Chicago obtiene el triste récord de ser la ciudad con más crímenes violentos

Chicago ocupa el #1 entre las ciudades con más homicidios en EEUU, en un año en que se reporta un alza de estos crímenes
Chicago obtiene el triste récord de ser la ciudad con más crímenes violentos
Foto: EFE

CHICAGO, Illinois.- Los crímenes violentos han aumentado en 30 de las principales ciudades de Estados Unidos, entre las que destaca Chicago, que podría culminar 2016 con 750 homicidios, según un estudio del Brendann Center for Justice divulgado hoy.

Actualizando un análisis de comienzos del año, el centro califica de “prematuro” hablar de índices criminales fuera de control en el país, como señaló Donald Trump durante su campaña electoral al referirse a Chicago y pedir mano dura a sus autoridades.

El ahora presidente electo prometió que pondría fin “al crimen y violencia que afligen a nuestra nación”, una vez que asuma el 20 de enero, pero sin adelantar cuáles serían sus planes.

El estudio llama la atención sobre Chicago y reclama medidas urgentes para encarar el tema de la violencia en la ciudad, que hasta el domingo por la noche contabilizaba 738 homicidios, y podría llegar a 750 al terminar el año, la tasa más alta de las últimas dos décadas.

Según estadísticas oficiales, Chicago tuvo 481 homicidios en 2015, una cantidad que este año ya fue superada durante el Día del Trabajo, en septiembre.

El año comenzó con 50 muertes violentas y el promedio se mantuvo durante los meses siguientes, inclusive después del verano que es el momento en que registran más víctimas por tiroteos en la calle entre pandillas.

A fines de noviembre ya se registraban 701 homicidios, comparados con los 450 en el mismo período del año pasado, lo que representó un aumento de casi el 56 %.

Entre enero y hasta la fecha hubo además más de 4.000 heridos por balas, que equivale a un 50 % más que en el mismo período de 2015, así como 3.400 incidentes con armas de fuego.

El superintendente de Policía de Chicago, Eddie Johnson, calificó de “inaceptable” la cifra de homicidios, durante un discurso reciente en el Union League Club.

“La policía hace su trabajo”, afirmó Johnson, quien atribuyó la violencia que supera los índices de ciudades más grandes como Nueva York y Los Ángeles a “un pequeño grupo”, compuesto mayoritariamente por pandilleros.

Hasta comienzos de diciembre, según cifras oficiales, Nueva York y Los Ángeles sumaban 594 homicidios y un poco más de 2,000 tiroteos en conjunto.

IM_20141105_LOCALES_311059970
El estudio proyecta un alza de crímenes violentos en EEUU en 2017. Archivo

El Brendann Center for Justice, con sede en Nueva York, proyecta para este año un aumento del 14 % en la tasa de homicidios en las 30 ciudades estudiadas, no obstante en Chicago la cifra preliminar indicaría una subida de 43,7 %.

En 2015, Chicago, Baltimore y Washington D.C, se atribuyeron más de la mitad del incremento de los homicidios en el país, aunque este año la criminalidad siguió en aumento en Chicago y para las otras dos ciudades se proyectan declinaciones del 6 y 18,6 % respectivamente, agrega el estudio.

Algunas de las razones mencionadas por el centro para el incremento de la violencia en Chicago serían la reducción de la fuerza policial, la pobreza en los vecindarios más conflictivos, otras formas de desventajas socioeconómicas y la violencia pandillera.

La Orden Fraternal de la Policía contabilizaba en julio pasado 863 detectives en la fuerza, una cifra que en enero de 2009 era de 1.151. Igualmente, la cantidad de técnicos en evidencias se redujo de 113 a 84.

“Los homicidios y tiroteos aumentan y la cantidad de detectives disminuye. No vamos en la dirección correcta”, declaró recientemente a periodistas el presidente de la orden, Dean Angelo.

Otro factor sería el bajo porcentaje de homicidios aclarados por el Departamento de Policía de Chicago, un 30 % comparado con el 56 % en Houston, una ciudad del mismo tamaño, o el 49 % de Filadelfia.

Según expertos, ello se debería a que la mayoría es atribuida a pandilleros que tienen el poder de intimidar a testigos y evitar que colaboren con la policía, y también a los escándalos recientes de violencia y uso excesivo de la fuerza letal contra los afroamericanos, que han distanciado a las comunidades de las autoridades.