¡Qué la fiesta navideña no te cueste el empleo!

Abogada especializada en trabajo y empleo habla sobre qué hace y no hacer durante las reuniones de fin de año con jefes, supervisores y compañeros de trabajo
¡Qué la fiesta navideña no te cueste el empleo!
Durante las fiestas decembrinas de la oficina se debe evitar cualquier comportamiento inaceptado que ponga a riesgo la integridad profesional.
Foto: Shutterstock

Paramount Pictures propuso para este diciembre la película “Office Christmas Party”, un comedia con los actores Jason Bateman y Jennifer Aniston cuya trama se centra en una gran fiesta de Navidad en la cual todo debería salir color de rosa para impresionar a un futuro inversionista que salvaría la situación económica de una de las divisiones de la empresa, pero ante los efectos del alcohol y el comportamiento desinhibido de varios de los empleados y directivos, ésta se transforma en toda una fiesta de locura.

Las situaciones en la citada cinta divierten y causan risa, pero de tratarse de la realidad, toda la planilla de empleados y hasta sus directivos quedarían automáticamente despedidos tras sus mal comportamiento.

Y es que aunque no se esté en horas de trabajo, las acciones inapropiadas de empleados y jefes  durante las reuniones festivas de las compañías pueden traer consecuencias negativas para la vida profesional, ya que, aunque las empresas programan y planifican las fiestas decembrinas con las mejores intenciones, estas reuniones —especialmente cuando se sirven bebidas alcóholicas— pueden convertirse en un escenario perfecto para acciones de avances sexuales no deseados u otras conductas potencialmente ilegales dentro del ambiente laboral.

“Lo mejor que se puede hacer es limitar al máximo las acciones que ponen tanto a empleados como empleadores en riesgo”, dice la abogada Michelle Lee López, especializada en los casos relacionados con el empleo y el trabajo. “En realidad, esta es la clave para mantenerse alejado o alejada de cualquier acción perjudicial durante las reuniones festivas de fin de año de las compañías”.

Ahora la pregunta que salta a la cabeza es: ¿qué hacer y no hacer en este tipo de fiestas para que la diversión no se transforme en un lío laboral?

Lee López, vinculada a la firma de abogados Cozen O’Connor en Los Ángeles, responde:

1. Limitar el consumo de bebidas alcohólicas

“Si en la fiesta se sirve licor hay que evitar a toda costa emborracharse”, resalta Lee López. “El consumo descontrolado de las bebidas alcohólicas durante las fiestas de la oficina es uno de los motores principales de las acciones inapropiadas que la gente comete”.

De acuerdo con la experta en leyes, aunque se haya tomado la precaución de tener a un conductor asignado para tomar en la fiesta, esto no da “carta abierta” para pasarse de copas y ponerse a riesgo de ser llamado a primeras horas del lunes a la oficina de Recursos Humanos para un despido o llamado de atención.

El emborracharse es una de las acciones que pone tanto a empleados como empleadores a riesgo de cometer acciones de mal comportamiento que traigan consecuencias.
El emborracharse es una de las acciones que pone tanto a empleados como empleadores a riesgo de cometer acciones de mal comportamiento que traigan consecuencias./Shutterstock

2. Evitar coquetear con el compañero/a de trabajo que nos gusta tanto

Tratar de conquistar en la fiesta de la oficina al compañero o compañera que nos atrae, pero que no lo sabe, es la peor idea que se puede tener, especialmente cuando se han ingerido algunas copas.

“Con o sin los efectos del alcohol uno no puede acosar, tocar o bloquear el paso a un compañero o compañera de trabajo. Estas son situaciones delicadas que pueden llegar al punto del acoso sexual”, puntualiza la abogada.

Y es como explica Lee López, bajo la inhibición y el poco control que se tiene de sí mismo cuando se está bajo los efectos del alcohol, las personas se exponen a decir o hacer cosas que caen dentro de los márgenes del acoso sexual, así como del racismo, la xenofobia, el insultos, el bullying u otras acciones que no son aceptadas en el ambiente laboral.

3. Evitar los temas de conversación que generan conflictos

“Los temas relacionados con la política, la religión, las razas o grupos étnicos son bastante delicados y susceptibles y hay que evitar tocarlos”, resalta la experta. “Y si alguien los pone como tema de conversación y uno no se siente cómodo, simplemente hay que darse la media vuelta con cualquier excusa y unirse a otro grupo”.

4. Vestir apropiadamente para el momento

Tanto hombre como mujeres deben acudir a este tipo de fiestas vestidos de manera profesional.

“Los códigos de vestir de la compañía se deben seguir aún cuando se trate de una fiesta que se realiza fuera de las horas de oficina o las instalaciones de ésta”, resalta Lee López. “Los vestidos sexy con escotes o transparencias, o apretados, no son apropiados para las fiestas con supervisores y compañeros de trabajo”.

5. Ser precavido

Si se planea tomar dos o tres copas durante el evento, la experta en leyes dice que se debe tener de antemano a un conductor asignado o acceso a los apps de las compañías de taxis o conductores independientes asociados.

“Tomar y conducir no va”, acentúa Lee López. “Así sean pocas copas las que se hayan tomado, es mejor siempre estar seguros de no exponernos a un accidente o una multa de manejo bajo los efectos del alcohol que afectará no solo nuestro récord profesional”.

6. Estar consciente de lo que se postea en las redes sociales

En esta era cibernética, donde todo el mundo está compartiendo de inmediato los momentos vividos a través de los teléfonos inteligentes, la abogada dice que hay que tener cuidado con las fotos que se toman y se suben a las redes sociales sin el previo consentimiento de todas las personas que aparecen en éstas.

“Para evitar cualquier tipo de problema, hoy día, hay que pedirle a toda persona que aparece en las fotografías que tomamos y planeamos postearlas en nuestras redes sociales su consentimiento y si alguna se opone a que sea distribuida, su negación debe ser respetada”, acentúa Lee López.

Hoy día, para evitar problemas, se debe pedir el consentimiento de toda persona que aparece en las fotos que tomamos durante los eventos y fiestas que tenemos con los compañeros de oficina y pensamos postearlas en nuestras redes sociales.
Hoy día, para evitar problemas, se debe pedir el consentimiento de toda persona que aparece en las fotos que tomamos durante los eventos y fiestas que tenemos con los compañeros de oficina y pensamos postearlas en nuestras redes sociales./Shutterstock