Azafata rescata a víctima de tráfico humano

Auxiliares de vuelo son entrenadas para detectar estos crímenes
Azafata rescata a víctima de tráfico humano
Sheila Fedrick, azafata.
Foto: Archivo personal / Facebook

Las azafatas se han convertido en piezas importantes de la lucha contra el tráfico humano.

El mejor ejemplo es el de Sheila Fedrick, una auxiliar de vuelo de Alaska Airline. La mujer compartió una historia durante el encuentro de Airline Ambassador en Houston, Texas, el fin de semana.

El hecho ocurrió durante la ruta Seattle-San Francisco. La azafata vio a una joven de 14 o 15 años junto a un hombre mayor y bien vestido. El contraste de las dos personas llamó la atención de Fedrick, de 49 años.

“La chica lucía como si viviera un infierno”, contó Fedrick.

La azafata intentó hablar con la joven pero el hombre se encargaba de las respuestas en una actitud defensiva.

Fue entonces cuando Fedrick decidió dejar una nota en el baño. La chica respondió “Necesito ayuda”. La azafata notificó al piloto de la situación.

A la llegada a San Francisco, la policía esparaba al hombre y a la joven.

Desde 2009, Airline Ambassadors ayuda a entrenar a azafatas para que ayuden a detectar a víctimas de tráfico humano. Autoridades de Estados Unidos arrestaron a unas 2,000 personas en 2016 por ese tipo de crímenes. También identificaron a unas  400 víctimas.

El encuentro de Airline Ambassadors se hizo en durante el Super Bowl. No hay evidencia de tráfico humano durante el evento deportivo, aunque es conocido que el trabajo sexual aumenta en ese tipo de eventos. Autoridades relacionan el tráfico humano con explotación sexual.