Los Giants de Nueva York se quedan sin la ‘salsa’ de Víctor Cruz

"Aún tengo por delante mucho buen fútbol americano”, dijo el receptor tras enterarse del recorte
Los Giants de Nueva York se quedan sin la ‘salsa’ de Víctor Cruz

Una destacada y aún promisoria carrera cambió de curso en una jugada de rutina.

Aquella noche del 12 de octubre de 2014 en el estadio de los Eagles, el pase de Eli Manning a la esquina encontró libre a Víctor Cruz, pero en el momento de elevarse en busca del balón algo se le rompió en la rodilla derecha al receptor de los Giants.

Bañado en lágrimas, el hombre de sangre puertorriqueña originario de Nueva Jersey fue sacado en un vehículo con un tendón roto.

Cruz se perdió el resto de esa temporada, y luego la siguiente a consecuencia de otra lesión de alguna forma ocasionada por la primera.

Ese historial de lesiones para un hombre de 30 años de edad y un salario pactado de $7.4 millones en 2017 se convirtieron en un dilema para los Giants, que el lunes decidieron darlo de baja.

La salsa de Víctor Cruz llegó así a su final con el uniforme de los Giants, al menos por ahora.

“Víctor es una de las grandes historias de la NFL. Vino y se ganó todo lo que ha logrado”, dijo el gerente general de los Giants, Jerry Reese, en un comunicado. “Ha sido increíble verlo crecer de un agente libre que no fue seleccionado en el Draft a un jugador del equipo de estrellas y uno de nuestros principales hombres camino al Super Bowl XLVI. Siempre será uno de los grandes Giants”.

Cruz debutó en la NFL en 2010 y atrapó su primer pase en 2011. El hecho de llegar a la liga fue un triunfo de grandes proporciones considerando sus orígenes humildes y que no fue un prospecto destacado tras egresar de la Universidad de Massachusetts.

No sólo eso. En 2007, su padre, un bombero de la ciudad de Paterson, cometió suicidio. Un golpe muy duro para Víctor.

Ese primer año completo con los Giants, Cruz fue una sensación: 82 recepciones para 1,536 yardas y 9 touchdowns, incluyendo uno de 99 yardas en un juego contra los vecinos Jets. Obviamente, un récord de la NFL.

Convertido en un arma potente de Manning, Cruz ayudó a poner a los Giants en el Super Bowl de esa temporada al atrapar 10 pases para 142 yardas en la final de conferencia contra San Francisco. Y en el juego por el título contra Nueva Inglaterra, logró el primer touchdown de los Giants para colaborar en la victoria de 21-17 para el más reciente campeonato de la franquicia.

Cruz, cuya madre es boricua, tuvo otras dos buenas temporadas antes de la lesión en Filadelfia.
Tras conocer la noticia de que el equipo lo había cortado, Cruz dijo que buscará nuevas oportunidades.

“Creo que aún tengo por delante mucho buen fútbol americano”, dijo Cruz en un comunicado. “Pienso que todavía hay muchas millas en mi cuerpo”.

Números

39 recepciones para 586 yardas tuvo Cruz en 2016, su primera temporada tras regresar de lesiones serias de la pierna derecha.

303 recepciones acumula en su carrera para 4,549 yardas y 25 touchdowns en 70 partidos con los Giants.

6.4 millones de dólares era su salario para 2017, más un bono de otro millón y otros ajustes para totalizar 9.4 contra el tope salarial, los cuales se ahorrará el equipo.