Jorge Sampaoli, con el Sevilla FC a sus pies

El conjunto andaluz es la mejor noticia de la liga de España de la mano del entrenador latinoamericano
Jorge Sampaoli, con el Sevilla FC a sus pies
Jorge Sampaoli, DT del Sevilla FC.
Foto: Getty Images

A la distancia, con su polo ceñida como parte de su propio cuerpo y del cual asoman dos brazos gruesos adornados con tatuajes cual piel de serpiente, el calvo, compacto e inquieto hombre pasional a un costado del prado de juego hace recordar a aquellos tenientes que en la cubierta de un portaaviones en altamar gesticulan con fervor mientras enseñan el arte del boxeo a sus marineros.

Así se ve Jorge Sampaoli cuando se le mira por primera vez. Un hombre vehemente y entregado; nervioso como un felino tras barrotes y atento a cada movimiento que sus expresivos ojos de cirujano son capaces de registrar. Es el estratega argentino hecho en Perú y consolidado en Chile, forjado por la pasión, el estudio y la lucha; cualidades que lo esculpen y retratan.

Sampaoli (Casilda, 1960) se ha definido siempre como un hombre de izquierdas. Gustoso escucha de las letras de canción de lucha social durante su juventud en Argentina y un consumado lector, este entrenador sin pasado como futbolista ha logrado levantar admiración y respeto en la liosa Liga de España, donde no todos los gatos son pardos.Son pocos los meses desde su llegada al Sevilla FC, cuarto club más poderoso de España en los años recientes (sólo por detrás del Real Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid), y multicampeón de la Europa League con el histórico hito de hilvanar tres títulos desde 2013-14 hasta la más fresca edición de 2015-16; y su impacto al interior del equipo, en la grada y en el resto del entorno futbolístico ya es innegable.

jorge sampaoli sevilla
Foto: Getty Images

El exestratega de la selección chilena de fútbol ha logrado un efecto prácticamente inmediato desde su desembarco en junio de 2016, cuando se le veía con ojos de sospecha e indolencia por llegar de Sudamérica sin mayor experiencia que la de dirigir con brillantez a La Roja, selección sin el suficiente cartel en el Viejo Continente.

Pero el Sevilla apostó por él porque de la noche a la mañana Unai Emery, su técnico durante los últimos tres torneos, aceptó una alucinante oferta del París Saint-Germain tras la cual ni tardo ni perezoso hizo maletas y se fue.

Los ilusionó

La jugada de la directiva blanquirroja fue arriesgada, pero los osados hombres de éxito suelen pregonar que es justo en esos momentos cuando se deben tomar las grandes decisiones y hoy, al término de la primera vuelta en la Liga de las Estrellas, la de Sampaoli se perfila a ser la apuesta del año. José Castro trabaja como presidente del Sevilla y hace pocos días explicó en palabras justas el porqué Sampaoli le llenó el ojo a la mesa directiva.

“Nos transmitió que había que ir a por más, que había que ir a por los primeros puestos;  y también nos transmitió ilusión”, le dijo el directivo  a OndaCero, cadena radial española. Aquel día, Sampaoli apareció en todos los noticieros de España, quizá de Chile y seguro también copó espacios deportivos en Argentina y, por qué no, en su Perú natal (desde el punto de vista como entrenador).

Lo hizo ataviado en un traje oscuro, camisa blanca de pureza impecable y corbata también oscura.Sampaoli vestía cual magnate porque había sido condecorado por los reyes de España (Felipe VI y Letizia) con el trofeo Comunidad Iberoamericana 2015, reconocimiento otorgado al deportista iberoamericano más destacado en sus actividades internacionales, gracias a su trabajo como seleccionador chileno y la conquista de la Copa América sobre Argentina en 2015, además de, por supuesto, su brillante irrupción en La Liga con el Sevilla.

Sevilla's Argentinian coach Jorge Sampaoli gestures on the sideline during the Spanish league football match Sevilla FC vs Real Betis at the Ramon Sanchez Pizjuan stadium in Sevilla on September 20, 2016. / AFP / CRISTINA QUICLER (Photo credit should read CRISTINA QUICLER/AFP/Getty Images)
Foto: Getty Images

El estratega, que hace 15 años dejó a su esposa hecha una furia en su casa argentina por perseguir su sueño e instinto para jugársela como entrenador del modestísimo club Juan Aurich de Perú, se ha echado en los bolsillos a miles de aficionados andaluces por su valiente y peligrosa honestidad de invitarlos a soñar junto con él y sus dirigidos en plantarse cara a cara con los muchos “Sansones” de Europa.

“Vamos a luchar por la Liga, el tiempo dirá si luego no tenemos las armas. Luchar por la Liga no es una ilusión, es una realidad”, ha reiterado Sampaoli desde su primer día como sevillista. Y no son palabras al viento. El Sevilla visitó el domingo al Espanyol de Barcelona (perdió sorpresivamente 3-1) encaramado en la segunda posición de la competencia con 42 puntos, sólo uno por debajo del Real Madrid en ese momento y por encima del Barcelona y el Atlético de Madrid, lo cual nadie era capaz de predecir y pocos incluso de soñar.

La conexión Lillo

Sampaoli ha conseguido adaptarse rápido a una nueva cultura futbolística gracias a Juanma Lillo, quien desde octubre de 2015 trabaja con el argentino como figura fundamental de su cuerpo técnico.

¿Quién es Juanma Lillo?

Juan Manuel Lillo (Tolosa, 1965) es un entrenador español con una visión del deporte muy aguda. Ha sido técnico de varios equipos de la Primera División española, así como de los Dorados de Sinaloa en México y Millonarios de Colombia en 2014.

Sampaoli dice abiertamente y sin rubores ser un admirador de Pep Guardiola, además de Marcelo Bielsa, y es justo esa conexión de ideas con Guardiola el lazo con el cual unió su destino profesional con Lillo. Cuando Guardiola aceptó viajar a México a jugar con los Dorados fue porque Lillo se lo pidió y él, hijo pródigo del holandés Johan Cruyff, deseaba ser entrenado por él.

“Mis influencias son muy claras: Cruyff y Lillo”, llegó a declarar el propio Guardiola al iniciar su brillante trayectoria al frente del Barcelona, lo cual dimensiona el nivel de respeto hacia el hoy auxiliar de Sampaoli. “Somos parecidos en muchas cosas. Por ejemplo, Lillo y yo compartimos la frustración de no haber llegado a ser futbolistas”, reveló recientemente Sampaoli en la televisión de Sevilla, ciudad a cuyo club tienen arriba de una nube y a cuyos futbolistas y afición han sumado en la fantasía que también comparten: lograr algo grande