Las 6 peores cosas que puedes hacer después de un atracón

Especialmente en esta época del año, evítalas para que no interfieran con tu salud
Las 6 peores cosas que puedes hacer después de un atracón

La mayoría de las personas se toman unos minutos libres después de ingerir sus comidas principales y, aprovechándolos, ponen en práctica algunos hábitos para distraerse o relajarse. Estas costumbres se han extendido con el paso de los años y, aunque algunas se realizan de forma inconsciente, no siempre son convenientes para mantener el bienestar.

Si bien al principio parecen acciones inofensivas, con el paso del tiempo pueden influir en la aparición de incómodos síntomas o problemas graves de salud, según el sitio mejorconsalud.com.

Para que conozcan algunas de estas actividades que se deben evitar después disfrutar de las comidas principales y sus consecuencias, a continuación se las presentamos.

Tomar una siesta o ir a dormir después de haber comido puede acarrear molestos síntomas a nivel digestivo. Aunque para muchos es un hábito relajante y necesario, es primordial tener en cuenta que su práctica afecta de forma directa el proceso de digestión.

Dado que el cuerpo está acostado, los jugos gástricos no cubren por completo los alimentos en el estómago y, por ende, no aprovecha de forma óptima los nutrientes. Además, pueden causar molestias en el esófago, ya que su naturaleza ácida ocasiona reflujo y sensación de quemazón.

-Para nadie es un secreto que la mala costumbre de fumar tiene graves consecuencias en la salud pulmonar y cardiovascular. Lo que algunos desconocen es que los riesgos son aún mayores cuando se practica después de una comida principal. Esto se debe a que la nicotina se une al exceso de oxígeno que es necesario en el proceso digestivo y, a su vez, esto facilita la absorción de carcinógenos.

cena navidad
¿Se le pueden bajar los “megatones” a esta bomba navideña?

Algunas personas pueden pensar que las frutas son una alternativa saludable para complementar los platos principales del día. Son dulces, versátiles y parecen una buena opción para reemplazar los postres tradicionales, sin embargo, lo que pocos saben es que es más conveniente consumirlas con el estómago vacío, ya sea en ayunas o entre comidas.

Este alimento requiere de enzimas diferentes para digerirse bien y sus azúcares naturales necesitan más tiempo para ser absorbidos en su totalidad. Sin otros alimentos qué digerir, el cuerpo se beneficiará con todos los nutrientes, fibras y azúcares simples que, principalmente, mejorarán sus energías.

Al comerlas momentos antes o después de una comida abundante, sus restos permanecen en el estómago por más tiempo y pueden provocar indigestión, gases y otras molestias.

Aunque tomar una ducha es relajante y bueno para la salud circulatoria, no es conveniente hacerlo después de comer, ya que puede provocar debilitamiento en el sistema digestivo.

Esta aumenta el flujo sanguíneo hacia las manos y la parte inferior del cuerpo, por lo que disminuye la cantidad que debe ir hacia el estómago. Como consecuencia sus funciones se vuelven deficientes, lo que su vez puede originar dolores, inflamación y pesadez.

El consumo de agua fría durante y después de las comidas puede causar una mala digestión de los alimentos. Según el sitio mejorconsalud.com, al parecer, causa la aglutinación de las comidas y, a su vez, dificulta el proceso de absorción de nutrientes y separación de los desechos.

-Otra cosa más: a pesar de que el té es una bebida saludable, no se aconseja su ingesta con los platos principales del día. Esta bebida interfiere con la absorción del hierro, dado que contiene una sustancia llamada ácido tánico que se une con la proteína y este mineral.

Como resultado, hay una disminución de hasta un 87% en la absorción de hierro, lo cual puede conducir a episodios crónicos de anemia. Este nutriente es esencial para la producción de glóbulos rojos en la sangre y su deficiencia conduce a síntomas como dolor en el pecho.

Por si no lo sabes te aclaramos que, según el sitio mejorconsalud.com, es un error pensar que el ejercicio físico después de comer es bueno para perder medidas y quemar más calorías. Si bien no se puede negar que correr o caminar es bastante saludable, su práctica después de ingerir un plato abundante puede causar indigestión y malestar estomacal.

Por lo tanto, no debe realizarse antes de haberse cumplido, al menos, 30 minutos después de la comida y, de ser así, no debe superar los 10 minutos.

Por si tienes alguna o varias de estas costumbres, toma nota para que a partir de este día las borres de tu quehacer diario, para que no interfieran en tu salud.