Termina tormento de una madre: menor no acompañado obtiene residencia permanente

En 2012 el joven Kevin Cruz cruzó tres fronteras para reunirse con su madre en Los Ángeles y cuatro años más tarde consigue su tarjeta verde
Sigue a La Opinión en Facebook
Termina tormento de una madre: menor no acompañado obtiene residencia permanente
El menor salvadoreño Kevin Cruz muestra su tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

A los siete años de edad, después de seis días de viaje desde El Salvador, Kevin Cruz cruzó la frontera sur del país para reunirse con su madre de la que tenía recuerdos borrosos. No la veía desde los dos años y medio.

Pasó dos meses en un centro de detención migratoria en Texas antes de reunirse con ella, un año más tarde consiguió el asilo político; y el mes pasado, le concedieron la residencia permanente.

“Estoy muy feliz”, dice Kevin separándose un poco de la computadora donde hace sus tareas. Ahora de doce años, el menor ha aprendido inglés y ha sido reconocido en su clase por ser el alumno más destacado en matemáticas.

01/17/17/ LOS ANGELES/ Unaccompanied minor Kevin Cruz, from El Salvador, with his mother Lorena Angel and young sister Aileen Ramirez, 5, at their home in Huntington Park. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Kevin Cruz junto a su hermanita Aileen Ramírez, de cinco años, en su casa en Huntington Park (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Pero no fue siempre así, su madre Lorena Ángel cuenta que el niño llegó al país muy afectado emocionalmente. “Yo hablaba todos los días con él cuando estaba en el centro de detención, y siempre estaba llorando. Cuando me lo entregaron, no dormía, estaba asustado. Tuvo que verlo un psicólogo”, explica su progenitora.

Ella huyó de El Salvador en 2007 y dejó a Kevin bajo el cuidado de sus padres. “Unos años atrás, sufrimos un asalto. En la casa teníamos una granja grande. Nos asaltaron cinco hombres que se hicieron pasar por policías. A mí me abusaron. A mi madre la balearon en el pecho cuando se les atravesó a los hombres para evitar que me llevaran con ellos. Ella sobrevivió de milagro”, narra con los ojos enrojecidos.

Por momentos, la madre se cubre la cara para tapar las lágrimas que la ahogan y casi no la dejan hablar. “Aún no resisto los días lluviosos. Me pongo mal porque el día que nos asaltaron, llovía mucho“, dice.

01/17/17/ LOS ANGELES/ Unaccompanied minor Kevin Cruz, from El Salvador, with his mother Lorena Angel and young sister Aileen Ramirez, 5, at their home in Huntington Park. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Lorena Ángel, la madre de Kevin, fue asaltada por cinco hombres en El Salvador lo que la obligó a escapar de su país (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Ángel quedó con muchos traumas pero aún así rehizo su vida y dio a luz a Kevin. Pero una vez que en el centro de El Salvador se encontró con uno de sus atacantes, la pesadilla revivió en su mente. “El hombre me reconoció. Se me acercó y me quiso quitar a mi hijo. Yo me zafé como pude. Regresé al pueblo y le conté a mi madre, temblaba, llena de miedo. Era la segunda vez que me encontraba a uno de mis atacantes”, cuenta.

“Eso junto a que el padre de mi hijo no entendía por todo lo que yo había pasado, hizo que mi madre me dijera que mejor debía venirme a Estados Unidos. En San Francisco tenía una amiga que me podía ayudar, me dijo”.

La madre encomendó a su hijo Kevin a los abuelos, y tras un viaje de un mes llegó a San Francisco. “Le tuve que pagar 8,000 dólares a un coyote para que me cruzara hasta la frontera. En San Francisco llegué a tener hasta tres trabajos: limpiaba casas, oficinas y hoteles”, rememora.

Pero Ángel no era feliz. Vivía atormentada. Pensaba en su hijo todo el tiempo. “Vivía en una zozobra constante, temiendo por su vida”, expone.

