Preocupación por el posible retiro de fondos para clínicas de Planned Parenthood

Portavoz dice que el dinero federal jamás se ha usado para terminación de embarazos sino para proporcionar cuidado de salud a mujeres de las minorías y escasos recursos
Preocupación por el posible retiro de fondos para clínicas de Planned Parenthood
La organización ha lanzado una campaña a nivel nacional para presionar a Trump y los republicanos para que no la dejen sin fondos.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

Mientras Laura Hernández se encamina hacia la entrada de la puerta de la clínica de salud de Planned Parenthood del Este de Los Ángeles, se sorprende de escuchar que bajo la administración Trump podrían cancelar los fondos federales para esta organización.

No sabía nada, pero no estoy de acuerdo. A mí me han servido mucho. Pienso que es algo bueno para la comunidad”, comenta esta joven madre de tres menores que reside en Bell Gardens.

“Son muy buenas porque a veces uno no tiene suficiente dinero para pagar de su bolsa en otras clínicas”, dice Hernández, quien acude con regularidad a este centro médico para recibir servicios de planificación familiar.

Bajo ataque

En diciembre pasado, la presidenta de las Afiliadas de Planned Parenthood de California, Kathy Kneer, anunció que en las semanas y meses por venir, esperan estar bajo ataque en varios frentes por la administración del presidente Donald Trump.

“Será más importante que nunca permanecer juntos para asegurar que las puertas de Planned Parenthood permanezcan abiertas y que nuestros centros de salud continúen con el cuidado a las comunidades que más lo necesitan, mujeres de bajos ingresos, inmigrantes, gente de las minorías, la comunidad LGBT y más”, indicó Kneer.

Una de cinco mujeres en Estados Unidos han usado Planned Parenthood en sus vidas, según cifras de esta organización.

La semana pasada, Planned Parenthood lanzó una campaña nacional con marchas, demostraciones y envío de cartas dirigida a presionar al presidente electo Donald Trump y a los republicanos para que abandonen sus esfuerzos por dejarlos sin fondos. Por mucho tiempo, los políticos conservadores se han opuesto a Planned Parenthood debido a que dentro del cuidado de salud para mujeres, provee servicios de aborto.

01/10/17/ LOS ANGELES/Planned Parenthood clinic in the East Los Angeles area. Planned Parenthood has launched a national effort aimed at pressuring the incoming President Donald Trump administration and GOP to abandon efforts to defund the organization. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
La clínica del Este de Los Ángeles de Planned Parenthood ofrece servicios de salud a mujeres en su mayoría de las minorías (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

Paul Ryan, el republicano presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, dijo también la semana pasada que el retiro de fondos federales a Planned Parenthood será parte de una propuesta de ley conciliatoria para echar abajo la Ley de Salud Asequible, conocida como “Obamacare”, y prevenir cualquier acción obstruccionista parlamentaria de los demócratas.

Planned Parenthood recibe alrededor de 500 millones de dólares en subsidios federales y reembolsos de Medicaid.

Con el control del Congreso, los republicanos tienen altas probabilidades de acabar con el financiamiento federal a Planned Parenthood. Aunque Trump ha dicho que esta organización ha hecho muy buen trabajo para millones de mujeres, también ha declarado que firmará una iniciativa de ley que les quite el subsidio federal.

Una decisión personal

Elizabeth Moreno del Este de Los Ángeles criticó los esfuerzos de los republicanos para dejar de apoyar a Planned Parenthood. “Ellos se están guiando por motivos religiosos, pero el aborto y los servicios de planificación familiar son una opción y decisión personal de cada mujer. Yo sí quiero que el gobierno federal siga apoyando a estas clínicas”, dijo la joven hispana.

Vilma Pérez, una hispana de mediana edad y residente de Pico Rivera, comentó que mientras haya personas que necesiten los servicios de clínicas como Planned Parenthood, el financimiento federal no debería eliminarse.

Pero el tema es polémico. Jessy Flores, una joven madre que esperaba el transporte público afuera de la clínica del Este de Los Ángeles de Planned Parenthood, con su pequeña hija bajo el brazo, observó que está a favor de que continúe el financiamiento federal, siempre y cuando sea exclusivamente para la planificación familiar, pero no para efectuar abortos.

01/10/17/ LOS ANGELES/Planned Parenthood clinic in the East Los Angeles area. Planned Parenthood has launched a national effort aimed at pressuring the incoming President Donald Trump administration and GOP to abandon efforts to defund the organization. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Planned Parenthood ha lanzado un campaña  nacional para presionar al presidente Donald Trump a abandonar sus esfuerzos por tratar de eliminar el subsidio federal a sus clínicas (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

Al presentar el mes pasado en Sacramento un par de resoluciones que buscan evitar que se desmantele el apoyo federal para Planned Parenthood, la asambleísta demócrata de Inglewood, Autumm Nurke, dijo que la organización proporciona otros programas de gran ayuda a la mujeres, como son contracepción y cuidado reproductivo, exámenes para detectar enfermedades de transmisión sexual y tratamientos, cuidado prenatal y primario así como miles de exámenes de cáncer a más de 850,000 californianas.

No vamos a permitir que estos centros de salud sean cerrados y sus clientas se queden sin este cuidado crítico”, señaló.

Claudia Estrada, portavoz de Planned Parenthood en Los Ángeles, precisó que en el condado tienen 19 clínicas comunitarias de salud. “El año pasado, atendimos 140,000 mujeres, en su mayoría de las minorías, sin importar su estatus migratorio”, puntualizó.

Aclaró que los fondos federales jamás se han utilizado para servicios de terminación de embarazos. “El dinero federal se usa para servicios preventivos”, enfatizó.

Estrada aclaró que muchas de sus clientas están preocupadas por el futuro de las clínicas de salud de Planned Parenthood. “Para las mujeres de las comunidades de bajos ingresos que de por sí ya enfrentan muchas barreras para el cuidado médico, nuestras clínicas son el único acceso a la salud del que disponen”, indicó.

Agregó que muchas mujeres están haciendo citas para solicitar métodos anticonceptivos a largo plazo como dispositivos intrauterinos porque no saben qué va a pasar con las clínicas. “Queremos decirles que vamos a continuar abiertos porque el acceso al cuidado médico es un asunto de justicia que no debe estar sujeto a los vaivenes políticos”, sostuvo.

Estrada puso a disposición de las mujeres el número 1-800-576-5544 para hacer citas de cuidado preventivo en las clínicas de Los Ángeles de Planned Parenthood.