Alivia estos 4 problemas estomacales

Lo que funciona y NO funciona para problemas comunes del estómago
Sigue a La Opinión en Facebook
Alivia estos 4 problemas estomacales

Gas. Estreñimiento. Acidez estomacal. Hinchazón. 8 de cada 10 adultos ocasionalmente o con frecuencia experimentan alguno de estos y otros problemas estomacales. Muchas personas usan medicamentos de venta libre para aliviarlos. Aunque esos medicamentos pueden ayudar algunas veces, también causan efectos secundarios y no tratan el problema de fondo. A continuación encontrarás cómo tratar estos problemas digestivos comunes.

Estreñimiento

Aproximadamente 15% de los adultos dicen que tienen 2 o menos movimientos intestinales a la semana, de acuerdo con la investigación publicada en junio de 2016 por la revista médica JAMA Internal Medicine. Y a medida que envejeces, el estreñimiento se vuelve más común.

“Las contracciones de tu tracto gastrointestinal se vuelven más lentas a medida que envejeces, así que toma más tiempo para que las heces pasen a través del colon”, dice Purna Kashyap, M.D., un gastroenterólogo en la Mayo Clinic en Rochester, Minn.  También es más probable que uses medicamentos que pueden empeorar el problema.

  • Intenta esto primero: Consume mucha fibra, lo cual suaviza y acumula las heces. Las mujeres mayores de 50 años de edad deben consumir 21 gramos; los hombres, 30 gramos. Puedes obtener eso a través de la comida. Una manzana mediana (4 gramos), una banana (3 gramos), dos rebanadas de pan integral (4 gramos), una taza de brócoli cocido (7 gramos) y una papa mediana (5 gramos) suman 23 gramos. Si para ti es difícil consumir esa cantidad de fibra a través de la dieta, los suplementos que contienen psilio, como el Metamucil, te podrían ayudar. Pero algunas investigaciones sugieren que comer bocadillos entre comidas de alimentos altos en fibra, como las ciruelas, podría ser una mejor opción.
  • También considera: Planificar tus movimientos intestinales. La mayoría de las personas que tienen una digestión regular tienen un movimiento intestinal a la misma hora todos los días. Así que intenta tenerlo 2 veces al día, aproximadamente 30 minutos después de las comidas, cuando tu colon está más activo, incluso si no sientes la necesidad.
  • Ten cuidado con: El uso de laxantes. Las personas con estreñimiento frecuente o de largo plazo con frecuencia usan laxantes de venta libre o aquellos recetados por un médico, pero en la mayoría de los casos, eso no es una buena idea. Los laxantes estimulantes como el bisacodilo (Correctol, Dulcolax y genéricos) y senna (Ex-Lax, Senokot y genéricos) pueden causar dependencia, así como mareos, diarrea y náuseas. Y los ablandadores de heces como docusate (Colace y genéricos) no funcionan mejor que un placebo, de acuerdo con un comentario de junio de 2016 en la revista JAMA Internal Medicine. Si los pasos de autoayuda no funcionan y necesitas ayuda a corto plazo, intenta tomar un laxante que contenga polietilenglicol (MiraLax y genéricos) o lactulosa (Cholac y genéricos). Es menos probable que cause dependencia, aunque podría causar diarrea y gases, dice Ari Grinspan, M.D., un gastroenterólogo y profesor auxiliar en Icahn School of Medicine en Mount Sinai en New York City.

Acidez

A medida que envejeces y si aumentas algunas libras, podrías darte cuenta de que la acidez se presenta con más frecuencia. Las molestias ocurren cuando el ácido del estómago se regresa hacia el esófago, el tubo que lleva los alimentos de la boca hacia el estómago.

  • Intenta esto primero: Limita tu consumo de alimentos que desencadenan la “acidez”. Esto incluye alcohol, alimentos fritos y condimentados, ajo y cebolla, frutas cítricas, chocolate y menta, indica Gail Cresci, Ph.D., una nutricionista certificada en la Cleveland Clinic. Otros cambios en el estilo de vida son probar hacer comidas más pequeñas, comer al menos 2 horas antes de la hora de dormir, dejar de fumar, bajar de peso, evitar usar ropa apretada, elevar la cabecera de tu cama y dormir sobre tu lado izquierdo.
  • También considera: Para la acidez ocasional prueba los antiácidos de venta libre como Rolaids o Tums o un bloqueador de H2 como la famotidina (Pepcid AC y genéricos) o ranitidina (Zantac 150 y genéricos). Pero si experimentas indigestión más de dos veces a la semana o durante varias semanas, consulta con un médico. Es posible que tengas una forma más grave de acidez conocida como GERD, la que con el tiempo, puede dañar el revestimiento de tu esófago y requiere un medicamento más fuerte.
  • Ten cuidado con: Los inhibidores de la bomba de protones o PPI, como el omeprazol (Prilosec de venta libre y genéricos) y esomeprazol (Nexium 24HR y genéricos). Estos pueden ser apropiados para GERD, pero solo si los cambios en el estilo de vida o los bloqueadores de H2 no te ayudan. El uso de largo plazo presenta un riesgo de fracturas óseas, enfermedad renal y bajos niveles de magnesio y vitamina B12. Estos también pueden hacerte susceptible a desarrollar infecciones, particularmente Clostridium difficile, una bacteria que puede causar diarrea intensa y en algunos casos, la muerte. “Una función del ácido en el estómago es matar las bacterias malas”, indica Cresci. “Si lo reduces demasiado al tomar PPI cuando no lo necesitas, estos gérmenes se pueden propagar”.

