Asesino de agente de Whittier no fue liberado antes de tiempo por las reformas penales

El Departamento de Correccionales de California refuta la afirmación repetida por el propio jefe de la policía de la ciudad o el Sheriff del condado de L.A.
Asesino de agente de Whittier no fue liberado antes de tiempo por las reformas penales
Michael Mejia tiene un amplio historial delictivo y había entrado y salido varias veces de la cárcel en los últimos meses.
Foto: California Department of Corrections and Rehabilitation

El Departamento de Correccionales de California (CDCR, por sus siglas en inglés) declaró el jueves que el pandilero sospechoso de asesinar a dos personas el lunes no salió antes de lo debido de prisión gracias a la reforma penitenciaria, como se había afirmado erróneamente.

Michael C. Mejia, de 26 años, es el presunto autor de dos homicidios: el de su propio primo, Roy Roger Torres de 47 años, y un agente de la policía de Whittier, Keith Boyer, de 53 años. El sospechoso además hirió a un segundo policía, Patrick Hazell, que se espera se recupere de sus heridas.

Tras los crímenes, varias voces señalaron acusadoramente a las nuevas leyes que han sido aprobadas recientemente en California y permiten la liberación temprana de ciertos criminales, que supuestamente serían las responsables de que Mejia estuviera en la calle.

El detective del departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles (LAUSD) que lidera la investigación del tiroteo en Whittier, John Corina, dijo repetidamente el lunes que el sospechoso había quedado en libertad pronto bajo la ley AB 109.

También el jefe de la policía de Whittier Jeff Piper, durante la conferencia de prensa en la que se refirió a la muerte de su agente, declaró entre lágrimas que “Necesitamos despertar. Ya basta. Estáis aprobando estas proposiciones, estáis creando estas leyes que aumentan el crimen. No es bueno para nuestras comunidades y no es bueno para nuestros agentes. Lo que pasó hoy es un ejemplo de ello”.

El senador republicano Jeff Stone también aprovechó el homicidio del agente Boyer para afirmar que “parece ser otro ejemplo del peligro creado por la aprobación de proposiciones engañosas y malas legislaciones que han permitido la vuelta a las calles de California a peligrosos criminales“.

Incluso el Sheriff del condado Jim McDonnell se refirió a la reforma carcelaria puesta en marcha en 2011 con la ley AB 109 y a las proposiciones 47 y 57, aunque señaló: “En este caso, no tenemos suficiente información sobre este individuo en este momento para poder decir exactamente cuál de estas iniciativas le permitieron estar de vuelta entre la gente”.

La respuesta es, en realidad, ninguna. “Este individuo sirvió su sentencia completa tal y como la define la ley”, declaró Jeffrey Callison, secretario adjunto del CDCR, según recoge NBC.

Ninguna de las reformas de la justicia criminal recientes -incluyendo AB 109, la Proposición 47 o la Proposición 57- tuvieron un impacto en cuándo se liberó a este individuo de prisión“, continuó. “La Proposición 57, por ejemplo, que fue aprobada por los votantes en noviembre, ni siquiera ha sido implementada todavía”.

En lo único que influyó la ley AB 109 en el caso fue en la agencia responsable de monitorear a Mejia tras su liberación, que era el Departamento de Libertad Condicional del condado de Los Ángeles en lugar del estado.

Pese a los ataques de representantes de la fuerza del orden o el partido republicano a la reforma penal, esta no jugó ningún papel en el homicidio del agente Keith Boyer (Foto: Whittier Police Department)
Pese a los ataques de representantes de la fuerza del orden o el partido republicano a la reforma penal, esta no jugó ningún papel en el homicidio del agente Keith Boyer (Foto: Whittier Police Department)

Mejia, un pandillero documentado, fue condenado en 2010 por robo en segundo grado con el agravante de pertenecer a una pandilla, explicaron las autoridades. Recibió una sentencia de cuatro años de prisión aunque un juez le otorgó crédito por 302 días servidos. Después, la condena fue reducida en un 15% por buena conducta, lo que es una práctica estandarizada.

Abandonó la cárcel el 26 de enero de 2014 en libertad condicional, pero el 30 de julio de ese año regresó a prisión por robo vehicular y recibió “un total de cuatro años pero de manera concurrente con la sentencia inicial de 2010 de dos años“, explicó el CDCR en un email.

El 19 de abril de 2016, Mejia salió de la Prisión Estatal de Pelican Bay y fue entregado a la supervisión del Departamento de Libertad Condicional del estado, y desde entonces fue arrestado varias veces.

Violó los términos de su liberación en julio y recibió una sentencia de 10 días, después fue arrestado nuevamente en septiembre y en enero violó una vez más la condicional y sirvió 10 días de una sentencia de 40. Por último, otro arresto el 2 de febrero le llevó a una nueva estancia en la cárcel que terminó el 11 de febrero.

Mejia, que también resultó herido en el tiroteo, permanece hospitalizado y todavía no ha sido formalmente acusado de los asesinatos.