El paraguas del sindicato cubre mejor pero a menos trabajadores

La latina es la comunidad que menos membresía tiene en las ´uniones´
El paraguas del sindicato cubre mejor pero a menos trabajadores

Ser miembro o estar representado por un sindicato es beneficioso para los bolsillos de los trabajadores pero cada vez hay menos empleados bajo este paraguas de unión laboral en el sector privado, algo que coincide con una época de estancamiento en remuneraciones.

Así lo indican las cifras del departamento de Trabajo que llevan años tabulando cuánto crecen los salarios y beneficios de los trabajadores sindicalizados y los que no lo están, además de la membresía de estos grupos de trabajadores. Las cifras, hechas públicas ayer, revelan que desde diciembre de 2006 hasta diciembre de 2016 para los empleadores, los costos de los beneficios para trabajadores que son miembros de una unión han incrementado un 31% mientras que los que no tienen esta membresía han visto un avance de estos costos del 24% en estos mismos años.

En cuestión de salarios las diferencias no son tan notables, 24% frente al 23% de aumento en ese periodo de tiempo, pero vuelven a ser los miembros de los sindicatos los que recibieron el mayor incremento.

unionsal

Pese a ello, el papel de los sindicatos, Union, es cada vez menor en el marco laboral estadounidense.

El departamento de Trabajo explica que solo el 10.7% de los trabajadores era miembro de una de estas organizaciones, un 0.4% menos que el año anterior. En 2006, el 12% tenía esta membresía. Además, buena parte de estos porcentajes vienen por el sector público en el que el número de miembros de unión es cinco veces más alto que el sector privado donde hay más apatía entre los trabajadores y más problemas por parte de los patronos a la hora de abrir la puerta a la organización de trabajadores. En el sector privado, solo el 6.4% de los trabajadores (7.1 millones) tiene el carné de un sindicato, según cifras oficiales.

Y de todas las comunidades de trabajadores es la latina la que menos miembros tiene bajo el paraguas de estas organizaciones. Apenas el 8.8% de los trabajadores latinos era miembro de una unión y apenas el 10% estaba representado por ellas en 2016. Son las cifras más bajas de los últimos años y es relevante que entre los afroamericanos el 13% tenga carné de sindicato y entre los asiáticos el 9%. Y ls diferencias en sus salarios son importantes. El salario usual medio semanal de un trabajador latino en una union era un 45% más elevado que los que que se abonan fuera de ella.

Nueva York sigue siendo el estado en el que más trabajadores están en las líneas de los sindicatos mientras que Carolina del Sur es el que menos. De hecho, la menor representación sindical está concentrada en el sur del país en el que hay leyes en las que se permite a los empleados optar o no por pagar las cuotas. Georgia, Luisiana, Carolina del Norte y Carolina del Sur son los estados en que más pequeños son los paraguas sindicales para los trabajadores.