Mascota que fuera de Justin Bieber necesita operación urgente

El cantante de "Sorry" regaló el cachorrito a su bailarín semanas después de adoptarlo
Mascota que fuera de Justin Bieber necesita operación urgente

El cantante Justin Bieber se encuentra de nuevo en el punto de mira de los medios de comunicación por el trato que dispensa a sus mascota, y en concreto a un cachorro de siete meses de la raza Chow Chow llamado Tod, del que se deshizo hace apenas unas semanas después de adoptarlo regalándoselo a su bailarín C.J. Salvador.

Ahora el nuevo dueño del animal ha creado una cuenta en la plataforma para recaudar dinero (GoFundMe) con el objetivo de reunir la suma necesaria para pagarle una cirugía en la cadera al perrito.

Tod es un Chow Chow de siete meses que tiene un defecto de nacimiento, displasia de cadera. Para abreviar, cuando cumpla un año ya no será capaz de andar, correr o jugar. Esta situación nos deja solo dos opciones: la primera, sacrificarlo (lo cual me niego a hacer): y la segunda, permitir que se someta a una complicada operación. Sin embargo, la cirugía costaría 8 mil dólares, por eso les pido humildemente que donen lo que puedan. Cualquier aportación será inmensamente apreciada”, reza el mensaje que explicaba el complicado caso de Tod.

Sin embargo, apenas unas horas después de hacer pública la preocupante situación del cachorrito, Salvador consiguió reunir la cifra necesaria para la operación y algo de dinero extra, que invertirá en rehabilitación y terapia para su querida mascota.

Las palabras no consiguen describir lo maravilloso que ha sido levantarme y ver que habíamos alcanzado el objetivo con crecer. El resto del dinero lo usaremos para pagar su rehabilitación y las sesiones de terapia, que necesitará mucho. Gracias chicos por hacer realidad mi deseo de cumpleaños”, agradecía su dueño.

El bailarín no ha recurrido a la estrella de la música, a pesar de que este fuera el antiguo dueño de Tod, para que le ayudara a costear la intervención al considerar que no sería “correcto” involucrarle debido a que ya no se trataba de su perro, además de aclarar que el problema del perrito fue descubierto después de que su familia y él lo adoptaran, según ha explicado en su cuenta de Facebook.

En todo caso, el intérprete canadiense nunca ha demostrado demasiado apego hacia sus mascotas una vez se extingue la emoción de la novedad, como sucedió con su mono OG Mally -que recibió como regalo de cumpleaños-, al que se le ocurrió llevar consigo a Alemania en marzo de 2013, a pesar de que una vez allí el animal fue retenido por los oficiales de aduanas de Múnich y puesto en cuarentena.

A Justin le dieron de plazo hasta el 7 de mayo de 2013 para facilitar la documentación adecuada de su mono y cuando no fue capaz de hacerlo, las autoridades alemanas le exigieron un total de 8 mil dólares para cubrir los costes de trasladar a OG Mally -que actualmente reside en el Serengeti Park de Copenhague. A pesar de esa desagradable experiencia, el intérprete se ha lavado siempre las manos asegurando que él tenía todos los papeles en regla y afirmando incluso que no dudaría en volver a adoptar otro mono.