Cómo la Universidad de La Verne permitió a hijo de inmigrantes salir adelante

La Universidad de La Verne anuncia el lanzamiento del programa PACE, que proporciona ayuda financiera a los jóvenes para que continúen sus estudios

Cómo la Universidad de La Verne permitió a hijo de inmigrantes salir adelante
La mayoría de los estudiantes en los colegios comunitarios de California son de origen latinoamericano.
Foto: archivo / la opinión

Cuando Rudy Amaya, 19, recibió la carta de aceptación en una universidad privada, ésta le abrió las puertas a una experiencia digna de compartir con nuevas generaciones. El joven quien cursa su segundo año en la Universidad de La Verne es hijo de inmigrantes salvadoreños de bajos recursos y es el primero en su familia en asistir a la universidad.

Durante su infancia Amaya fue transferido ocho veces a diferentes escuelas debido al constante acoso que recibía por parte de sus compañeros. “En mi último año de preparatoria mi maestro me dijo que aplicara para un colegio comunitario, pero alguien más me dijo que yo era más del tipo de estudiante que debería asistir a una universidad”, recordó Amaya. “Y me sentí muy especial porque esa era la primera vez que escuchaba a alguien decir eso de mí”, añadió.

Rudy Amaya (centro) da la bienvenida a estudiantes a la 2016 Latino Education Access and Development Conference en ULV. (Suministrada)
Rudy Amaya (centro) da la bienvenida a estudiantes a la 2016 Latino Education Access and Development Conference en ULV. (Foto: Suministrada)

Amaya reconoció que sus padres estaban impresionados cuando fue aceptado a La Universidad de La Verne (ULV) tres meses antes de graduarse de la preparatoria debido a que no sabían como solventar los gastos. “Suena triste pero es la realidad en la que muchos vivimos culturalmente donde nos estancamos sin ver las oportunidades que tenemos después de haber llegado a este país”, aseveró.

Amaya, quien obtendrá su título en periodismo con énfasis en radio, recalca que la ayuda económica que la universidad le ha dado es gran parte de su éxito. Amaya dijo que una de las cosas que más le agrada de la universidad es que ahí no juzgan “el color de piel o los antecedentes culturales”. Tampoco piden que los estudiantes tengan grados excelentes pero más bien se fijan “en el potencial” de cada uno.

ULV le ha ofrecido ayuda no solo económica, pero de mentoría y de superación, dice Amaya. Hasta el momento él dice que no ha pagado “ni un centavo” debido a los muchos programas de ayuda financiera que la universidad ofrece.

“He participado en programas de estudiantes que son primera generación en asistir a la universidad, reuniones y conferencias. Incluso permiten que padres asistan a algunas de las reuniones para que vean en qué estamos involucrados”, dijo Amaya.

Amaya (der.) participa como voluntario durante el dia de servicio de Martin Luther King Jr. en ULV el lunes. (Suministrada)
Amaya entrevista a una estudiante el lunes durante el día de servicio de Martin Luther King Jr. en ULV. (Foto: Suministrada)

Actualmente el joven trabaja en la oficina de participación cívica y comunitaria de ULV. En su tiempo libre realiza trabajo voluntario como director de niños en la iglesia Príncipe de Paz de la ciudad de Santa Ana y ofrece información importante en contra del acoso entre niños.

Se expanden las oportunidades

Por casos exitosos como el de Amaya, ULV se ha asociado con más de media docena de distritos escolares del sur de California y organizaciones para anunciar la iniciativa “más grande de la región”. Esta permitirá a estudiantes que llenen ciertos requisitos el acceso a educación superior asequible y de calidad en ULV.

La Asociación para el Acceso a la Educación Universitaria (PACE por sus siglas en inglés) se lanzará en distritos escolares que abarcan a más de 50 preparatorias y sirven a más de 226,000 estudiantes por año. El anuncio que fue hecho el jueves por la mañana en ULV contó con representantes de los diferentes distritos escolares.

El programa ofrece ayuda financiera de 10,000 dólares por cada año académico hasta que el estudiante se gradúe, explicó Todd Eckel, decano de admisiones con la universidad.

“La percepción de que las universidades privadas están fuera del alcance de los estudiantes de bajos recursos es muy prevalente”, explicó Eckel. “Pero en la universidad de La Verne el 50% [del total] son estudiantes latinos y alrededor del 50% son los primeros de su familia en asistir a la universidad”, añadió el decano.

PACE es una asociación entre ULV y más de 50 distritos escolares para ofrecer educación superior a estudiantes sin importar su nivel económico o etnia (Foto: Cortesía de Jeanine Hill, ULV)
PACE es una asociación entre ULV y más de una decena de distritos escolares para ofrecer educación superior a estudiantes sin importar su nivel económico o etnia. (Foto: Cortesía de Jeanine Hill, ULV)

Un estudio reciente del Instituto de Política Económica reveló que la diferencia de salarios entre los graduados universitarios y los demás es el más grande en la historia, con los graduados universitarios ganando un promedio del 56% más que los no graduados.

PACE “tendrá un impacto especialmente poderoso en los estudiantes que son los primeros en sus familias a ir a la universidad”, dijo Devorah Lieberman, presidenta de ULV. “Estos estudiantes necesitan un apoyo adicional y un sentido de comunidad para guiarlos en su camino hacia el éxito, y eso es exactamente lo que estamos construyendo con estos distritos escolares y organizaciones”.

Los distritos escolares participantes son Alhambra, Bonita, Covina West Covina, Duarte, Fontana, Monrovia, Montebello, Pomona Upland, Yucaipa-Calimesa, así como Bishop Conaty – Our Lady of Loretto High School, Chaffey Joint Union High School District y San Diego College Bound.

El distrito escolar unificado de Los Ángeles (LAUSD) no esta incluido en esta iniciativa pero se espera que se incluya en el futuro, dijo Eckel.

Actualmente en la ULV el año académico se estima en $39,900 pero con la ayuda financiera esta cantidad se disminuye alrededor del 50%,  dijo Eckel. Adicionalmente se ofrecen premios basados en méritos académicos, asistencia estatal y federal para la inscripción, becas y pasantías.

La iniciativa PACE entrará en efecto inmediatamente beneficiando a estudiantes que apliquen para el otoño 2017.