Creciente alarma por confirmación de Jeff Sessions como Procurador General

El controversial senador de Alabama sigue generando firme oposición de grupos que lo consideran "incapaz"
Creciente alarma por confirmación de Jeff Sessions como Procurador General
Jeff Sessions, avanza hacía el puesto de fiscal general

El senador de Alabama Jeff Sessions, candidato del presidente electo para Procurador General de la Nación, se perfila como uno de los nominados más peligrosos del gabinete de Donald Trump para las minorías y los inmigrantes, y la oposición externa a su confirmación sigue creciendo con el paso de los días. 

La audiencia de confirmacion de Sessions ante el comité judicial del senado está pautada para los próximos días 10 y 11 de enero,  y aunque los republicanos tienen la mayoría de votos para refrendar a Sessions -y el apoyo de al menos un demócrata, Joe Manchin de West Virginia- los demócratas harán lo posible por traer a colación el pasado de Sessions  y su record de expresiones consideradas por muchos racistas y discriminatorias, y dejar claro que lo consideran “incapacitado para el cargo”. 

Este jueves, la reputada organización Common Cause, un grupo pro “buen gobierno” que normalmente no toma posturas respecto a los nominados por un presidente, dijo que se opone a la confirmación de Sessions porque “es un conocido crítico de muchas de las leyes que él tendrá que aplicar como procurador” y por su record de oposicion a las leyes que garantizarn un derecho igualitario al voto.

“Jeff Sessions no está capacitado para el cargo de procurador”, dijo un comunicado de Common Cause. “Nos hemos opuesto a nominaciones presidenciales en muy pocas ocasiones durante 46 años de nuestra historia, incluyendo la de Robert Bork para la Corte Suprema (1987), John Tower para Defensa (1989) y Ed Meese para Procurador (1985)”.

Bork y Tower fueron rechazados y Meese fue confirmado tras 13 meses de retraso, pero terminó renunciando de su cargo en 1988 por un escándalo en contratos de defensa.

El propio Sessions fue rechazado previamente por el senado -un senado de mayoría republicana- en 1986, tras ser nominado para un cargo de juez federal por el entonces presidente Ronald Reagan. La razón: sus numerosas expresiones de “insensibilidad racial”, que es otra forma de decir que manifestó sentimientos racistas.

Common Cause se une así a más de 1100 profesores de leyes de 48 estados del país y 170 universidades que escribieron esta semana una carta al comité judicial pidiendo el rechazo a Sessions, y caracterizándolo, de nuevo, como “incapaz” de hacer el trabajo que le corresponde a un procurador, debido a sus consistentes posturas en temas que le tocará vigilar en ese cargo.

Entre las objeciones de los catedráticos se menciona que Sessions “constantemente promueve el mito de la existencia de fraude masivo de votantes” -particularmente de minorías-, apoya políticas regresivas contra las drogas y el máximo encarcelamiento, cuestiona el cambio climático y es un conocido opositor de los derechos de las mujeres, los gays y los inmigrantes. 

Partidarios como el senador Lindsay Graham, republicano de Carolina del Sur -un fuerte crítico de Trump durante la campaña- han defendido a Sessions diciendo que “no es un racista” sino solo un político “muy conservador”.

Sessions es conocido como un “duro” anti inmigrante, pero más que eso, como una persona dada a hacer declaraciones radicales, tales como decir, por ejemplo, que los inmigrantes que sirven en las fuerzas armadas “probablemente” tienden a ser espías, o que los inmigrantes dominicanos que vienen a este país lo hacen por “fraude” y casi ninguno aporta ninguna capacidad a los Estados Unidos.

Grupos latinos, afroamericanos y otros han dejado clara su oposición a Sessions. Esta semana, el liderazgo de la organización NAACP en Alabama, estado que Sessions representa en el senado, realizó una protesta, ocupando la oficina del senador en la ciudad de Mobile, donde fueron arrestados.

A raíz de este incidente, el presidente de NAACP en Alabama Benard Simelton inició una peticion online recabando firmas contra Sessions, la misma que cuenta ya con casi 180,000 firmantes.

A cargo de los tribunales de inmigración

Grupos pro inmigrantes y latinos han atacado duro a Sessions y la organización cabildera America´s Voice lo calificó directamente de “haber pasado su carrera criminalizando a minorías, asociándose con un grupo de odio y atacando a los inmigrantes que trabajan duro”. 

El abogado y activista David Leopold, ex presidente de la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración, dejó claro en un artículo publicado este jueves que Sessions será muy peligroso para los inmigrantes, ya que como procurador dirigirá el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, que está a cargo de los tribunales de inmigracion. 

Sessions ha liderado cualquier intento de reforma migratoria en años pasados y ha apoyado las medidas más draconianas contra los inmigrantes pero como procurador, podrá hacer daño directamente a los casos de los inmigrantes y limitar sus derechos legales, alegó Leopold. 

“Como procurador, Sessions podrá revocar unilateralmente las decisiones tomadas por la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA), tendrá la decisión final sobre los tribunales que impactan las vidas de los inmigrantes, incluyendo las víctimas de violencia doméstica y trafic, tortura y otros que califican para la protección bajo la ley migratoria”, señala el abogado.