Informe de NCLR advierte de “crisis de salud mental” entre jóvenes latinos  

Los jóvenes latinos enfrentan serios riesgos para su salud mental, revela un informe del Concejo Nacional de La Raza (NCLR)
Sigue a La Opinión en Facebook
Informe de NCLR advierte de “crisis de salud mental” entre jóvenes latinos   
Los jóvenes latinos afrontan más riesgos para preservar su salud mental.
Foto: Shutterstock

WASHINGTON.- La acritud del ciclo electoral este año ha abonado los incidentes de acoso y amenazas de violencia contra los jóvenes latinos,  muchos de los cuales ya afrontaban una “crisis de salud mental” y problemas de acceso a estos servicios de salud, según advirtió este martes un informe del Concejo Nacional de La Raza (NCLR).

El informe de 50 páginas, indicó que la llamada generación de los “Millenials”, aquellos entre 18 y 35 años de edad, es considerada como “la generación más estresada” en EEUU, porque está creciendo en un ambiente de “incertidumbre social”, derivada a su vez de un aumento en las desigualdades y presiones económicas y la escasez de empleos.

Al presentar el informe, Janet Murguía, presidenta de NCLR, afirmó que el informe deja constancia de que “demasiados de nuestros niños atraviesan una crisis de salud mental”, aunque muchos se las ingenian para navegar ese reto.

Murguía destacó que los jóvenes latinos en particular tienen retos “únicos” debido a su origen étnico o percepciones sobre su estatus migratorio, pese a que el 95% de los menores de 18 años nació en EEUU.

El documento se apoyó en un estudio reciente del “Southern Poverty Law Center” (SPLC), según el cual 2,500 educadores describieron incidentes de abuso y acoso que ocurrieron justo después de las elecciones pasadas.

UNDOCUMENTED STUDENTS
Los jóvenes latinos encuestados revelaron que sufren más ansiedad. Foto: Archivo

El 80% de los entrevistados denunció un aumento de la ansiedad que sufren los estudiantes de grupos marginados tales como las minorías, los jóvenes homosexuales y los inmigrantes.

Además, muchos latinos ahora viven una ansiedad “más pronunciada” ante la “aterradora posibilidad” de que se les deporte a ellos o a su padres y que sus familias se separen permanentemente, dijo NCLR.

Ya antes de que las elecciones profundizaron la ansiedad entre algunos jóvenes, el año pasado 15,1% de las adolescentes latinas intentó suicidarse,  en comparación con el 9,8% de las blancas y el 10,2% de las afroamericanas. Ese mismo año, el 46,7% dijo sentir tristeza o desesperanza, con comparación con el 37,9% de las blancas, y el 33,9% de las afroamericanas.

Los jóvenes de las minorías, en particular, afrontan retos adicionales como “la pobreza, los vecindarios peligrosos, y la discriminación étnica y racial crónica”, condiciones que. junto a otros aspectos de salud, podrían empeorar su nivel de estrés y afectar su salud mental y emocional, según el documento.

 

Teenage girl student with backpack in classroom
Los jóvenes latinos han dicho que se sienten más en riesgo en un clima que estimula el racismo. Foto: Archivo

La mayoría de los jóvenes latinos tienen una red de apoyo familiar y social que les ayuda a navegar la tormenta pero no todos tienen esa suerte, y “los más vulnerables” pueden afrontar “altos niveles de malestar o trauma”, que se manifiestan en problemas de ansiedad, depresión, y hasta riesgos de suicidio, advirtió NCLR.

También tienden a tener, más que cualquier otro grupo étnico, un mayor riesgo de Síndrome de Estrés Postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés), abuso de drogas, y el riesgo a sufrir de ansiedad o problemas de comportamiento también han aumentado entre estos jóvenes.

Barreras en el acceso

El informe dejó en claro que los jóvenes latinos enfrentan muchas barreras en su acceso a servicios de prevención y tratamiento, por razones que incluyen: el costo de los servicios de salud mental; la falta de seguro médico, el estigma relacionado con los problemas de salud mental y, en muchos lugares, una escasez de programas y proveedores capaces de atender a esta población.

NCLR argumentó que el costo social de ignorar estas necesidades es muy alto, tomando en cuenta que muchos jóvenes con problemas de comportamiento y salud mental terminan presos, en vez de recibir un buen tratamiento.

“Los centros de detención suelen exacerbar los problemas psicológicos y cuestan al estado miles de millones de dólares cada año. El no tratar las enfermedades mentales y las adicciones adecuadamente puede resultar en circunstancias devastadoras tales como la mendicidad, la delincuencia, la violencia o la muerte prematura. Por el bienestar de nuestros jóvenes, tenemos que hacerlo mejor”,  enfatizó el informe.

Por ello, el documento, pensado en particular para los profesionales de salud, incluye una serie de recomendaciones para crear “una cultura enfocada en la salud” de los hispanos, a través de programas de salud mental de alta calidad y adecuados a la cultura hispana.

El informe aplaudió como buen primer paso la reciente aprobación del proyecto de ley “21st-Century Cures Act”, firmada recientemente por el presidente Barack Obama y cuya meta es ampliar las inversiones en estudios y demás programas de salud mental en todo el país.