Activistas en contra de la inmigración indocumentada alentados por medidas de Trump

Se muestran satisfechos con las medidas establecidas por el presidente Donald Trump
Activistas en contra de la inmigración indocumentada alentados por medidas de Trump
Aseguran que construir un muro en la frontera con México es esencial para la seguridad del país.
Foto: J. Emillio Flores / La Opinión

Activistas en contra de la inmigración indocumentada o que proponen que se reduzcan los niveles de inmigración en el país se mostraron alentados con las medidas establecidas por el presidente Donald Trump.

Dan Stein, presidente de la Federación Estadounidense para la Reforma de la Inmigración (FAIR), que aboga por el control de la inmigración indocumentada, destacó la importancia de las órdenes ejecutivas firmadas hoy.

“Al dar pasos significativos para recuperar la seguridad en la frontera y ensanchar el cumplimiento de la leyes de inmigración, la Administración está subrayando la primacía del interés nacional”, afirmó Stein en una declaración enviada.

“Estas acciones de políticas largamente retrasadas protegerán la seguridad pública y los trabajos estadounidenses”, aseguró.

Para el experto en inmigración Michael Cutler, quien fuera agente especial del Servicio de Inmigración y Naturalización (INS), y a consecuencia de los ataques terroristas del 11 de septiembre en 2001 pasó a formar parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la construcción de un muro en la frontera “es esencial para proteger a los Estados Unidos y a los estadounidenses”.

En un análisis publicado por la organización, Cutler destacó la importancia de una barrera física que impida el libre tránsito de los carteles de la droga a través de la frontera sur del país.

Al referirse a los sicarios encargados de hacer cumplir las órdenes del cartel de Sinaloa de México para los traficantes dentro de EEUU, Cutler aseguró que “estos criminales, casi invariablemente eran extranjeros que entraron a los Estados Unidos ilegalmente”.

Así, para el experto, el muro, aunque no detiene totalmente el tráfico de drogas y el paso de delincuentes, se convierte en un obstáculo importante para combatir este tránsito ilegal.

No obstante, para los activistas, las órdenes ejecutivas firmadas esta semana por el presidente Trump son apenas una parte de otros esfuerzos para controlar la inmigración y proteger el empleo de los estadounidenses.

Un grupo antiinmigrante protesta frente a la Junta de Supervisores de Los Ángeles (Aurelia Ventura/ La Opinion)
Un grupo antiinmigrante protesta frente a la Junta de Supervisores de Los Ángeles (Foto: Aurelia Ventura/ La Opinión)

E-Verify obligatorio

“Una de las cosas más importantes que usted puede hacer ahora mismo para ayudar a estabilizar nuestra población, es apoyar que se haga obligatorio el (programa) E-Verify”, señaló Jo Wideman, directora ejecutiva de Californianos por la Estabilización de la Población (CAPS).

La entidad espera que el Congreso federal apruebe la utilización generalizada del programa de verificación electrónica, que permite comprobar si un trabajador es ciudadano o residente legal en el país.

Para otros activistas como Mark Krikorian, director del Centro para Estudios de Inmigración, Trump debió haber anulado desde el primer día de su mandato el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

Krikorian indicó que Trump prometió en un discurso de campaña en Phoenix, Arizona, que lo haría “en su primer día como presidente”, aunque una vez elegido, el mandatario comentó que buscaría una solución satisfactoria al problema.

El no haber anulado la orden ejecutiva de DACA es para Krikorian “la traición explícita de una promesa que él (presidente) hizo”.

A pesar de las opiniones, los activistas hacen énfasis en que estar en contra de la inmigración ilegal no es “ser antiinmigrante”.

“Asegurar nuestras fronteras contra el ingreso ilegal no debe ser equiparado con evitar que todos los inmigrantes entren a los EE.UU., solamente aquellos extranjeros que violan nuestras leyes”, concluyó Cutler.