Cómo el peligro en Oroville afecta al sur de California

Los Ángeles cuenta con 14 represas
Sigue a La Opinión en Facebook
Cómo el peligro en Oroville afecta al sur de California
La presa Devil's Gate está repleta de agua y sedimentos por lluvias pasadas.
Foto: Captura/Twitter

En vista de la reciente emergencia que se ha originado en la represa de Oroville, misma que obligó la evacuación de casi 200,000 personas de sus hogares el fin de semana pasado, Los Ángeles ahora busca reforzar las 14 represas que yacen en su condado.

La Junta de Supervisores del condado de Los Ángeles ordenó el martes que se realizaran inspecciones a todas las represas de control de inundaciones que rige el Departamento de Obras Públicas del condado (DPW).

screen-shot-2017-02-15-at-2-09-53-pm

Entre éstas está el pantano de Devil’s Gate, que resguarda a la comunidad de Pasadena de las lluvias que caen y que ocasionalmente inundan residencias con deslaves de tierra.

Ésta fue construida en 1920, la más antigua en Los Ángeles, y tiene la capacidad de soportar una cresta de 97 pies de alto.

Según funcionarios, debido a las fuertes lluvias producidas durante este invierno en el sur de California, esta represa se ha ido llenando pero no solo de agua, sino de sedimento que viene de los deslaves de las montañas.

La represa está tan llena de sedimentos que los ingenieros han predicho que una serie de tormentas masivas podrían bloquear las válvulas de aliviadero y causar daños por inundaciones a 500 o más hogares a lo largo del Canal Arroyo Seco. Las inundaciones también podrían cerrar partes de la autopista 110 entre Pasadena y el centro de la ciudad.

Para aliviar la represa del sedimento, se estableció que el DPW removería más de 2,400 millones de yardas cúbicas de sedimento de la locación, pero este proceso se ha tornado en una ardua batalla legal entre el condado y varios grupos ambientalistas, los cuales argumentan que remover una cantidad tan excesiva de tierra impactaría de manera negativa a un sinnúmero de flora y fauna en la región de Arroyo Seco.

Residentes de la zona también objetaban proyecto puesto que el dinero para desplazar tanta tierra saldría de su bolsillo.

No obstante, el martes un juez superior del condado de Los Ángeles dio la orden que se continuarán los esfuerzos.

Las otros 13 represas también merecen ser inspeccionadas y revisiones anuales, puesto que “la madre naturaleza siempre hace de las suyas”, aseguró a NBC Los Angeles Bob Spencer, portavoz del DPW.

La mayoría de las presas han tenido que ser reparadas en los últimos años, y varias esperan ser reforzadas en los próximos años para soportar terremotos.