Editorial: Influencia política en la seguridad nacional

La designación del estratega político Steve Bannon como uno de los principales en el Consejo Nacional de Seguridad rompe con todo lo establecido anteriormente

El Consejo Nacional de Seguridad (NSC) es la pieza central en el aparato de seguridad nacional y la política exterior del gobierno. Es allí en donde se realiza el análisis de la información que se tiene a la mano para tomar las decisiones que impulsarán ya sea el movimiento de soldados, espías o diplomáticos.

No es extraño que cada mandatario haga pequeños reajustes al Consejo, pero siempre se mantuvo el principio de que allí no hay espacio para el cálculo de política interna. Que es el espacio para la frialdad de los datos y el asesoramiento objetivo del presidente para que pueda tomar la decisión más adecuada del momento.

La reestructuración ordenada por el presidente Donald Trump indica que ya no será así.

La designación del estratega político Steve Bannon como uno de los principales en el NSC rompe con todo lo establecido anteriormente al sentar a la figura central de la campaña presidencial del candidato Trump en la mesa de decisiones que no tienen que ver con imagen y mensaje del presidente.

Lo más preocupante de esto es que esta medida significa de la poderosa influencia de Bannon en esta administración.

Con anterioridad dirigió Breitbart News, un sitio que con sus teorías conspirativas y manipulación de información se popularizo entre neonazis y blancos supremacistas. También es el promotor del nacionalismo de “América Primero” de Trump.

Desde el inicio fue inusual que la posición de asesor presidencial que se le dio en la Casa Blanca estuviera a la altura del jefe de Gabinete que se suele ser el número dos en la organización interna.

Se atribuye a la creciente autoridad de Bannon el estilo confrontativo y el desordenado torrente de órdenes ejecutivas de la primera semana de gobierno de Trump. Desde la pelea con los medios -fue Bannon el que los definió como “la oposición” y les dijo que “cierren la boca- hasta la política migratoria tienen su marca.

Ahora bajo la justificación de que Bannon fue un oficial naval entre los setentas y ochentas entra a un NSC que relega a una posición inferior y condicional en el Concejo al Jefe de las Fuerzas Armadas y al director de Inteligencia, quienes siempre estuvieron en primera línea.

El Consejo Nacional de Seguridad (NSC) es la pieza central en el aparato de seguridad nacional y la política exterior del gobierno. Es allí en donde se realiza el análisis de la información que se tiene a la mano para tomar las decisiones que impulsarán ya sea el movimiento de soldados, espías o diplomáticos.

No es extraño que cada mandatario haga pequeños reajustes al Consejo, pero siempre se mantuvo el principio de que allí no hay espacio para el cálculo de política interna. Que es el espacio para la frialdad de los datos y el asesoramiento objetivo del presidente para que pueda tomar la decisión más adecuada del momento.

La reestructuración ordenada por el presidente Donald Trump indica que ya no será así.

La designación del estratega político Steve Bannon como uno de los principales en el NSC rompe con todo lo establecido anteriormente al sentar a la figura central de la campaña presidencial del candidato Trump en la mesa de decisiones que no tienen que ver con imagen y mensaje del presidente.

Lo más preocupante de esto es lo que esta medida significa sobre la poderosa influencia de Bannon en esta administración.

Con anterioridad dirigió Breitbart News, un sitio que con sus teorías conspirativas y manipulación de información se popularizó entre neonazis y blancos supremacistas. También es el promotor del nacionalismo de “América Primero” de Trump.

Desde el inicio fue inusual que la posición de asesor presidencial que se le dio en la Casa Blanca estuviera a la altura del jefe de Gabinete que suele ser el número dos en la organización interna.

Se atribuye a la creciente autoridad de Bannon el estilo confrontativo y el desordenado torrente de órdenes ejecutivas de la primera semana de gobierno de Trump. Desde la pelea con los medios -fue Bannon el que los definió como “la oposición” y les dijo que “cierren la boca” hasta la política migratoria, tienen su marca.

Ahora bajo la justificación de que Bannon fue un oficial naval entre los setentas y ochentas entra a un NSC que relega a una posición inferior y condicional en el Concejo al Jefe de las Fuerzas Armadas y al director de Inteligencia, quienes siempre estuvieron en primera línea.

Es atemorizante que al frente del Consejo de Seguridad Nacional esté un presidente como Trump, desinformado, egocéntrico e influenciable por un ideólogo de un nacionalismo blanco autoritario. Bannon ya habló de una visión de populismo nacionalista en Europa.