 Gases

La flatulencia y los eructos son ofensores de igualdad de oportunidades, pero los adultos mayores pueden ser más vulnerables. Debido a que masticar es el principio del proceso de digestión, las dentaduras postizas mal ajustadas, por ejemplo, pueden dificultar masticar y tragar los alimentos, perjudicando el proceso, dice Stephen Hanauer, M.D., director médico del Northwestern Medicine Digestive Health Center en Chicago.

  • Intenta esto primero: Si tienes gases, deja de masticar goma de mascar, fumar, tomar bebidas carbonatadas y engullir los alimentos y líquidos. (Todo esto puede causar que tragues aire). Si tienes gases o hinchazón a causa de comer alimentos como el brócoli, la coliflor o los frijoles, introducir pequeñas cantidades a tu dieta poco a poco puede ayudar a que tu sistema digestivo se adapte.  En cualquier momento que aumentes la cantidad de alimentos ricos en fibra en tu dieta, como los vegetales, frijoles y fruta, también debes beber más agua, sugiere Samantha Heller, M.S., una nutricionista certificada en el NYU Langone Medical Center en New York City.
  • También considera: Tomar un digestivo de venta libre como Beano cuando consumas alimentos que causan gases como los frijoles y el brócoli. Este contiene enzimas que pueden ayudar a descomponer los carbohidratos complejos y difíciles de digerir.
  • Ten cuidado: con los productos de venta libre contra la flatulencia como Gas-X que contiene simeticona. Existe poca evidencia de que ayuden.

Hinchazón

El tracto digestivo se vuelve más lento conforme vas envejeciendo, causando que los alimentos se queden en este por más tiempo lo que a veces podría causarte dolor de estómago e hinchazón. Esto también puede ser un signo de diverticulosis, una afección en la que se forman pequeñas bolsas o sacos en el revestimiento de la parte inferior de tu colon y afectan a muchas personas mayores de 60 años de edad.

En algunos casos, la diverticulosis puede volverse diverticulitis, cuando los sacos se inflaman y pueden causar fiebre, dolor abdominal y estreñimiento, y si es especialmente grave, una obstrucción intestinal mortal.

  • Intenta esto primero: La misma dieta alta en fibra que te ayuda a mantenerte regular. Los médicos solían recomendar evitar el consumo de semillas y nueces, pensando que estas podrían inflamar los sacos, pero las nuevas investigaciones demuestran que eso es innecesario. Un estudio de JAMA entre casi 50,000 hombres descubrió que esos alimentos no aumentaron el riesgo de desarrollar diverticulitis.
  • También considera: Algo conocido como la dieta baja en FODMAP, lo cual quiere decir oligo-di-monosacáridos fermentables y polioles. Estos son la fructosa de los carbohidratos (en la fruta y miel), lactosa (en los lácteos), fructanos (en el trigo, ajo y cebollas), galactanos (en las leguminosas) y polioles (endulzantes sin azúcar) y frutas con hueso como albaricoques, cerezas y nectarinas. La dieta es complicada, así que pide una referencia a un especialista gastroenterólogo o un nutricionista.
  • Ten cuidado con:  Asumir que eres intolerante al gluten. Aproximadamente un tercio de los estadounidenses evitan los alimentos que contienen gluten, de acuerdo con una encuesta de Consumer Reports de 2014. Pero en realidad solo tienes que evitar el gluten de las proteínas, el cual se encuentra en el trigo, cebada, centeno y otros granos, si tienes enfermedad celíaca, una condición que afecta solo a 1% de la población. Evitar el gluten cuando no tienes que hacerlo es una mala idea, podrías dejar de aprovechar los alimentos altos en fibra que pueden aliviar algunos problemas estomacales. En lugar de eso, debes consultar con un médico gastroenterólogo, quien puede averiguar si tu hinchazón se debe a otra afección, como el síndrome de colon irritable.