Controversia por acercamiento de pastor evangélico latino a presidente electo Donald Trump

Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), participará con una oracion en la investidura de Trump, pero no todos los líderes evangélicos latinos están de acuerdo en darle el beneficio de la duda al presidente electo tras su retórica antiinmigrante
Controversia por acercamiento de pastor evangélico latino a presidente electo Donald Trump
Samuel Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC).

La invitación a un pastor evangélico latino, junto a otros líderes religiosos, para orar en la toma de posesión presidencial de Donald Trump el próximo 20 de enero en Washington D.C. ha causado división en la comunidad evangélica latina de Estados Unidos, incluyendo severas críticas al pastor, Samuel Rodríguez, por aceptar participar en la investidura y por sus palabras elogiosas respecto al presidente electo, antes y después de su elección.

Rodríguez, presidente de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano (NHCLC), participará en la ceremonia de toma de posesión de Trump, junto con otros cinco líderes de fe y será uno de tres religiosos que harán la invocación -oración- en el evento. Los otros dos serán el cardenal de Nueva York Timothy Dolan y la pastora Paula White, del New Destiny Christian Center.

El líder evangélico, quien durante años ha estado activo en las líderes políticas, fue crítico durante la campaña presidencial de la “retórica antiinmigrante” de Trump e instó al entonces candidato en varias ocasiones a “construir puentes y no muros”, pero al mismo tiempo también lo defendió asegurando que no era una persona racista y dando declaraciones a medios como Fox News en los que identificaba a Trump como un “hombre que dice la verdad a los poderosos”.

Rodríguez dijo este jueves en una entrevista con La Opinión que no podía rechazar “una invitación para orar”.

“Cómo no voy a orar, cuando se da la oportunidad de ser luz, como decir que no en una de las plataformas más importantes que existen en esta tierra y presentar un mensaje lindo de amor y de unidad”, dijo Rodríguez, agregando que esto no disminuye su compromiso con los evangélicos latinos ni los inmigrantes.

El pastor agregó que las recientes palabras de Trump sobre los inmigrantes y el futuro de DACA, expresadas después de la elección le habían “conmovido”.

“En una entrevista tras la elección con el programa 60 minutes y en otra con la revista Time después de la elección, Trump dijo que los inmigrantes eran gente “genial” (terrific) y que se haría algo en favor de los jóvenes con DACA”, dijo Rodríguez.

Aseguró además que antes de esas declaraciones, “literalmente dos horas y pico antes”, habían tenido algunos obispos y pastores una conversación con gente del equipo de Trump donde les aseguraron que no se llevarían a cabo las amenazas más duras que el ahora presidente electo hizo sobre los inmigrantes. La conversación fue organizada por él mismo, aseguró Rodríguez.

“Yo les dije, hay preocupación, hay temor en nuestras iglesias. Me aseguraron que no habrá “fuerza de deportación”, que los muchachos de DACA no van a ser perjudicados y que las únicas deportaciones que se van a hacer son aquellas de personas que son criminales, como lo dijo en 60 minutos”.

El equipo de Trump, al parecer, satisfizo todas las preguntas que hizo Rodríguez sobre los inmigrantes, aunque dijo que “me mantendré vigilante y espero que cumpla lo que dijo después de la elección y no lo que dijo antes”.

No obstante, algunos líderes evangélicos latinos que en estos momentos se preparan para defender a sus comunidades inmigrantes de posibles acciones del gobierno de Trump, no están tan convencidos de que sea bueno de parte de Rodríguez dar el beneficio de la duda a Trump por anticipado, luego del tono de su campaña presidencial.

Gabriel Salguero, presidente de la Coalición Nacional Evangélica Latina (NALEC), otro grupo que engloba a latinos evangélicos, dijo que el movimiento evangélico latino, que tiene unos 6 millones de miembros “tiene una diversidad de voces” y que “no hemos visto hasta ahora que haya razones para confiar en él ni para pensar que la influencia evangélica que lo ha rodeado o que lo rodea le hayan hecho cambiar su actitud hacia los inmigrantes”.

