Un repaso a las peores tormentas que ha visto California

Las últimas semanas ha traído lluvia, nieve y granizo como no se habían visto en varios años, pero no es la primera vez que el Estado Dorado se enfrenta a condiciones así de adversas
Un repaso a las peores tormentas que ha visto California
Una fuerte tormenta tropical tocó tierra en California en 1939, causando grandes daños.
Foto: Los Angeles Public Library

Después de encadenar hasta tres tormentas invernales en espacio de una semana, incluyendo la más fuerte que ha visto el estado desde 2010, California registra el invierno más húmedo en años y todavía espera la llegada de nuevas lluvias.

Los diluvios han causado inundaciones, vestiscas, deslizamientos de tierra e incluso accidentes mortales. A pesar de ser conocido por su buen tiempo, el llamado Estado Dorado ya ha vivido antes un buen número de devastadoras tormentas y a continuación haremos un repaso por las más significativas:

La Gran Inundación, 1862

A lo largo de las décadas de los 50 y 60 del siglo XIX, California registró un gran número de inundaciones, incluyendo las que resultaron del paso de un huracán por San Diego en 1858 (el único que ha impactado al estado), pero la más importante es la conocida precisamente como la Gran Inundación de 1862.

Hasta la fecha todavía es considerada la peor registrada en la historia de Carfornia. Desbordó ríos desde Oregón a San Diego y derritió la nieve en las montañas contribuyendo a anegar las zonas ya inundadas por las crecidas. Los investigadores creen que estuvo provocada por un río atmósferico, el mismo fenómeno meteorológico responsable de las tormentas de este invierno.

Así lucía Sacramento después de la Gran Inundación de 1862 Foto: Center for Sacramento History)
Así lucía Sacramento después de la Gran Inundación de 1862 (Foto: Center for Sacramento History)

Inundaciones de 1907 y 1909

En estos períodos de tiempo se registró tal cantidad de lluvia que todos los ríos más importantes del Valle de Sacramento se desbordaron, dando lugar al diseño de un nuevo sistema de control de inundaciones. Antes de las riadas se había rechazado la idea de habilitar presas y aliviaderos, pero después se implementaron – y han sido utilizadas por última vez este invierno, ante el peligro de crecida del río Sacramento.

La Inundación de Los Ángeles, 1938

Dos tormentas barrieron el sur de California entre finales de febrero y principios de marzo de 1938, y causaron auténticos estragos en espacio de solo cinco días en los condados de Riverside, Orange y Los Ángeles. Agua procedente de las montañas de San Gabriel inundó la cuenca de Los Ángeles dando lugar al famoso desbordamiento del río, que se llevó edificios, carreteras y puentes.

Destruyó 5,600 casas, aisló la ciudad al interrumpir el servicio ferroviario y causó la muerte de 115 personas.

Vista área de las inundaciones del río de Los Ángeles de 1938 sobre Victory Boulevard Foto: U.S. Army Corps of Engineers)
Vista área de las inundaciones del río de Los Ángeles de 1938 sobre Victory Boulevard (Foto: U.S. Army Corps of Engineers)

Tormenta tropical de 1939

Aunque el huracán de San Diego de 1858 es la única tormenta que ha llegado a California con esa categoría, el estado sí ha recibido varias tormentas tropicales. Una de las más dañinas fue la de septiembre de 1939, la único que tocó tierra en el siglo XX, y que perdió la categoría de huracán justo antes de entrar por San Pedro pero todavía trajo consigo rachas de viento de 50 millas por hora, 5.6 pulgadas de lluvia en Los Ángeles y 45 víctimas mortales en tierra, además de otras que fallecieron en el mar antes de que llegara a la costa.

Tormenta de Navidad de 1955

En los días previos a Navidad, el centro y el norte de California registraron una gran cantidad de lluvia que se tradujo en mortales inundaciones. Se declaró un estado de emergencia a nivel de todo el estado, los daños se calcualron en torno a los $200 millones y 74 personas perdieron la vida.

Tormentas invernales de 1969

Una serie de tormentas causaron en total 47 muertes, 161 heridos y $300 millones de pérdidas económicas. 40 condados de todo el estado tuvieron que declarar el estado de emergencia, y el impacto de las inundaciones fue tan grande que causó la reforma del río Tulare en el Valle de San Joaquín.

