Editorial: Un fin de año seguro

No corra riesgos, por favor celebre el fin de año de una manera segura
Editorial: Un fin de año seguro
Manténgase a salvo mientras usted y su familia disfruta de una exhibición de fuegos artificiales.
Foto: Archivo

Los fuegos artificiales son una forma tradicional de conmemorar el Año Nuevo. La forma más segura de hacerlo es ir a uno delos lugares públicos donde se pueden disfrutar estos espectáculos.

Los fuegos artificiales son una manera tradicional de celebrar el Año Nuevo. Lo importante es que esta alegría colorida no termine en una mala manera. Para ello, la forma más segura es asistir a los numerosos sitios públicos para disfrutar del espectáculo.

Este año no se puede hablar de fuegos de pirotecnia sin mencionar la tragedia ocurrida hace unos días en el área de Tultepec, estado de México. Allí murieron 35 personas y más de 70 resultaron heridas en una explosión en el mercado San Pablito, el cual con orgullo era considerado el más seguro de América Latina.

Algunos sobrevivientes dicen que un niño jugando con cohetes fue el desencadenante de las múltiples explosiones. Ahora se reporta que los accidentes eran frecuentes allí, que las autoridades locales estaban más interesadas en presumir la aparente seguridad que en verificarla y que las autoridades federales, específicamente el Ejército, que estaban a cargo del cumplimiento de las medidas de seguridad, no hizo la labor adecuada.

Esperamos que este trágico accidente conduzca a reforzar realmente la seguridad de los fuegos de artificio en México y no solo motive el interés momentáneo de los políticos.

Lamentablemente a lo largo de América Latina en esta Navidad ya se registraron accidentes con muertos y su caudal de quemados, muchos de ellos niños.

En Estados Unidos el año pasado los accidentes con fuegos artificiales causaron ocho muertos y más de 11,000 heridos. La peor temporada para estos incidentes suele ser alrededor de la fecha de la independencia, el 4 de Julio.

Sin embargo, la pirotecnia está presente a fin de año en muchos hogares latinos en esta época por una cuestión de tradición. Y eso es un problema.

En la ciudad de Nueva York es ilegal el uso, la compra, la venta y el transporte de los fuegos artificiales para el consumidor. En el condado de Los Ángeles solamente se permite en 39 ciudades un tipo de fuego artificial que no vuela ni explota. En las 49 restantes y en todos las áreas no incorporadas, están prohibidos.

Igualmente prohibida está la mala costumbre de disparar un arma al aire, porque la bala bajará a una velocidad suficiente como para matar a alguien.

Así que por favor celebre el fin de año de una manera segura. Deje que los expertos se hagan cargo de los fuegos artificiales para que la familia se dedique disfrutarlos.