“Varios evangélicos, incluyendo Rodríguez, han tenido acceso a él en el pasado, pero su retórica no ha cambiado en más de dos años, no tenemos ninguna razón para pensar que estar cerca de él va a hacer que cambie ahora”, dijo Salguero, quien ha sido asesor del presidente Barack Obama y de George W. Bush del tema migratorio desde el punto de vista evangélico.

Salguero, en referencia directa a Rodríguez, agregó que “no podemos sacrificar nuestra integridad y nuestra plataforma a cambio de un acceso político”.

Como Rodríguez, Salguero tenía diferencias con la demócrata Hillary Clinton, especialmente su apoyo al derecho al aborto y el matrimonio gay. Pero, dijo Salguero “no quisimos darle una plataforma al señor Trump, quien por 18 meses tuvo un lenguaje hostigador y castigante (sic) hacia la población que nosotros representamos. Y eso está en el récord”.

Rodríguez no apoyó a ningún candidato durante la campaña, dijo, y en la entrevista de hoy aseguró que no es republicano ni demócrata sino “independiente”, pero el vicepresidente de su organización, pastor Tony Suarez si lo hizo, apoyando a Trump en forma muy prominente y presentándose en uno de sus mítines para declara que Trump “es cristiano”.

Unos días antes de la elección, Rodríguez hizo un llamado a los evangélicos a votar “por la plataforma pro vida, la libertad religiosa y no por la personalidad”, una referencia que parece dirigida a apoyar a Trump, quien durante su campaña expresó con fuerza su convicción contra el aborto y por la libertad religiosa.

Varios pastores evangélicos de Los Ángeles, que formaron recientemente la Coalición de Pastores Latinos (COPALA), que cuenta con la afiliación de unas 50 iglesias locales, dijeron esta semana que dada la cantidad de inmigrantes -muchos indocumentados- en sus iglesias, ellos están listos para la defensa de esa comunidad.

Respecto al papel de Rodríguez, dijeron que va a depender de cómo este se comporte.

“El hecho que Trump tenga simpatía con líderes evangélicos nos ayuda a nosotros para levantar un movimiento de influencia para impulsar una reforma migratoria y defender a los inmigrantes”, dijo Melvin Valiente, de la Primera Iglesia Bautista de Maywood. “Yo sé que Samuel ha luchado mucho en el pasado en defensa de los inmigrantes y que sea una voz de influencia allí nos ayuda, siempre y cuando no se desvíe del propósito”.

Carlos Rincón, pastor del Centro de Vida Victoriosa del Este de Los Angeles, dijo que “nuestro enfoque está en la gente que pastoreamos”.

“Hace tiempo tuvimos una conversación con Samuel, cuando nos anunció que iba estar en un grupo de consejeros de Trump, y al parecer dice que este ha cambiado un poco, de deportar 11 millones a sólo 2 o 3, es difícil saber lo que va a hacer. Pero como personas de fe, esperamos que se deje la retórica de campaña a un lado y que se actúe con compasión”.

Walter Contreras, pastor de la Iglesia Presbiteriana de Pasadena fue más agresivo en su crítica a Rodríguez.

“Para mí el ha hablado de los dos lados, se ha pronunciado en forma confusa, para mí ha engañado a muchos y nosotros ya sabíamos que él estaba codeándose con los republicanos de esa forma”, dijo Contreras. “Yo creo que hay que morirse de vergüenza de ir a esa toma de posesión de un presidente que ha maltratado a los latinos de esa forma. Los cristianos pensamos que lo que sale de la boca sale de tu corazón, eso es algo bíblico, es inaceptable el defender las barbaridades e ignorar el clamor y las lágrimas del pueblo”.

Entretanto, otro grupo de más de 40 pastores envió una carta a Rodríguez -que él proporcionó a La Opinión, en la que lo felicitan por “ser el primer hispano evangélico en participar en una toma de posesión presidencial y sólo el segundo líder de fe hispano en recibir ese honor”.

En la carta, varios de los  “amigos y colegas más cercanos” de Rodríguez lo elogian por “no seguir líneas partidistas”.

“Usted se ha negado a ser usado por partido alguno…y ha seguido comprometido con la agenda del cordero (símbolo cristiano) y no la del elefante o el burro (símbolos del partido republicano y demócrata)”, reza la carta en la que también lo felicitan por “establecer una relación con Donald Trump” cuando otros líderes hispanos se negaron a hacerlo”.