Obama evade explicar cómo defenderá a los “DREAMers” como ciudadano privado

En su última rueda de prensa como Presidente, Barack Obama respondió a interrogantes sobre la próxima Administración y pasó revista a los temas más importantes para su gobierno

WASHINGTON.- En su última rueda de prensa en vísperas de entregar el poder, el presidente Barack Obama defendió este miércoles su decisión de eliminar la medida “pies secos, pies mojados” hacia Cuba, pero eludió precisar cómo defenderá a los “DREAMers” de una posible deportación.

Obama pasará el relevo del poder al presidente electo, Donald Trump, el próximo viernes, y hoy convocó a la última rueda de prensa de su mandato, en la que trató de apaciguar temores sobre la entrante Administración y abarcó asuntos como inmigración, el futuro de las relaciones con Rusia, y sus futuros proyectos como ciudadano privado.

“Adentro de mi ser, creo que estaremos Ok. Creo en este país, creo en el pueblo estadounidense… hay más gente buena que mala en este país”, dijo Obama, expresando optimismo por el futuro rumbo de EEUU. Más adelante, vaticinó que algún día EEUU tendrá a un latino o a una mujer en la presidencia.

Loading the player...

En días recientes, Obama había dicho que seguiría luchando por los “DREAMers”, amparados al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 que él puso en marcha ante la ausencia de una reforma migratoria.

Preguntado al respecto, Obama explicó que no se postulará a un cargo político en el futuro cercano, pero considera importante que, dentro del debate político normal en el Congreso, los demócratas luchen cuando están en riesgo “valores fundamentales”.

En ese saco mete, por ejemplo, cualquier “discriminación sistemática”, restricciones al voto, esfuerzos institucionales para silenciar a la prensa, y esfuerzos por deportar a “chicos que crecieron acá y que, para efectos prácticos, son estadounidenses” y “aman este país”, precisó.

Estos “DREAMers”, que asisten a colegios universitarios comunitarios, o en algunos casos prestan servicio militar, “no hicieron nada malo” y no merecen ser castigados por motivaciones políticas, agregó.

“La noción de que arbitrariamente o por política castiguemos a esos niños, cuando ellos mismos no hicieron nada malo, creo que es algo que merecería que yo me exprese”, aseguró Obama, sin detallar si planea medidas de presión ante el nuevo gobierno.

Promesa incumplida

Aurelia Ventura/La Opinion
Obama no logró cumplir su promesa de realizar una reforma migratoria que ampare a millones de indocumentados. Aurelia Ventura/La Opinión

Obama ganó en 2008 y 2012 con el apoyo abrumador de los latinos, en buena medida por su promesa de adoptar una reforma migratoria que incluyese una vía hacia la legalización y eventual ciudadanía de la población indocumentada.

Sólo que, en los primeros dos años de su mandato, su Administración dedicó la mayor parte de su capital político a la aprobación de un plan de rescate económico para frenar la “Gran Recesión”, y a la reforma de salud conocida eventualmente como “Obamacare”.

Los republicanos recuperaron el control de la Cámara de Representantes en 2010, y después el del Senado en 2014. Aunque el Senado aprobó una ambiciosa reforma migratoria en 2013, ésta quedó sepultada para siempre en la Cámara Baja.

Obama ha sido fuertemente criticado por deportar a más de 2,5 millones de inmigrantes indocumentados desde 2009 –se ganó incluso el mote de “deportador en jefe”-, y no concedió encuentros con la prensa hispana en las postrimerías de su presidencia, ni de forma individual ni de forma colectiva.

Defiende apertura hacia Cuba

Raúl Castro y Barack Obama
Cuba y Estados Unidos restablecieron relaciones durante el mandato de Obama. Getty Images

Obama defendió su política de apertura hacia Cuba, y su decisión de eliminar la semana pasada la medida “pies secos, pies mojados” que otorgaba desde 1996 la residencia permanente automática a todo cubano que tocara suelo estadounidense.

La medida suponía un trato preferencial que ningún otro grupo de inmigrantes recibe en EEUU, y el gobierno cubano presionó por su eliminación presuntamente para desalentar la emigración ilegal de la isla.

El mandatario explicó que en el marco de la apertura, tras una política que fracasó durante medio siglo, “pies secos, pies mojados”  era un vestigio que “no tenía sentido” ahora, especialmente con la liberalización de viajes entre ambos países.

“Tuvimos largas consultas con el Departamento de Seguridad Nacional, tuvimos duras negociaciones con el gobierno cubano, pero llegamos a una política que ambos creemos es tanto justa como apropiada a la cambiante naturaleza de la relación” bilateral, explicó.

Por otra parte, Obama defendió la libertad de prensa, y la decisión de dejar en libertad a Chelsea Manning, acusada de espionaje, y reconoció que Trump ganó la elección oponiéndose a varias de sus iniciativas.

Sí aconsejó a Trump que dependa de sus asesores porque, ante semejante magnitud de la presidencia, “no lo puedes hacer solo”.

Ahora sus prioridades este año incluyen tomar un tiempo de descanso, “escribir algo”,  celebrar su 25 aniversario de bodas, y disfrutar un “tiempo valioso” con sus hijas Sasha y Malia.