Asi disfrutó la gente el Desfile de las Rosas 2017

Familias latinas madrugan para participar de un evento cargado de color, música y muchas rosas
Asi disfrutó la gente el Desfile de las Rosas 2017
La carroza de Done Vida motivó a las personas a ser donantes de órganos. (Jacqueline García)

Sin importar el intenso frío y tener que madrugar para encontrar un espacio sobre el bulevar Colorado, en Pasadena, ayer cerca de 700,000 personas esperaron con ansias para dar inicio al Desfile de las Rosas 2017, en su edición número 128.

Mientras unos acomodaban sus sillas y cobijas, otros poco a poco buscaban un lugar más adelante para tener mejor vista del evento que llevó por título este año “Echoes of Success” (Ecos de éxito).

Víctor Camacho (centro) junto a su familia levantan la mano emocionados de participar como audiencia en el Desfile de las Rosas 2017. (Jacqueline García/La Opinión)
Víctor Camacho (centro) junto a su familia levantan la mano emocionados de participar como audiencia en el Desfile de las Rosas 2017. /Foto: Jacqueline García

Víctor Camacho y su familia, compuesta de 45 miembros, estaban muy emocionados por ver las carrozas. Ellos ya tenían un espacio reservado, lugar que les costó mucho esfuerzo conseguir.

“Unos llegaron desde ayer [domingo] al medio día a apartar el lugar”, dijo Camacho. “Queremos que la familia pase un día feliz y que todos los niños se
diviertan”.

Y es que ver el desfile en televisión no es lo mismo que presenciar de cerca el colorido de las carrozas y vibrar al compás de la música de las bandas. Es por ello que la familia Camacho lleva 28 años consecutivos asistiendo a los eventos de inicio de año.

Eduardo Lomelí, uno de los niños de la familia, se alegró de tener un asiento con buena vista. “A mí me gusta mucho el desfile”, dijo el pequeño de 11 años.

A poca distancia se encontraba la familia Leyva, originaria de El Salvador y residente en Los Ángeles. Ellos también madrugaron para tener un espacio dentro de las 5.5 millas en las que se desplazaron las carrozas, bailarines, músicos, princesas, caballos, entre otros participantes de la fiesta.

La familia Leyva llegó de madrugada para apartar lugar en primera fila. (Izq. a der.) Mario Alejandro, Veronica Maribel, Eric junto a sus padres Mario y Rosa Leyva. (Jacqueline García)
La familia Leyva llegó de madrugada para apartar lugar en primera fila. (Izq. a der.) Mario Alejandro, Veronica Maribel, Eric junto a sus padres Mario y Rosa Leyva. (Jacqueline García)

Mario Leyva dijo que su familia, de cinco miembros, llegó a las 1:45 a.m. para apartar un lugar en la primera fila.

“Llegamos bien preparados con cobijas, abrigos y sillas… Este es el segundo año que venimos al evento”.

Su esposa, Rosa, contó que “todos se levantaron a las 12:30 de la mañana para alistarse”.

Las carrozas del desfile son la atracción principal. (Jacqueline García)
Las carrozas del desfile son la atracción principal. (Jacqueline García)

Junto a ellos estaba Edith García, quien comentó que su familia salió a las 1:00 a.m. desde Inglewood para apartar un lugar.

“Nosotros nos la pasamos en la camioneta durmiendo, pero mi cuñada se quedó apartando los lugares en la calle”, dijo la joven.

La familia Alanís esperaban ansiosos por el inicio del desfile. (Jacqueline García)
La familia Alanís esperaban ansiosos por el inicio del desfile. (Jacqueline García)

Por su parte, Lorena Alanís confesó que todo esfuerzo vale la pena. Ella dijo que quiere mucho a su familia y que por eso estuvo dispuesta a pasar el frío de la noche para que todos pudieran tener un espacio y disfrutar.

“Ya hemos venido como cuatro veces… Y es que a mí me gustan mucho las bandas”, dijo.

Un poco de México en Pasadena

Mientras ondeaba la bandera de México y bailaba al son de la música mexicana, Raquel Jara dijo que le emociona mucho ver a la banda de México. “Nos venimos con toda la familia”, dijo Jara quien señalo a un grupo de personas. “Por 30 años hemos venido a ver el desfile” sin faltar, dijo Jara.

Raquel Jara (centro) junto a su familia celebraban la participación de la banda de México. (Jacqueline García)
Raquel Jara (centro) junto a su familia celebraban la participación de la banda de México. (Jacqueline García)

A poca distancia se encontraba la señora Adriana quien no podía parar de ondear su bandera de México mientras aclamaba a la banda de los Búhos de Veracruz. “Mi esposo es de Veracruz y me llena mucho de emoción ver a los muchachos”, dijo Adriana quien se acercó a los chicos para tomarse fotos mientras ellos tocaban.

Adriana aseveró que los mexicanos son una parte importante en el país hasta en el desfile de las rosas. “No nos quieren a los mexicanos aquí pero esta banda nos representa muy bien”, añadió emocionada.

Adriana portaba orgullosa su bandera de México. (Jacqueline García)
Adriana portaba orgullosa su bandera de México. (Jacqueline García)

Los Búhos de México orgullosamente tocaron sus mejores canciones incluyendo América, La Bamba y Cielito Lindo durante las 5.5. millas de recorrido. Los 130 músicos y 20 bailarinas folclóricas de la escuela técnica número 3 de Xalapa fue una de las 21 bandas musicales que participaron este año.

La banda de México Los Búhos impresionó a la audiencia con su participación. (Jacqueline García)
La banda de México Los Búhos impresionó a la audiencia con su participación. (Jacqueline García)

Para acatar la regla de “nunca en domingo” el desfile de las rosas se llevó a cabo en lunes. Según data la historia del desfile, en 1890 el primero de enero cayó en domingo y para evitar que el bullicio de celebración asustara a los caballos que esperaban afuera de las iglesias, se evitó que este ocurriera en domingo. Desde entonces la regla se ha seguido siendo este la decimo novena ocasión en la historia del desfile de las rosas que el primero de enero cae en domingo.