Trump nombra a su “compadre” de negocios en puesto clave

El multimillonario Carl Icahn será Asesor Especial sobre Regulaciones Federales
Trump nombra a su “compadre” de negocios en puesto clave

La amistad y la relación de negocios entre el presidente electo Donald Trump y el multimillonario Carl Icahn no es secreto en los Estados Unidos.

Incluso, durante su campaña el republicano lo consideró para ser Secretario del Tesoro, puesto al que fue nominado Steven Mnuchin, exejecutivo de Goldman Sachs, la firma más poderosa de Wall Street.

Ahora Icahn tendrá una posición que podría considerarse privilegiada, pues es una especie de satélite del gobierno, ya que no forma parte de la nómina, pero puede sugerir decisiones de gran envergadura sobre regulaciones federales.

De hecho esa es la posición: “Asesor especial sobre regulaciones federales”, es decir, todo lo relacionado a normatividad para cualquier tema.

“La posición no es un trabajo oficial del gobierno. Icahn no recibirá pago y no tendrá que renunciar a sus negocios actuales. Sin embargo, es el último ejemplo de un “forastero” por excelencia que puede asumir el poder cuando Trump reúne a sus secretarios y asesores de gabinete”, publicó The Wall Street Journal.

Icahn también es famoso por considerar que hay una regulación excesiva, sobre todo para negocios e indicó que la administración de Barack Obama detuvo inversiones en el país, debido a las normativades.

El multimillonario, dueño de casinos en Atlantic City, ha elogiado la postura de Trump sobre leyes.

“Lo que Trump está tratando de lograr es ayudar a los negocios de este país, para que sean arruinados por una regulación absurda, por los burócratas”, ha dicho.

Icahn ocupa el lugar 65 de los hombres más ricos del mundo, según Forbes, con una fortuna de 16.8 billones de dólares.

Entre las empresas que tiene se encuentra Tropicana Entertainment Inc, de la que es presidente, como indican los perfiles de Bloomberg.

He ahí la que sería una de las más recientes conexiones empresariales con Trump, pues el republicano le vendió a esa empresa su casino en Atlantic City, donde cientos de personas perdieron sus empleos al irse a bancarrota. El hotel-casino ya fue cerrado.