Abogados de joven detenido alegan que gobierno “inventó” que es pandillero

Juez federal refiere joven a juez migratorio para audiencia de fianza y seguirá considerando demanda por violaciones constitucionales. Daniel Ramirez Medina no será liberado por ahora. El gobierno no ha presentado evidencia alguna de su afiliación pandilleril.

Abogados del “dreamer” Daniel Ramirez Medina, detenido por ICE la pasada semana a pesar de tener DACA, alegaron este viernes ante un juez federal que el gobierno fabricó la historia de su afiliación pandilleril, señalando la falta total de evidencias al respecto y la incoherencia de las diferentes declaraciones públicas de portavoces sobre ese dato.

Entretanto Ramírez Medina seguirá detenido mientras se lleva a cabo una audiencia de fianza ante un juez de inmigración a pesar de que políticos, activistas y 400 organizaciones pro inmigrantes, religiosas y de derechos civiles han exigido su liberación inmediata.

Sus abogados alegaron incluso que un formulario que Ramírez Medina llenó en el centro de detención para pedir que lo sacaran de la sala de pandilleros de ese centro, fue alterado borrando parte de su declaración de puño y letra para hacer creer que confesó ser pandillero.

“La narrativa del gobierno sobre las circunstancias del arresto ha cambiado constantemente y lo más perturbador es que parece haber un esfuerzo después del arresto para justificar la conducta impropia (de arrestar sin evidencias a un portador de DACA”, señala el documento legal de los defensores de Ramírez.

El gobierno alega que Ramírez, arrestado el pasado viernes cuando ICE fue a buscar a su papá a un apartamento de Des Moines, estado de Washington, tiene un “tatuaje de pandillero” y que luego en un interrogatorio accedió que había “andado” con pandillas en California y Washington. 

Abogados del gobierno también alegan que las cortes federales no pueden intervenir, puesto que el muchacho no ha pasado aún por el proceso administrativo de deportación que apenas está comenzando.

Después de escuchar a ambas partes el viernes por la mañana en su tribunal de Seattle, el juez James P. Donohue refirió la decisión sobre la custodia del “dreamer” Daniel Ramírez Medina a un juez de inmigración y ordenó que esta se considere en “máximo una semana”, mientras pidió a los abogados del joven de 23 años presentar más documentación sobre la acusación de violaciones constitucionales.

El juez Donohue pidió más información a los abogados de Ramírez, para determinar si su tribunal tiene jurisdicción sobre el caso, ya que las deportaciones de consideran en los tribunales de inmigración, que son cortes civiles dependientes del Departamento de Justicia, es decir, del poder ejecutivo, y no del judicial.

Preocupa efecto de arresto en otros DACAMENTADOS

Entretanto, más de cien personas se presentaron este viernes en apoyo a Daniel y a cientos de miles de jóvenes con DACA frente al edificio de los tribunales en Seattle, exigiendo su liberación y preocupados por el futuro de otros jóvenes que, como el, tienen el beneficio.

DACA es un programa implementado por el presidente Barack Obama en 2012 que ofrece protección contra la deportación y permisos de trabajo a jóvenes que vinieron indocumentados cuando eran menores de edad y que cumplen una serie de requisitos, aparte de revisión de antecedentes penales en múltiples bases de datos federales, como fue el caso de Ramírez en 2014 y de nuevo en 2016 cuando renovó.

Los abogados del joven aseveran que, al arrestarlo sin razón aparente -los hechos revelan que cuando se lo llevaron, los agentes aún no habían interrogado al muchacho sobre nada relativo a pandillas- el gobierno está violando la promesa hecha por el programa federal DACA y los derechos constitucionales del joven.

“Esencialmente, Ramirez está cuestionando lo que significa ser un DREAMER y si él o los demás pueden confiar en las promesas implícitas que les hizo el gobierno de Estados Unidos”. 

Tras la audiencia, el abogado de Public Counsel Mark Rosenbaum, parte del equipo legal de Ramírez dió la siguiente declaración:

 “Al establecer el programa DACA, nuestro país hizo una promesa a Daniel Ramírez y a cientos de miles de jóvenes que si salían de las sombras y seguían las reglas, podían estudiar y trabajar aquí – incluso servir en nuestro ejército – sin miedo a ser arrestados o deportados. La posición del gobierno en este caso es, aparentemente, que esa promesa no vale nada para el señor Ramírez. Eso es incorrecto, arbitrario, cruel y ciertamente inconstitucional. Esperamos con interés la oportunidad de seguir informando a la corte sobre estos serios y sustantivos asuntos.

“Seguiremos luchando por la liberación inmediata de Daniel mientras el gobierno continúe su detención injustificada e ilegal. Apreciamos la directiva de la corte para que al señor Ramírez se le conceda una audiencia de libertad bajo fianza en el tribunal de inmigración lo antes posible, lo que nos permitirá otra oportunidad para solicitar su liberación.

“También estamos agradecidos a los valientes DREAMers de este país que están de pie con Daniel en solidaridad. Después de todo, representan lo mejor de nuestro país y todo lo que tiene que ofrecer “.

Ramírez llegó al país a los 7 años, recibió DACA en 2014 y lo renovó en 2016.

Aunque Donald Trump amenazó con anular DACA desde que estaba en campaña, esta medida no ha estado entre las órdenes ejecutivas de inmigración que ha llevado a cabo hasta ahora, por lo que aún sigue vigente.