Mensajes de texto incriminan a jóvenes que planeaban matanza en secundaria de Fullerton

La policía ha revisado los dispositivos electrónicos de los estudiantes y descubierto búsquedas conspirando para llevar a cabo un tiroteo
Mensajes de texto incriminan a jóvenes que planeaban matanza en secundaria de Fullerton
Los jóvenes, ambos de 16 años, tramaban un tiroteo "más grande que Columbine", la matanza de 1999.
Foto: Jon Baird / Twitter

La investigación policial en torno al arresto de dos adolescentes sospechosos de planear un tiroteo en el instituto Troy High de Fullerton ha descubierto que los jóvenes utilizaron sus teléfonos móviles para investigar cómo llevar a cabo el ataque.

Según informó la policía el jueves, los estudiantes habían realizado búsquedas en internet tan recientemente como el martes para averiguar sobre la compra de armas de fuego y masacres previas en escuelas, incluyendo la que tuvo lugar en Columbine High, Colorado, en 1999 y durante la cual dos alumnos asesinaron a 12 estudiantes y un profesor.

A este incidente hicieron referencia los sospechosos cuando otro estudiante les oyó hablar sobre sus intenciones de protagonizar un tiroteo en la escuela, tras lo cual los denunció ante las autoridades escolares.

Los dos adolescentes, ambos de 16 años, accedieron voluntariamente a que la policía registrara sus celulares, según explicó el sargento de la policía de Fullerton Jon Radus.

Radus añadió que la información extraída de los teléfonos añade credibilidad a las acusaciones contra ellos. “Ciertamente añadió piezas al puzzle”, afirmó.

La policía respondió rápidamente al caso porque determinaron que la amenaza era creíble. “No es algo nuevo decir que tenemos amenazas de violencia en los campus. Examinamos esta, y resultó ser cierta”, explicó Radus.

Después de que el estudiante que escuchó sus planes diera la alerta, la policía entrevistó a otros alumnos de la escuela y descubrió que los sospechosos habían hecho más comentarios similares.

Las casas de los adolescentes, en Anaheim, fueron registradas el miércoles y la policía recuperó más dispositivos electrónicos aunque no requisó ningún arma.

El jueves, los responsables de la secundaria y la policía local se esforzaron por calmar a los estudiantes. Varios agentes permanecieron apostados en las instalaciones y el director de Troy High William Mynster dijo a los estudiantes a través del servicio de megafonía que la policía “estaba segura de tener a los responsables bajo custodia” y que estaban “seguros en Troy High School”, según recogió The O.C. Register.

La identidad de los sospechosos no se ha hecho pública por tratarse de menores. Permanecen retenidos en el Reformatorio Juvenil del condado de Orange y su caso será revisado por la oficina del fiscal del distrito del condado de Orange para determinar si afrontarán cargos criminales, indicó Radus.