Un adulto bajo tu tutela

La corte de California tiene la autoridad de designar a una persona para el cuidado de otro adulto
Un adulto bajo tu tutela
Un tutor de personas es responsable por su albergue, cuidado de salud, ropa y comida.

Se conoce como tutela o curaduría —llamado en inglés conservatorship— al caso legal donde un juez designa a una persona responsable para que cuide a otro adulto (denominado pupilo), cuando este no puede cuidarse a sí mismo.

Existen distintos tipos de tutelas, según los casos:

Las tutelas generales se aplican a aquellos que no están en condiciones de manejar sus finanzas o cuidarse a sí mismos. Generalmente, estas curadurías se aplican a personas de la tercera edad o aquellos que han sufrido un accidente o enfermedad grave.

Las tutelas limitadas se aplican a los adultos que aunque no pueden cuidarse a sí mismos, no necesitan tanto cuidado como quienes reciben tutelas generales.

Las tutelas Lanterman-Petris-Short (LPS) se da a aquellas personas que viven en establecimientos psiquiátricos y necesitan tratamientos intensivos de salud mental.

Las cortes de California tienen la capacidad de nombrar a tutores de personas o a tutores de patrimonio.

Cuando alguien es nombrado tutor de otro adulto, está autorizado a cuidarlo, tomar decisiones en su nombre y es responsable por su albergue, cuidado de salud, ropa y comida. Pero el ser tutor de una persona no lo autoriza de manera automática a manejar sus asuntos financieros.

Sin embargo, el tutor de patrimonio sí está autorizado a manejar asuntos financieros, desde el pago de cuentas, hasta el cobro de ingresos de su pupilo. Es posible que el tutor de una persona sea también tutor de su patrimonio, según la circunstancia.

¿Quiénes están autorizados a convertirse en tutores?

La corte puede autorizar a la pareja o cónyuge del pupilo, así como a un pariente, amigo e incluso a una agencia estatal. Para determinar la curaduría, la corte considerará el mejor interés del pupilo.

Si la persona mayor no tiene las facultades para elegir quién será su tutor, la corte puede elegir, basándose en las siguientes preferencias: en primer lugar la pareja o cónyuge, lo siguen los hijos adultos, los padres, los hermanos, otras personas autorizadas legalmente y por último un tutor público.

Las tutelas pueden ser permanentes o temporarias.

Un tutor temporario puede atender las necesidades inmediatas de un pupilo, hasta que se nombre un tutor general, o durante la transición de un tutor permanente a otro. Este tipo de tutela tiene una fecha determinada de terminación.

Las tutelas generales también pueden ser terminadas en caso de que el pupilo pueda volver a manejar sus asuntos, cuando fallece el pupilo, o cuando la corte decide relevar al tutor por no estar cumpliendo con sus tareas. En ciertos casos, el tutor también puede renunciar a la curaduría por razones propias.

Para información más detallada y recursos disponibles, puedes consultar el manual oficial y actualizado para tutores: http://www.courts.ca.gov/documents/handbook.pdf

Alrededor de la web