Las nuevas lluvias suponen un gran riesgo para California

En el norte se temen inundaciones y en el sur podrían afectar al suministro de agua potable
Las nuevas lluvias suponen un gran riesgo para California
Inundaciones pasadas en Ross Valley.
Foto: Marin County Fire Department via Twitter

Una nueva tormenta que descarga este lunes sobre la parte norte del estado ha despertado numerosas alarmas por el alto riesgo de inundación que existe en una región ya saturada de agua.

Las autoridades han avisado de que todos los residentes del interior del norte de California deben estar preparados para evacuar en cualquier momento.

“Podríamos ver inundaciones en sitios donde que no habían sido afectados en muchos años”, declaró el Servicio Meteorológico Nacional (NWS) en un comunicado compartido el domingo, según recoge el Los Angeles Times.

Muchas partes de la región, especialmente en Sierra Nevada y en los valles de San Joaquín y el río Sacramento, están camino de vivir el invierno más húmedo de su historia. Las continuas y abundantes lluvias que se han sucedido desde octubre han llevado a ríos y embalses a su máxima capacidad.

Uno de los más preocupantes es el reservorio de San Pedro, que superó su capacidad máxima este lunes obligando a utilizar un aliviadero que a su vez está causando inundaciones a lo largo del río Tuolumne.

El río San Joaquín a la altura de Vernalis también ha alcanzado un nivel de riesgo, según compartió el NWS, y otras vías fluviales en peligro de desbordarse son el aliviadero de Yolo, Clear Lake y los ríos Sacramento, Cosumnes, Mokelumne, Merced y Tuolumne.

El área de Oroville, donde todavía se está reparando un agujero en el principal aliviadero de la represa y se tuvo que desalojar temporalmente a unas 190,000 personas, se encuentra bajo intensa vigilancia este lunes y mañana martes.

Según el NWS, la tormenta podría descargar hasta 10 pulgadas de lluvia en la cuenca del río Feather, y los fuertes vientos quizás empujen el agua en la reserva hacia la pared de 770 pies de la represa.

Las autoridades llevan días esforzándose en bajar el nivel del agua de la represa de Oroville (Foto: Departamento de Recursos Hídricos de California)
Las autoridades llevan días esforzándose en bajar el nivel del agua de la represa de Oroville (Foto: Departamento de Recursos Hídricos de California)

También podría afectar al sur

El sur de California también espera recibir lluvia, aunque mucha menos. Sin embargo, esta parte del estado también podría verse seriamente afectada por las tormenta que recibe la mitad norte debido a que gran parte de su suministro de agua proviene de los ríos que amenazan con desbordarse.

Por ejemplo, los ríos Sacramento y San Joaquín son los principales afluentes del California State Water Project, que provee agua potable a 23 millones de californianos, señala Curbed L.A.

El sistema de canalización del estado se encuentra sobrecargado debido a la reciente crecida de los niveles de agua, y existe el riesgo de que se produzca una rotura en el sistema de diques de California Delta a consecuencia de la cual se contamine el suministro potable con agua salada.

En 2011, varios científicos crearon un reporte conocido como el ARkStorm Scenario, que estudia las posibles consecuencias de inundaciones producidas por un río atmosférico como el que vivimos actualmente basándose en los acontecimientos que dieron lugar a la Gran Inundación de California de 1862.

Aunque el actual sistema de control del agua en California es mucho mejor que el que existía en 1862, las condiciones meteorológicas están cambiado a consecuencia del cambio climático.

Los climatólogos creen que si la temperatura del planeta sigue aumentando, ríos atmosféricos como el de este año podrían convertirse en la norma – pero la infraestructura del estado se construyó bajo la asunción de que esta clase de eventos eran mucho más raros, y puede no ser capaz de asumir la nueva normalidad.