Fotos: Las expresiones más divertidas de los animales

Desde sapos bailarines hasta descaradas lagartijas, nada en el mundo de las pequeñas criaturas se le escapa al fotógrafo indonesio Muhammad Roem
Fotos: Las expresiones más divertidas de los animales

Hay imágenes en primer plano y luego están las que el fotógrafo amateur Muhammad Roem toma del mundo silvestre.

Desde sapos bailarines a lagartijas descaradas, es poco lo que se le escapa a la cámara de este indonesio de 28 años. Roem, un enfermero a tiempo completo, se apasionó con la fotografía hace unos tres años.

Fotografías del mundo silvestre de Muhammad Roem
A Roem claramente le gustan los sapos.

Ahora, cada vez que tiene tiempo libre, persigue pequeños animales.

“Sigo los insectos hasta que obtengo la expresión exacta. Algunas veces, de decenas de fotos, sólo hay una que vale la pena. Otros días no saco nada (que valga la pena)”, le cuenta a la BBC.

“Mucha gente no sabe o se fija mucho en partes específicas de un animal”, comenta Roem. “Mi intención es mostrar partes específicas, por ejemplo, si miras a los ojos (de las criaturas), es impresionante“.

Primerísimo primer plano del ojo de una iguana por Muhammad Roem
Si pestañeas te lo pierdes, la mirada de una iguana.

Fotografías del mundo silvestre de Muhammad Roem
Normalmente usa un lente macro de 100 mm, aunque siempre lleva un MP E 65mm para primerísimos primeros planos.

Fotografías del mundo silvestre de Muhammad Roem
¿Quién se puede resistir a su sapo bailarín?

“En un principio empecé aprendiendo sólo sobre fotografía, después empecé a recibir consejos de un profesor”, cuenta Roem. ”

La mayoría de las veces recorro Batam (una de las islas de Indonesia) para tomar fotos. Pero cuando tengo tiempo libre intento viajar por el país”.

Fotografías del mundo silvestre de Muhammad Roem
Uno casi que puede sentir las gotas de lluvia en esta foto de una libélula.

Su ajetreado trabajo significa que tiene poco tiempo para tomar fotografías, pero cuando logra sacar tiempo, asegura que se pasa hasta una semana perfeccionando una sola toma.

“Me lleva todo un día tomar una foto”, aclara. “Pero hasta una semana editarla y procesarla”.

Las fotos son cortesía de Muhammad Roem.