Riverside después de las inundaciones provocadas por la tormenta de 1969 Foto: Riverside County Flood Control)
Riverside después de las inundaciones provocadas por la tormenta de 1969 (Foto: Riverside County Flood Control)

Tormenta de polvo de Bakersfield, 1977

Por lo general, el pacto de las tormentas se mide en luvia e inundaciones, pero en esta ocasión el viento fue el responsable de causar grandes daños y transformar para siempre el paisaje. Rachas de viento que llegaron a alcanzar las 192 millas por hora levantaron 25 millones de toneladas de polvo y tierra, que llegaron a oscurecer el cielo en Reno, Nevada.

Las fértiles tierras de cultivo del sur del valle de San Joaquín se convirtieron desde entonces en eriales y provocaron enormes pérdidas económicas para la industria agrícola durante años.

Nubes de polvo de más de 5,000 pies de altura sobre el Valle de San Joaquín durante la tormenta de diciembre de 1997 (Foto: Archivo)
Nubes de polvo de más de 5,000 pies de altura sobre el Valle de San Joaquín durante la tormenta de diciembre de 1997 (Foto: Archivo)

Inundaciones de 1986

Otro río atmósferico fue el responsable de una racha de tormentas que en solo 9 días descargó la mitad de la media de precipitaciones registradas anualmente en California, dando lugar al desbordamiento de los principales ríos del centro y el norte del estado. 13 personas murieron, 50,000 tuvieron que ser evacuadas y hubo más de $400 millones de daños a propiedades.

En 2004, la Corte Suprema de California falló a favor de unos 3,000 residentes de Linda que hacían responsable al estado de millones de dólares por daños.

Tormentas de El Niño de 1982 y 1983

El fenómeno meteorológico de El Niño, que tradicionalmente trae abundantes lluvias a California, empezó a ser tomado seriamente en cuenta después de sus efectos durante el invierno de 1982 a 1983. Durante varios días descargó fuertes lluvias y vientos en las zonas costeras, los valles y las montañas, donde una gran parte del banco de nieve se derritió e inundó los ríos.

En un período de 36 horas, las montañas de Santa Cruz recibieron 25 pulgadas de lluvia y el área del lago Tahoe unos 8.5 pies de nieve. 46 condados tuvieron que declarar el estado de emergencia.

Se perdieron 36 vidas y más de 6,600 hogares. Hubo más de 480 heridos y los daños económicos se estimaron en $1,209 millardos. California aprendió la lección y cuando El Niño regresó en el invierno de 1997 a 1998 se habían implementado nuevas medidas que redujeron su impacto.

Las tormentas de invierno de 1995

Entre enero y marzo de 1995 se sucedieron varias tormentas que hicieron que más de 100 estaciones registraran su cifra de récord de precipitaciones en un solo día de toda su historia. Hubo inundaciones por todo el estado, sobre todo en la cuenca del río Sacramento, pero los niveles de los ríos Salinas y Napa también alcanzaron máximos históricos. Se contabilizaron 28 muertes y daños por valor de $1.8 millardos.

El río Salinas en marzo de 1995, desbordado tras las lluvias Foto: Monterey County Water Resources Agency)
El río Salinas en marzo de 1995, desbordado tras las lluvias (Foto: Monterey County Water Resources Agency)

La Inundación de Año Nuevo, 1997

Entre el 26 de diciembre de 1996 y el 3 de enero de 1997 el centro y el norte de California recibieron una gran cantidad de lluvia y nieve de una serie de tormentas, la peor de las cuales se registró el Día de Año Nuevo. El Valle de Yosemite se inundó por primera vez en más de un siglo e incluso cuando cesaron las lluvias el desbordamiento de los ríos causó inundaciones y deslizamientos de tierra. Se reportaron 8 víctimas mortales.

Big Wednesday, 2014

En ocasiones, las tormentas ni siquieran necesitan tocar tierra para que su efecto se note en California: el huracán Marie, que afectó a Baja California, en México provocó enormes olas que impactaron a los condados de Ventura y Los Ángeles. Malibú, Newport Beach, Long Beach y Seal Beach sufrieron inundaciones y los bomberos tuvieron que llevar a cabo cientos de rescates en el mar.