Tres muertos, varios heridos y numerosos daños tras la tormenta

Además se ha producido sumideros, deslaves, cortes de energía y cierres de calles

La gran tormenta que barrió el sur de California desde el viernes y que se había anunciado como la mayor de todo el invierno dejó a su paso muertos, heridos, deslaves, cortes de luz, sumideros e inundaciones antes de disiparse el domingo.

El viernes se anunció que la tormenta se había cobrado dos víctimas mortales: un conductor que fue hallado sin vida dentro de su vehículo arrastrado por el agua en Victorville y un hombre que resultó electrocutado por cables de alta tensión derribados en Sherman Oaks.

El sàbado se descubrió el cuerpo de un tercer fallecido, un hombre de entre 20 y 30 años que fue arrastrado a una zanja anegada por la lluvia en Thousand Oaks. Según reportó KCBS-TV, la víctima fue descubierta en Arroyo Conejo Creek, donde otras tres personas varadas por el agua pudieron ser rescatadas con vida.

Además, una niña de 13 años resultó herida de gravedad en Irvine y permanece en estado crítico con trauma cerebral.

La joven Teresa Johnson caminaba por Dewberry Way y Sandburg Way hacia las 5:00 p.m. cuando un árbol de 40 pies de alto le cayó encima, de acuerdo al capitán de la Orange County Fire Authority Steve Horner.

La niña fue llevada al Orange County Global Medical Center en Santa Ana, donde todavía se encuentra ingresada.

La tormenta también provocó el hundimiento de un carril de la Interestatal 15 que se llevó consigo un camión de bomberos, y que el Departamento de Transporte de California calcula tendrá un costo de 3 millones de dólares en reparaciones.

Las lluvias también dieron lugar a un enorme sumidero que se tragó dos autos en Studio City, aunque los dos conductores lograron salir con vida. La carretera donde se abrió el boquete, Laurel Canyon Boulevard, permanece cerrada con solo acceso a locales desde Ventura Place al norte de Moorpark Street.

Alrededor de la web