¡Adiós a la ropa deportiva maloliente!

Cómo lavarla de forma correcta para eliminar los malos olores
¡Adiós a la ropa deportiva maloliente!

Uno de los grandes desafíos de los amantes del ejercicio rutinario y los deportes es quitarle el persistente olor a sudor y humedad que con gran frecuencia se apodera de la ropa deportiva.

Si seguir las pautas que indica su etiqueta para su lavado no funciona, hay que echar entonces mano de los secretos de las abuelas, así evitaremos tener que cambiarla a menudo, algo que puede golpear el bolsillo.

El lavado correcto

Para lavar la ropa deportiva apropiadamente se recomienda:

1. Leer bien la etiqueta de cada pieza y seguir sus indicaciones

No todas las prendas deportivas tienen las mismas indicaciones para su cuidado. Algunas necesitan lavarse a mano, unas necesitan ser colgadas para su secado y otras pueden lavarse y secarse en la lavadora y secadora automática. Así que, antes de echar la ropa deportiva a la máquina, conviene leer muy bien las etiquetas.

2. Eliminar por completo el mal olor

El mal olor que queda impregnado en la ropa deportiva después de una buena jornada de entrenamiento resulta difícil de eliminar. Por ello, la industria de jabones para la ropa ha creado una línea especial para ello, como es el caso del Febreze in-wash Odor Eliminator, por dar un ejemplo.

El agregar un poco de bicarbonato de sodio al ciclo del lavado también funciona.

El agregar un poco de bicarbonato de sodio al ciclo de la lavadora ayuda a eliminar el mal olor de la ropa deportiva.
El agregar un poco de bicarbonato de sodio al ciclo de la lavadora ayuda a eliminar el mal olor de la ropa deportiva. /Shutterstock

3. Secar la ropa deportiva con el suavizante y antiestático correcto

Las hojas suavizantes para el secado no pueden usarse con todo tipo de tejido. Las toallas, ropa deportiva, cobijas o pijamas confeccionados con telas de microfibra se arruinan con éstas, ya que pierden tejido y su capacidad de absorción

4. Un lavado de tan solo ropa deportiva de la misma tela

La ropa deportiva debe lavarse preferiblemente sola o mezclada tan solo con piezas de algodón de suave tejido o de jersey. Su mezcla con ropa confeccionada con telas ásperas y gruesas —como lo es la pana—puede desgastarla o causar el llamado  “pilling”.

5. Adiós al ciclo de centrifugado

Para que la ropa deportiva se mantenga en forma se debe evitar el ciclo de centrifugado, especialmente si está confeccionada con telas elásticas o delicadas. Y su secado debe ser únicamente sobre una toalla limpia, cuyo textil no tiña.

Algunas piezas requieren ser lavadas a mano con jabones especiales que eliminan el mal olor de la ropa deportiva.
Algunas piezas requieren ser lavadas a mano con jabones especiales que eliminan el mal olor de la ropa deportiva./Shutterstock

Secretos de las abuelas que no fallan

Si el mal olor en la ropa deportiva persiste, aun habiéndola lavado con las recomendaciones que indica su etiqueta, conviene entonces poner en práctica los secretos de las abuelas que nunca fallan.

  • Dejar las piezas en remojo en agua tibia con tres cucharadas de bicarbonato de sodio y, de comprobar que el mal olor se ha ido, continuar su lavado en la lavadora automática, si sus indicaciones lo permiten.
  • Si  la prenda conserva el mal olor, entonces se procede a echar unas dos tazas de vinagre blanco en la mezcla del agua con el bicarbonato.

“El vinagre se echa poco a poco, porque al entrar en contacto con el bicarbonato se crea mucha espuma”, alerta Sophia Amaya,  jugadora de la Selección Nacional de Hockey de Colombia, recalcando que después de usar varios métodos de lavado para sacarle el mal olor a sudor a sus piezas deportivas lo único que realmente le funcionó fueron los secretos de las abuelas. “Algunos de los nuevos jabones para eliminar el olor funcionan, pero sale costoso estar lavando todo el equipo con ellos. En cambio, el bicarbonato y el vinagre blanco no cuestan mucho”.

  • Otro secreto que funciona es echar un puñado de sal de cocina sobre las prendas sudadas. Dejarlas con la sal por unas tres o cuatro horas hasta que se neutralice el mal olor y luego proceder a lavarlas de acuerdo con sus indicaciones.
  • Lavar la ropa deportiva después de cada uso y no dejarla acumulada por días en el cesto de la ropa sucia o en la bolsa en la que se transporta también ayuda a que el mal olor no se concentre en la tela y se elimine con rapidez con su correcto lavado. También ayuda tener varias piezas y alternar su uso.