01/17/17/ LOS ANGELES/ Unaccompanied minor Kevin Cruz, from El Salvador, with his mother Lorena Angel and young sister Aileen Ramirez, 5, at their home in Huntington Park. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Lorena Ángel pasó días muy difíciles separada de su hijo Kevin Cruz (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

En su peregrinar por San Francisco, conoció a un salvadoreño dedicado a la construcción, que vivía en Los Ángeles a quien se unió y con quien tuvo una hija Eileen ahora de cinco años. “Fue él quien al verme tan mal, siempre preocupada por mi hijo, me dijo que mandáramos por él. Conseguimos un coyote a quien le pagamos 12,000 dólares para traer al niño. Fueron días interminables de llorar y llorar por no saber cómo terminaría todo. El día que me lo entregaron, ha sido el más grande de mi vida”, dice la madre.

Ya con su hijo en Los Ángeles, en 2013, Ángel consultó al abogado Eric Price quien solicitó el asilo político para el menor. “Vine con el abogado Eric Price porque otros que consulté me cobraban muy caro y no me daban ninguna seguridad de conseguir un estado legal para el niño”, cuenta la mamá.

01/17/17/ LOS ANGELES/ Unaccompanied minor Kevin Cruz, from El Salvador, with his mother Lorena Angel and young sister Aileen Ramirez, 5, at their home in Huntington Park. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Lorena Ángel junto a sus hijos Kevin Cruz y Aileen Ramírez en su casa en Huntington Park (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

“Yo aún sigo indocumentada. Cuando Kevin sea mayor de edad, me podrá solicitar en migración”, confía esta madre de 34 años. Su salvadoreño esposo está amparado bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS) pero esa condición no le permite hacer una petición para su esposa.

En la escuela, Kevin fue blanco de burlas por no saber inglés. “Le decían el Spanish Boy”, recuerda su madre. El menor, siempre con una sonrisa, se sincera y dice que quiere ir a la universidad para estudiar algo relacionado con la matemáticas, una materia que se le da muy fácil y en la que saca siempre A de calificación.

El abogado en migración Eric Price junto a Lorena Ángel, Eileen Ramírez y su el menor Kevin Cruz quien muestra su residencia permanente. (Foto cortesía Paulina Herrera).
El abogado en migración Eric Price junto a Lorena Ángel, Eileen Ramírez y Kevin Cruz quien muestra su tarjeta de residencia permanente (Foto: cortesía Paulina Herrera)

Asilo político y residencia permanente

El abogado en inmigración Eric Price, quien llevó el caso de Kevin Cruz, explica que el asilo político es diferente para niños y adultos. “Para los niños, hay una ley especial que aplica cuando cruzan la frontera sin sus padres y para protegerlos de que no vayan a ser víctimas de esclavitud o tráfico”, precisa.

Por lo general, son niños que han sido dejados en sus países por sus padres al cuidado de algún familiar y que fácilmente pueden ser víctimas de pandillas o del hampa”, señala.

Basado en esa ley, indica que se presenta una solicitud de asilo político que es revisada por un grupo de oficiales de migración en Anaheim en la que se plantea lo que puede pasar si los infantes son regresados a sus países de origen.

01/17/17/ LOS ANGELES/ Unaccompanied minor Kevin Cruz, from El Salvador, with his mother Lorena Angel and young sister Aileen Ramirez, 5, at their home in Huntington Park. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Kevin Cruz ha sobresalido en la escuela en la clase de matemáticas donde obtiene las más altas calificaciones (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

La solicitud con los hechos va acompañada por la historia escrita del menor en forma de una declaración.  “Kevin tuvo que pasar por una rigurosa entrevista de asilo con los oficiales de migración donde respondió valientemente a todas las preguntas”‘,  detalla el abogado.

Y explica que se tomó un año resolver la petición de asilo, el promedio de tiempo de espera para los menores no acompañados quienes al conseguirlo, obtienen un número de seguro social y estadía legal en el país. Tres años después, en diciembre pasado, Kevin Cruz logró la residencia permanente, lo que le abre el camino para solicitar la ciudadanía en cinco años y pedir la residencia para su madre a los 21 años de edad.