.

La presentación fue conducida por José Enrique Arrioja, editor para América Latina de Bloomberg News, quien verbalizó varias preguntas y le insistió a Castañeda sobre cuándo sabría si se lanza o no.

“Tendrá que ser en un par de meses, no más, se viene el tiempo encima”, concluyó sin querer confirmar su deseo por liderar ese proyecto que ya esboza un primer libro de al menos dos.