Por qué el sexo en el agua puede ser menos placentero de lo que imaginas

Es una fantasía erótica común, pero puede no ser tan excitante como imaginas
Por qué el sexo en el agua puede ser menos placentero de lo que imaginas

La ciencia insiste en que el calor nos predispone biológicamente al sexo, querramos o no.

La influencia de la luz solar incrementa los niveles de testosterona y de estrógenos, también aumenta la producción de serotonina, el neurotransmisor vinculado al placer y la excitación. “El calor suele propiciar los encuentros sexuales debido a que producimos más oxitocina y endorfinas relacionadas con el deseo sexual, haciendo que aumente el deseo, aunque éste puede variar a lo largo de nuestra vida y estar influido por otros factores, que no son los climatológicos. Es decir, el calor no es una causa directa de los niveles de deseo” apuntan los sexólogos.

Cuestión es que las hormonas revolucionadas reavivan la fantasía más común en los ambientes con costa, la del sexo en el agua. ¿Pero qué hacemos en esta temporada que hace frío? Quizá se te antoje un encuentro candente en el vapor o bajo el chorro de agua caliente de la ducha, pero debes saber que el agua es el peor lubricante de todos, al punto que puede reducir por completo la lubricación natural y provocar rozaduras dolorosas; esto sin hablar de la probabilidad de resbalones que pueden ser fatales.

Por eso mismo es momento de reciclar esos lugares comunes y darle cabida a espacios y fetiches nuevos. Ejemplo, si están de vacaciones en la montaña o el campo siempre habrá un rincón oscuro entre los árboles donde tender la manta y hacer pic nic, o si están en la ciudad las baldosas frescas de la cocina, y el balcón cuando corre la brisa nocturna son escenarios perfectos para la horizontalidad (o verticalidad).

El hielo suele ser un gran juguete, como los helados y otros alimentos frescos. Y eso sí, tratándose de un ejercicio aeróbico antes hay que hidratarse bien. Si aún así la fantasía del agua es más fuerte, la ducha parece ser el menos peor de los escenarios, aunque el látex del profiláctico se deteriora con el cloro.