Declaran culpable a hombre que asesinó a cuatro prostitutas

Ya había sido convicto de abusar de una menor de años y de secuestro; ahora, esto
Declaran culpable a hombre que asesinó a cuatro prostitutas
Steven Gordon (dcha.) podría afrontar la pena de muerte o la cadena perpetua. Su cómplice, Franc Cano (izda.), todavía espera sentencia.
Foto: Anaheim Police Department

Steven Dean Gordon, de 47 años, ha sido declarado culpable este jueves del asesinato de cuatro trabajadoras sexuales entre 2013 y 2014 en Santa Ana y Anaheim.

Gordon es un pedófilo convicto, que había servido tiempo en prisión tras ser declarado culpable de un cargo por cometer actos indecentes con un menor de 14 años en 1992 y también había sido condenado por secuestro en 2002. Entre las condiciones de su libertad condicional, que ya había violado varias veces, estaba que portara un localizador GPS, mismo que ayudó a demostrar su relación con la muerte de las víctimas.

Gordon, que eligió defenderse a sí mismo, admitió su culpabilidad pero intentó echar gran parte de la culpa al otro acusado del caso, el también pederasta convicto Franc Cano, de 30 años y condenado en 2008 por cometer actos lascivos con un menor de 14 años.

Gordon intentó argüir que Cano era el principal responsable del secuestro y el asesinato de tres de las víctimas, y el único autor del cuarto homicidio. No obstante, el asistente principal del fiscal del distrito, Larry Yellin, argumentó que Gordon era el “manipulador” y el “hermano mayor” en la relación entre ambos agresores sexuales.

Gordon y Cano están siendo juzgados en procesos separados, por la muerte de cuatro mujeres relacionadas con la prostitución: Jarrae Nykkole Estepp, de 21 años; Kianna Jackson, de 20 años; Josephine Vargas, de 34 años; y Martha Anaya, de 28.

Las víctimas son (de izda. a dcha.): Jarrae Nykkole Estepp, Martha Anaya, Kianna Jackson y Josephine Vargas (Foto: Anaheim Police Department)
Las víctimas son (de izq. a der.): Jarrae Nykkole Estepp, Martha Anaya, Kianna Jackson y Josephine Vargas (Foto: Anaheim Police Department)

El único cuerpo que se ha podido encontrar fue el de Estepp, y el hallazgo dio pie a la investigación que permitió relacionar a los acusados con los otros tres crímenes. Entre las pruebas que los inculpan están muestras de ADN, el seguimiento de sus movimientos mediante los dispositivos GPS, y sus propias declaraciones ante la policía.

Jackson desapareció el 6 de octubre de 2013. Gordon admitió que la habían asesinado, aunque negó que esa hubiera sido su intención inicial cuando acudieron a buscar los servicios de una prostituta en Santa Ana. En cambio, sí confesó que secuestraron y mataron deliberadamente a Vargas, quien desapareció el 24 de octubre de 2013.

Gordon intentó defender que Anaya, desaparecida el 12 de noviembre de 2013, fue una víctima solo de Cano. Según él, no se puede demostrar que estuvo en el lugar del crimen porque se había quitado el dispositivo GPS que siempre debía llevar puesto. El jurado no obstante le ha condenado también por este asesinato.

En el caso de la última víctima, Estepp, Gordon dijo que aunque inicialmente tenían la intención de secuestrarla y asesinarla, en el último momento él cambió de opinión pero no pudo convencer a Cano de que no la matara.

Estepp fue encontrada sin vida el 14 de marzo de 2014 en una planta de reciclaje en Anaheim. La policía pudo localizar el contenedor donde se había arrojado inicialmente el cuerpo de la joven, al lado de la tienda donde Gordon trabajaba y cerca de donde vivía en su autocaravana (tanto Gordon como Cano eran vagabundos).

Al estudiar las últimas localizaciones conocidas de las víctimas gracias a los datos de sus teléfonos móviles, encontraron que en tres casos coincidían con los movimientos de Gordon, registrados por el localizador GPS que llevaba en el tobillo. En uno de los casos, Gordon se había quitado ilegítimamente dicho localizador.

Y no era la primera vez: tanto Gordon como Cano lo habían hecho en al menos dos ocasiones anteriores. Los agentes de la condicional se enfrentan a un aluvión de críticas por su fracaso a la hora de vigilar y hacer cumplir los términos de su libertad condicional a los dos criminales convictos, ambos registrados como agresores sexuales.

Además de abandonar el estado antes de ser arrestados por autoridades federales en Las Vegas, Nevada, Gordon y Cano se conocieron y empezaron a asociarse (lo cual es típicamente una violación de la libertad condicional) se cree que desde 2010, pero los agentes no parecieron darse cuenta de ello.

Además de declarar a Gordon culpable de los cuatro asesinatos, el jurado también ha considerado los agravantes de circunstancias especiales de asesinato durante un secuestro y homicidio múltiple, lo que hace que Gordon sea elegible para recibir la pena de muerte.

El lunes se decidirá si se pide la pena máxima para Gordon o se le condena a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Cano por el momento se ha declarado no culpable y deberá presentarse de nuevo en el juzgado el día 29.