El Coliseo de L.A. es ahora una zona libre de basura

Programa ayuda a que el 90% de los desperdicios creados en los partidos de futbol americano sean reciclados
El Coliseo de L.A. es ahora una zona libre de basura
Los platos que se venden en el Coliseo son ahora hechos de fibra reciclable.
Foto: Getty Images

Autoridades del Coliseo Memorial de Los Ángeles dijeron ayer que ahora el estadio es considerado como una zona “zero waste” o libre de basura.

Esto se debe a que más del 90% de los desperdicios generados durante los juegos de futbol americano son reciclados o convertidos en abono.

“Este logro es raro en el mundo del futbol americano de universidad y profesional”, dijo para KPCC Brian Grant, quien fue contratado hace tres años para desarrollar el programa y hoy es el director de operaciones del mismo.

“Solo un puñado de estadios han logrado lo mismo, está la sede para realizar los juegos de Philadelphia Eagles y la Universidad de Colorado”, agregó.

Las autoridades del Coliseo angelino se dieron cuenta que habían alcanzado el estatus de zona “libre de basura” luego de dos juegos: el de USC que se dio el último 26 de noviembre y el de los Rams celebrado el 12 de diciembre.

En ambos juegos, casi todo —desde latas hasta hot dogs a medio comer— no fue a parar esta vez a los vertederos, conocidos como rellenos sanitarios.

“Es algo que tardó en llegar pero ha dado resultados positivos”, dijo Grant. “Ir de desviar basura [a los vertederos] a generar un cero por ciento de desechos en dos años es increíblemente rápido como para un programa de este tamaño”.

El proyecto para el Coliseo de L.A. se empezó a desarrollar desde hace tres años. / Getty
El proyecto para el Coliseo de L.A. se empezó a desarrollar desde hace tres años. (Foto: Getty Images)

Grant vino de la Universidad de Minnesota, donde creó un programa de reciclaje y generación de material biodegradable para dicho estadio escolar, con capacidad para 50,000 personas.

Quizo hacer lo mismo en Los Ángeles y la Universidad Estatal de California (USC) lo aprobó, ya que dicho campus se empezó a hacer cargo de la dirección del Coliseo en 2013.

Grant, quien es hoy empleado de USC, dijo que trabajó con el Departamento de Sostenibilidad de dicha escuela para preparar un plan.

Además trabajaron en conjunto con el contratista de basura, vendedores y empleados para asegurarse que más productos pudieran ser reciclados o convertidos en artículos biodegradables, como los platos que se usan para la comida que se vende.

“Los materiales biodegradables [que se vuelven abono] van a las granjas, donde pueden ser convertidos en productos aditivos para el suelo”, aseguró Grant. “Ahora usamos platos hechos a base de fibra natural”.

Otras modificaciones

Otros cambios fueron más básicos. Por ejemplo, Grant se aseguró que las latas y botellas que se tiraban en los contenedores azules para reciclaje en realidad sean reciclados, algo que se había pasado por alto antes.

Como resultado: 16 toneladas de residuos producidos en el juego de Rams y Trojans no fueron a parar a los vertederos.

Cerca del 60% del desperdicio en el juego de los Rams eran materiales reciclables, en su mayoría latas de cerveza.

Como no se vende alcohol en los juegos de USC, entonces se intenta que el 60% de los desperdicios vayan a las granjas como abono.

“Lograr una zona libre de basura es casi siempre caro porque requiere más horas de pago para que los trabajadores separen los materiales de manera adecuada”, dijo Grant.

Sin embargo, el Coliseo compró cuatro nuevas máquinas prensadoras para aplastar el papel, plástico y aluminio adecuadamente; además de descartar la comida.

El experto agregó que este programa hubiera podido costar más de $45,000 cada año pero que el Coliseo no gastará nada ya que se hizo arreglos con la compañía de recolección de basura.