Perdió una pierna en Skid Row, pero sigue luchando por los derechos de los desamparados

Andy Bales tuvo que sufrir una amputación después de contraer una infección por las malas condiciones higiénicas de Skid Row
Perdió una pierna en Skid Row, pero sigue luchando por los derechos de los desamparados
Andy Bales es el CEO de Union Rescue Mission, el mayor albergue para desamparados de Los Ángeles, y un firme defensor del enfoque "housing first".
Foto: L.A. Weekly/Twitter

Uno de los mayores activistas a favor de los desamparados de Los Ángeles tuvo que sufrir una amputación a consecuencia de una infección que agarró en Skid Row, pero eso no le ha impedido continuar con su labor.

El reverendo Andy Bales, de 58 años, es el CEO de Union Rescue Mission, el albergue para personas sin hogar más grande y antiguo de Los Ángeles. Hace solo nueve semanas se tuvo que someter a una operación que le ha costado la parte inferior de su pierna derecha, pero ya está de vuelta en Skid Row dispuesto a seguir ayudando a la ingente población sin hogar de la ciudad.

Bales tiene diabetes tipo I y hace años sufrió una ampolla en la pierna que le hizo más vulnerable a sufrir infecciones. Se cree que fue en Skid Row donde estuvo expuesto a las bacterias E.coli, estreptococo y estafilococo, que le infectaron la pierna y obligaron a que se le fuera amputada.

Las condiciones de salubridad de Skid Row son conocidamente malas, y Bales paseaba a diario por sus calles. Pero la experiencia no le ha desanimado de su empeño por sacar a los desamparados de la calle, y ya vuelve a recorrer Skid Row aunque ahora sea desde una silla de ruedas.

Bales también ha sufrido ataques al corazón, tuvo que recibir un transplante de riñón y pasó dos años en silla de ruedas antes de la amputación. Aun así, dice, “daría mi otra pierna y más si pudiera poner un techo sobre la cabeza de todos“.

El número de personas sin hogar en los Ángeles no hace más que crecer y además, tal y como reveló un informe reciente, la gran mayoría de ellos duerme en vehículos, tiendas, o a la intemperie. Los Ángeles también cuenta con la mayor población de todo el país de personas sin hogar consideradas “crónicas”, que sufren algún tipo de discapacidad, adicción o problema mental, y lleván más de un año en la calle.

Union Rescue Mission aloja a unas 1,300 personas al día, frente a las aproximadamente 700 que recibía diariamente hace solo un año. El número de mujeres solteras, además, ha subido de 168 a 350 en el mismo período de tiempo.

Union Rescue Mission alberga casi al doble de personas sin hogar al día que hace un año, hasta 1,300 (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)
Union Rescue Mission alberga casi al doble de personas sin hogar al día que hace un año, hasta 1,300 (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Los Ángeles está tomando medidas para atajar la indigencia, como la aprobación de la medida HHH en las pasadas elecciones del 8 de noviembre, que financiará con $1,200 millones la construcción de 10,000 viviendas para los indigentes a lo largo de la próxima década.

Además, en la boleta de marzo los votantes también podrán decidir sobre un nuevo aumento del impuesto a las ventas que financiará los servicios para las personas sin hogar en el condado, complementando a la medida HHH.

Pero los activistas como Bales consideran que no es suficiente, o que las medidas tomarán demasiado tiempo en hacerse efectivas. Por eso piden que se declare un estado de emergencia, y de hecho la Junta de Supervisores del condado, en la misma reunión en que votaron para incluir el aumento impositivo en la boleta, también votó por unanimidad la aprobación de una moción que declara la indigencia una situación de emergencia en todo el condado. No obstante, en el pasado esta decisión no consiguió que el estado proporcionara fondos de emergencia a las autoridades locales.

Otras opciones que defiende Bales son la creación de asentamientos legales de tiendas, la apertura de los estacionamientos de las iglesias para los desamparados que duermen en sus coches, o la habilitación de más albergues de emergencia.

La respuesta es cobijo inmediato“, defiende. “No puedes dejar a un precioso ser humano en la calle”.