Senadores demócratas promueven anulación de orden ejecutiva de Trump contra inmigrantes

Un grupo de senadores demócratas presentó un proyecto de ley para anular una orden ejecutiva que, a su juicio, facilita y agiliza la deportación de hasta ocho millones de inmigrantes indocumentados.

Guía de Regalos

Senadores demócratas promueven anulación de orden ejecutiva de Trump contra inmigrantes
La senadora demócrata de Nevada, Catherine Cortez Masto, la primera latina en el Senado, presentó su primer proyecto de ley para anular una orden ejecutiva migratoria de la Administración Trump. Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON.- Un grupo de senadores demócratas, encabezado por Catherine Cortez Masto, acusó este jueves a la Administración Trump de ensañarse con los inmigrantes, y presentó un proyecto de ley para anular una orden ejecutiva que, a su juicio, facilita y agiliza la deportación de hasta ocho millones de inmigrantes indocumentados.

La presentación de la medida coincidió con el “Día sin Inmigrantes”, un día de acción nacional anunciado en las redes sociales que, aunque sin autor claro, cuenta con el respaldo de escuelas, restaurantes y otros negocios de la capital estadounidense y otras partes del país.

Acompañada de activistas pro-inmigrantes, Cortez Masto explicó que su primer proyecto de ley como la primera latina en el Senado busca frenar la orden ejecutiva que emitió el presidente Donald Trump el pasado 25 de enero porque, a su juicio, “es una amenaza contra la seguridad” de las familias inmigrantes.

La orden ejecutiva en cuestión da luz verde a más contratación de agentes fronterizos, la ampliación de los centros de detención, y la eliminación de ciertos fondos federales para ciudades “santuario” que no colaboran en tareas de Inmigración, entre otros elementos.

Las redadas indiscriminadas de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en los últimos días, castiga incluso a inmigrantes indocumentados sin antecedentes criminales y forman parte de una “máquina de deportación sin precedente”, advirtió Cortez Masto.

La senadora demócrata por Nevada, Catherine Cortez Masto, denuncia las redadas indiscriminadas que atrapan a inmigrantes sin antecedentes criminales. Foto: María Peña/Impremedia
La senadora demócrata por Nevada, Catherine Cortez Masto, denuncia las redadas indiscriminadas que atrapan a inmigrantes sin antecedentes criminales. Foto: María Peña/Impremedia

 

La activista Greisa Martínez, de “United We Dream”, afirmó que la orden ejecutiva prácticamente criminaliza a la comunidad inmigrante y “nadie está a salvo” bajo el gobierno de Trump.

A su juicio, la medida presentada hoy no es un mero “gesto simbólico” porque las repercusiones de la separación de familias recaerá en la conciencia de los republicanos que la respaldan.

La activista de "United We Dream", Greisa Martínez, afirmó que los republicanos tendrán que asumir responsabilidad por las nocivas repercusiones de las deportaciones bajo la Administración Trump. Foto: María Peña/Impremedia
La activista de “United We Dream”, Greisa Martínez, afirmó que los republicanos tendrán que asumir responsabilidad por las nocivas repercusiones de las deportaciones bajo la Administración Trump. Foto: María Peña/Impremedia

Por su parte, Clarissa Martínez, del Concejo Nacional de la Raza (NCLR), se hizo eco de otros grupos cívicos al señalar que la nueva política migratoria de Trump agrava la hostilidad contra los inmigrantes, ahora acechados en iglesias, escuelas, tribunales y otros sitios públicos.

Clarissa Martínez, del Concejo Nacional de La Raza (NCLR), dijo que la orden ejecutiva migratoria de Trump sólo agravará el clima hostil contra los inmigrantes. Foto: María Peña/Impremedia
Clarissa Martínez, del Concejo Nacional de La Raza (NCLR), dijo que la orden ejecutiva migratoria de Trump sólo agravará el clima hostil contra los inmigrantes. Foto: María Peña/Impremedia

La medida de Cortez Masto cuenta con el patrocinio de una veintena de senadores demócratas, incluyendo Dick Durbin, de Illinois, y Mazie Hirono, de Hawai, pero tiene escasa posibilidad de ser aprobada debido a que los republicanos numeran 52 en el Senado, contra 48 de la oposición.

Nevada tiene una alta concentración hispana y, a raíz de la orden ejecutiva migratoria, la comisionada del Condado Clark, Chris Giunchigliani, dijo que presentará una resolución para convertir al condado en un “santuario” para inmigrantes.

Varias ciudades de EEUU, incluyendo la capital, han condenado la orden ejecutiva y han dejado en claro que no la aplicarán.

El entonces presidente Barack Obama se ganó el mote de “deportador en jefe” porque entre 2009 y 2016 logró la deportación de poco más de 2,8 millones de inmigrantes indocumentados, aunque en 2014 estableció nuevas prioridades para la expulsión de criminales, de personas que representan una amenaza para la seguridad pública o nacional, y de quienes cruzaron ilegalmente la frontera a partir de enero de ese año.

Aunque Trump ha dicho que su enfoque serán los inmigrantes “criminales”, en las redadas ya han caído una madre de Phoenix (Arizona) sin historial criminal, un “Dreamer” del área de Seattle (Washington) protegido por el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, y una víctima de violencia doméstica en Virginia, denunciada por su propio abusador, según activistas.

Según Durbin, la orden ejecutiva en cuestión pone en la mira a hasta ocho millones de inmigrantes indocumentados, y parte de la estrategia para combatirla debe ser “relatar las historias” de personas vulnerables.

El senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, dijo que la única manera de superar "el miedo y el odio" es relatando las historias y contribuciones de los inmigrantes en EEUU. Foto: María Peña/Impremedia

El senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, dijo que la única manera de superar “el miedo y el odio” es relatando las historias y contribuciones de los inmigrantes en EEUU. Foto: María Peña/Impremedia

Estos inmigrantes “viven en EEUU sin ser una amenaza, sin un historial criminal, pero con familias fuertes”, dijo Durbin, autor de una iniciativa para proteger a los “Dreamers” de la deportación bajo la era de Trump.