Editorial: Una pesadilla para los inmigrantes

Jeff Sessions volvió a demostrar la falta de matiz que tiene en cuanto al complejo tema de la inmigración
Sigue a La Opinión en Facebook
Editorial: Una pesadilla para los inmigrantes
Jeff Sessions.

La idea del senador Jeff Session a cargo del Departamento de Justicia es una pesadilla para los inmigrantes a punto de hacerse realidad. La audiencia legislativa para confirmarlo como director de la agencia federal, lejos de demostrar su capacidad para defender los derechos civiles, refleja la impotencia de los demócratas para detener esta nominación.

No habrá republicanos que rompan filas para bloquear la confirmación del senador más antiinmigrante de la Cámara Alta, sólo se necesitan 51 votos para que el nominado de Donald Trump, asuma su cargo. Esto no significa que Sessions haya moderado sus controversiales posturas.

Por ejemplo, en la audiencia de ayer volvió a demostrar la falta de matiz que tiene en cuanto al complejo tema de la inmigración.

Sessions mezcló afirmaciones de que la prioridad es deportar delincuentes y después justificó dejar a los Dreamers en una situación que puede facilitar su deportación. Afirmó con cara seria que la solución para el problema de estos jóvenes es una reforma migratoria en el Congreso, cuando votó en contra de ella en su debida oportunidad.

Nos inquieta la preocupación de Sessions sobre los latinos demostrada durante la audiencia para confirmar a la jueza Sonia Sotomayor para la Corte Suprema de Justicia. Allí el senador dedicó casi 30 minutos al recordado comentario de la “latina sabia” por considerarlo tendencioso, y luego trató sin éxito de demostrar que era un problema el que en los
tribunales haya demasiados latinos como jueces, en comparación a la cantidad de abogados de esta etnia.

Los antecedentes de Sessions hacen pensar que el Departamento de Justicia dejará las prioridades de defender a las minorías. Las respuestas dadas ayer permiten creer que su lealtad no estará con los estadounidenses, como lo afirma, a la hora de los conflictos en la administración Trump. La falta de definiciones obligan a temer que una ideología restrictiva será la que predomine a la hora de interpretar la ley.

Sessions es el regreso a un pasado idílico. Una era en que las minorías raciales eran oprimidas como para que no se vean. Este engaño no es lo que hizo grande a Estados Unidos, como lo quieren creer muchos seguidores que culpan de sus problemas a los inmigrantes y a la acción afirmativa.

La nominación de Sessions como secretario de Justicia es uno de los varios casos en que el próximo gobierno coloca a la persona menos indicada para el cargo. Su confirmación es una bofetada a los avances logrados por décadas para hacer que este sea una nación más justa.