Mujer que acusó a Trump de abuso sexual presenta demanda en contra del presidente electo

Summer Zervos acusa a Trump de intentar besarla y llevarla a la cama durante una reunión en un hotel de Beverly Hills

La abogada Gloria Allred con Summer Zervos, mujer que presentó una demanda de difamación en contra de Trump.
La abogada Gloria Allred con Summer Zervos, mujer que presentó una demanda de difamación en contra de Trump.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

A pocos días de tomar posesión como presidente de Estados Unidos, Donald Trump enfrenta una nueva demanda.

Summer Zervos, una mujer del condado de Orange que el año pasado lo acusó de besarla y tocarla inapropiadamente y sin su consentimiento cuando ella fue a pedirle trabajo, presentó una querella por difamación en contra del magnate republicano por supuestamente atacarla y negar que esas cosas ocurrieron.

Él utilizó su púlpito atacador nacional e internacional para hacer comentarios falsos y denigrar y atacar verbalmente a la Srita. Zervos y las otras mujeres que reportaron sus ataques sexuales en octubre 2016“, lee la demanda, como lo indicó en una conferencia de prensa en Beverly Hills, Gloria Allred, abogada que representa a Zervos.

Según la demanda archivada en Nueva York, Zervos enfrentó “amenazas de violencia, problemas económicos y daños a su reputación” luego que Trump- durante su campaña – negó las aseveraciones de la demandante.

Ya que él no se ha detractado, no me ha dejado otra alternativa que presentar una demanda en su contra para vindicar mi reputación“, dijo Zervos, leyendo un comunicado.

Sin embargo, recalcó que está dispuesta a “desechar mi caso inmediatamente sin ninguna compensación monetaria si él simplemente se retracta sobre las frases difamatorias que hizo sobre mí y admite que yo dije la verdad sobre él”.

Allred dijo que esperaba que Trump rechazara la demanda y atacara a Zervos por la querella.

Summer Zervos asevera que Trump intentó besarla y la tocó inapropiadamente y sin su consentimiento durante una reunión en el Hotel Beverly Hills. /Aurelia Ventura
Summer Zervos asevera que Trump intentó besarla y la tocó inapropiadamente y sin su consentimiento durante una reunión en el Hotel Beverly Hills (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Las acusaciones de Zervos

En octubre de 2016, Zervos explicó que conoció a Trump en el 2005 durante la quinta temporada del programa “The Apprentice” donde Trump fungía como el productor ejecutivo y el presentador del programa.

Dos años después, Zervos intentó obtener un trabajo con la organización Trump y en una reunión con Trump en su oficina, Zervos dijo que él la besó en los labios dos veces pero ella pensó que era su “forma de saludar”.

Días después, Zervos dijo que Trump la llamó por teléfono y se refirió a ella como “OC Angel” (ángel del condado de Orange) y posteriormente la invitó a cenar puesto que él se encontraba en Los Ángeles.

Al llegar a la reunión con él en el Hotel Beverly Hills el escolta de Trump la llevó a un cuarto privado de éste.

Fue entonces cuando el magnate sostuvo una “conducta sexual inapropiada” con ella al besarla repetidamente e intentar llevarla a la recámara, dijo Zervos.

Después de ese encuentro incómodo, Zervos asegura que Trump le negó la oportunidad de trabajar para su organización bajo los términos que se habían propuesto inicialmente.

“Le llamé al Sr. Trump y le dije que estaba molesta y que sentía que estaba siendo castigada por no acostarme con él”, dijo Zervos añadiendo que cuando conoció a Trump ella estaba impresionada con sus talentos y es por eso que quería el trabajo.

Leyendo su testimonio Zervos dijo entonces, “Sr. Trump hoy siento que usted solo estaba interesado en mí porque quería una relación sexual y no por alguna otra razón.”

Ella dijo que inicialmente no tenía la intención de publicar su vergonzosa situación pero después de escucharlo negar rotundamente su falta de respeto a las mujeres durante el segundo debate presidencial, y luego que aparecieron grabaciones controversiales entre Trump y Billy Bush en el programa “Access Hollywood”, ella decidió “hacer lo correcto”.

En esas grabaciones, Trump en sus propias palabras describe los asaltos a las mujeres en un lenguaje obsceno que él mismo después describió como una “conversación de armarios” entre hombres.

Una avalancha de mujeres salieron a la luz pública en octubre pasado para acusar a Trump de acoso sexual ya sea a bordo de un avión, en su oficina al tratar de besarlas, caminar dentro de los vestuarios en los concursos de belleza para verlas desnudas o semi-desnudas o al faltarles al respeto hablando inapropiadamente de ellas.